lunes, 29 de septiembre de 2008

"El camino de Libertad"


Un libro escrito para niños y apto para adultos




Con una libre narrativa y unos personajes no humanos, Lucía Amelia Cabral sorprende en el realismo mágico de su último libro.

ANGEL LUIS CALLE

Santo Domingo. Lucia Amelia Cabral, netamente dominicana, tiene una indudable alma de poetisa y un oficio bien labrado que le permiten imprimir a su narrativa un carácter equilibrado entre la imagen poética y la prosa. Sin recurrir a artificios, sus personajes son, de modo simultáneo, acción y significado permitiendo la evocación de los valores en ellos contenidos. Libertad, Esperanza, Esfuerzo y Perseverancia son algunos de los personajes que remiten a su etimología y se van ordenando, en su sentido, mediante la acción vinculante a través del viaje de Libertad.

Sin refugiarse en el tradicional relato moralista ni establecer versificación o métrica alguna, su prosa se nutre de las palabras para procurar el goce del lector silente o del oyente.

No existe la angustia, el temor ni el miedo.

Por eso, en su realismo mágico no habitan las hadas protectoras ni las brujas malvadas.

Tampoco hay ganadores ni perdedores ni tan siquiera la aparición de los héroes dotados de poderes extraordinarios.

La fuente de su fantasía proviene de elementos cotidianos reconociendo en ellos su valor y trascendencia.

En su relato se respira el canto a lo noble y cercano, el canto a la naturaleza universal y dominicana.

Es muy cierto que las ilustraciones de Milán Lora, contenidas en bellísimas acuarelas nos ayudan a reconocer el paisaje dominicano en su flora y avifauna. Pero apenas son prestancias de orgullo legitimo que no desvían la esencia universal del relato.

Lucia Amelia Cabral siempre procura esa dualidad local e universal como ya la hiciera con "Gabino".

En "El camino de Libertad" refuerza esa propuesta partiendo del propio corazón de sus personajes que, sin ser humanos, enseñan y describen la vida cotidiana reflexionando desde todos los ángulos de un prisma hasta desplegarse en un arco iris.

Su libre narrativa es mirar la vida desde la sonrisa a través de las facetas de un diamante.

Porque, de hecho. "El camino de Libertad" es un precioso diamante irrenunciable, en su lectura, para todos, niños y grandes.

publicado en el Listín Diario. s/f.
Posted by Picasa

Campaña Mundial de Lectura Todos a leer



La Vida
EDUCACIÓN
Un día para todos leer
- 9/28/2008

La iniciativa tiene la finalidad de fomentar la lectura en el país.

SANTO DOMINGO.- Fomentar la lectura en el país sigue siendo el centro de atención de diversos sectores, debido a que el desarrollo de una sociedad comienza por los conocimientos que tengan sus habitantes. En ese sentido, se celebrará en el país por vez primera el día de “Todos a leer”, que se realizará el próximo jueves dos de octubre. La iniciativa es de editorial Pearson y la organización sin fines de lucro Jumpstart, con el apoyo de varias instituciones educativas.

La campaña “Read for the Record”, traducida localmente como “Todos a leer”, debutó el 24 de agosto de 2006 en Estados Unidos. Ese día más de 150 mil niños leyeron junto a un adulto el libro oficial de la campaña, “The Little Engine that Could”.

El año pasado se unieron a la campaña países de América Latina, incluido Puerto Rico, logrando que más de 250 mil niños en todo el mundo leyeran junto con un adulto el cuento de Ferdinando de Munro Leaf. Con este evento se logró uno de los principales objetivos de la campaña: concienciar a la población sobre la importancia de la alfabetización temprana.

Este año el país se unirá por primera vez a la campaña “Todos a leer”, buscando establecer un nuevo récord de lectura en un sólo día, cuando niños de los colegios Retoños, Cardenal Sancha y Elvira de Mendoza se unan a niños de todo el mundo para participar de la campaña de lectura.

Para más datos escriba a www. pearsonfoundation. org.

Copyright 2008 LISTIN DIARIO | Todos los derechos reservados

viernes, 26 de septiembre de 2008

una fabulilla sobre una cucarachina


La Cucaracha vecina

Asustando a una vecina

Que se bañaba tranquila

Una inquieta cucaracha

Se ha metido en una esquina.

Yo, que acostada me encuentro,

Siento su aleteo de aposento

Y es que la histeria de al lado

Me confirma en el momento

Que por una cucaracha

Pueda armarse tal evento.

Me levanto, la luz prendo

Y me pongo a escribir esto,

Mirando con precaución

No vaya a venir, lo siento.

Bostezo, escucho un sonido

¡Y está aquí! ¡Esto no es cuento!

La veo venir ¡Pobrecita!

Llega estropeada y maltrecha;

-“Me han bateado un chancletazo.

Muy mal parada me encuentro”.

Por un momento lo pienso:

“Mátala es un bicho malo”,

Pero luego me convenzo:

Ni en su mundo ni en el mío,

Ninguno así desflecado

Podrá al fin sobrevivir.

No irá lejos. Uno más fuerte

Muy pronto la cazará;

Cómo continuar sabrá

la maltrecha cucaracha

cuando con alas marrones,

de lagartos y hormigueros,

escapen rauda y sagaz.


Leibi Ng.

LA ALEGRÍA DE VIVIR

La Alegría de Vivir

AQUÍ VA UN CUENTO MÍO INSPIRADO EN ESTOS DIBUJOS DE MI SOBRINO WOLFRANG MICHAEL EBERLE, ALIAS LOBY, cuando tenía no más de 5 añitos. La Alegría de Vivir

Chuic era un murciélago chiquito de San Cristóbal.
Claro que no era bonito, pero su mamá le dio tantos
besitos cuando lo amamantaba, como mosquitos le puso en
el hocico para enseñarlo a cazar, y nunca tuvo tiempo de
pensar en el asunto de la belleza.
Feo o bonito, era fuerte, saludable y, por supuesto, un
gran cazador de insectos y mejor fructívoro, o lo que es lo
mismo, comelón de frutas.
Chuic pensó en los amigos de la cueva. Ese día habían
apostado: quien comiera primero trescientos mosquitos,
ganaría los sabrosos mangos de la finca de doña Rosa, la
más grande de la provincia.
Lanzó un agudo chillido. El sonido avanzó en ondas,
evitando que chocara con los árboles, edificios o palos de
luz. Simplemente, las vibraciones avanzaban sin obstáculos,
indicando vía libre o chocaban con algo y se devolvían por
donde Chuic no podía pasar.
La noche estaba oscurísima. Capturó una mariposita,
¡ummm!; otra, ¡aaaah!, después un mosquito y... ¡tran!
¡Tremendo choque con el tronco obeso de una mata de
almendra!
Todo adolorido e inconsciente, fue encontrado horas
más tarde por Plin, Llin y Long, sus mejores amigos.
-¡Ay, Chuic, se te dañó el radar! -se lamentó Long,
compasivo.
-Llevémoslo donde Galena*, la lechuza. Ella sabrá qué
hacer -sentenció Plin, demostrando su sentido práctico.
-¡Rápido, vamos! -resolvió Llin.
Cada uno lo tomó por donde pudo y emprendieron el
vuelo. Así lo llevaron donde Galena, completamente
desmayado.
-Manténganlo en observación. -recomendó ésta
mientras le aplicaba hojas medicinales sobre los
magullones.
¡Pobre Chuic! Cuando despertó, sintió su hociquito
deformado y se puso muy triste. Se deprimió, es decir,
agregó a sus golpes físicos un problema del espíritu. Sufrió
temblores, perdió sus reflejos y como estaba fatigado o
cansado, casi ni se movía.
Chuic se sentía fracasado, perdido en la terrible
claridad del día.
-¡Ay de mí! -lloraba. -Ahora no soy más que un simple
ratón. Me pondrán un lazarillo. Perderé mi preciosa
libertad. No podré comer mangos, ni guanábanas, ni
manzanas de oro... ¡y ni hablar de la emoción de capturar
mosquitos en el aire! ¡Buaaah! ¡Estoy sordo! ¡Buuaah!
Tres días y tres noches lloró Chuic. No comió, no
bebió, no habló.
Todos estaban desesperados, porque no hay peor
ciego que el que no quiere ver. Chuic estaba negativo,
quejoso, pesimista... había que abandonarlo, ¿verdad?...
-¡No! -gritó Long. -Ahora es que Chuic nos necesita.
Vamos a convencerlo de que su problema tiene solución.
Así, idearon un plan. Se turnaron para leerle,
conversar, ponerle una musiquita y así no dejarlo solo ni un
momento. Le llevaron frutas en delicioso coctel. Le pasaban
las alitas por el cuerpo. Sin Chuic en el grupo, la diversión
no existía. Tenían que hacerlo reaccionar.
Sin embargo, Chuic seguía ausente de todo, con la
mirada perdida y completamente inmóvil.
Fue entonces que los tres amigos decidieron algo
extraordinario.

Una noche de luna llena, iluminados por su mágica luz,
tomaron a Chuic por dos de sus cuatro patas, extendiéndole
cuanto pudieron el patagio, la membrana que une los dedos,
patas y cola de los murciélagos. Volaron a toda velocidad,
alto, muy alto, y cerca de la mata de mango más olorosa
que encontraron, lo soltaron.
Chuic cayó al vacío con los ojos muy abiertos. Sintió
que iba a morir. Caía pesadamente en el abismo oscuro con
las alas plegadas... Entonces, lanzó un tremendo chillido,
despidiéndose de las frutas maduras y la amistad sincera.
¡La noche le devolvió en eco todos los tonos de su grito!
Abrió sus patas. Planeó como siempre lo hizo. Subió,
bajó, mordió las frutas... Se enfrentó a la oscuridad
buscando a sus amigos, que victoriosos, volaban a su
encuentro.

Cuando regresaron a la cueva, el quiróptero herido
había desaparecido. En su lugar estaba de nuevo el más
valiente y bullanguero Chuic, con toda la alegría de vivir
apostando a que se comería todos los mangos de la finca de
doña Rosa.


* Galena, como Galeno, el médico de la antigüedad que le dio su nombre a los doctores de hoy.
Posted by Picasa

ESTE CUENTO SI HA CAMBIADO...

Ilustración para La Sirenita, de Andersen. La muchacha que había sacrificado todo para estar junto a su príncipe, tiene que aceptar que él se case con otra.
Expertos contra “final feliz” de clásicos de la literatura
De acuerdo a especialista, solo Rapunzel podría haber logrado una relación seria con su caballero encantado.
Una Blancanieves que se divorcia de su “príncipe azul” y una Cenicienta con aires de independencia. Este hubiese sido probablemente el desenlace de estos clásicos personajes, si sus historias hubiesen transcurrido en este siglo. Esa es la tesis postulada por el especialista, Wilhelm Solm, ante el congreso internacional de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas (EMG), celebrado en la localidad alemana de Bad Brückenau, que este año aborda el concepto de “final feliz”, según publicó EFE.

“La Bella Durmiente pasó gran parte del relato sumida en un sueño profundo y, tras despertar luego de su primer beso, se casó con un completo desconocido”. A su juicio, algo que solo podría terminar bien en la literatura, puesto que las parejas que inician su relación en esas condiciones tienen pocas probabilidades de perdurar.

Esta idea de desmitificar los finales felices proviene de su convicción de que esas bodas de cuentos de hadas quedan grabadas en el subconsciente de los niños -sobre todo de las niñas- que luego se crean unas expectativas “irreales” de sus parejas “reales”. “Se crea la ilusión de que el otro debe hacerme feliz a mí y no de que yo debo hacer lo mismo por el otro”, explica el crítico, quien afirma haber observado el “desencanto” posterior al enamoramiento en un sinnúmero de ocasiones.

¿Historias malas?

Respecto a si es recomendable o no la lectura de estas “cuestionadas” historias clásicas, la psicóloga clínica especialista en niños, Celeste Báez, afirma que todo depende de la edad y etapa evolutiva en la que se encuentre el niño. “Hasta los 4-5 años los pequeños viven una etapa de fantasía normal, en ese sentido los cuentos de hadas pueden servir para trabajar diferentes tipos de situaciones”.

No obstante, “a partir del primer grado se ingresa a una fase de racionamiento y, por ello, es necesario que, junto con relatar el cuento, se aclare que constituye un escenario ficticio con situaciones que no pasan en nuestras vidas”, apunta.

Asimismo, la especialista indica que actualmente es posible encontrar libros infantiles que tratan temáticas actuales desde un estilo ameno. De esta forma, el mercado editorial ofrece cuentos, cuyos personajes son adoptados, sus padres son separados o bien, su madre es soltera. Es decir, historias ficticias, pero que reflejan escenarios o situaciones posibles presentes en la vida de muchos niños.

Fabio dijo:
Esta forma "real" de encarar las historias es mas adecuada para los tiempos que vivimos. Pero existen cuentos que no pierden su vigencia en el tiempo, por ej. el Pastorcillo Mentiroso. Por otro lado he tenido acceso, a una colección de cuentos clásicos editado en Cuba, donde en vez de los clásicos caramelos y golosinas en las historias, aparecen la sopa y miel como premios a los personajes, induciendo a los niños a esas nutritivas formas de alimentarse.

Publicado el 26.09.08 05:43:00 AM

http://www.lanacion.com.py/noticias.php?not=205103

miércoles, 24 de septiembre de 2008

BAJO UN MISMO SOL. CAROL ROSALÍA CÁRDENES


Carol Rosalía Cárdenes Rubiera

Semblanza


Carol Rosalía Cárdenes, con su nombre de romance y su aspecto sólido, se quiebra al sostenerle la mirada de niña. Y es que está construida de células de amor de las que la mayoría de los mutantes terrícolas hemos prescindido hoy.

Egresada del Instituto Cultural Domínico-Americano y de la Alianza Francesa, también es Técnica por el Centro Cristiano de Asesoría Familiar, CECAF.

Su vida profesional es la comunicación y el servicio. Sin embargo, la necesidad de abordar la Literatura Infantil y Juvenil, la motiva desde hace muchos años y aunque es básicamente creadora, para ella será inevitable incursionar en la difusión y valoración de esta importante rama de la literatura. PoR eso es miembro del Grupo de Literatura Infantil y Juvenil Pedro Henríquez Ureña y tiene tantos deseos de trabajar. Dibuja, colorea, narra, declama, hace títeres y asume a los sobrinos casi con tanta responsabilidad como sus propios padres.

Carol Rosalía Cárdenes es uno de los seres humanos que todavía saben escuchar y como buena escritora, también es observadora. Ella regala serenidad en una época en que todos estamos moviéndonos en múltiples búsquedas.

Uno de los problemas que siempre preocupa a los creadores de literatura, a los padres y a los maestros, es cómo hacer disfrutar a un niño del placer de la lectura. Nosotros tenemos la repuesta con la madre de Carol Rosalía, Doña Rosalía Rubiera de Cárdenes, una verdadera amante de la cultura. Contra un medio adverso, nada inspirador, esta dama ha sabido inculcar a sus seis hijos no sólo el placer íntimo y apasionante que se encuentra en los libros, sino la vocación de actuar sabiendo expresarse con las artes del lenguaje y haciendo, sin saberlo, lo que Hans Cristhian Andersen: encontrar poesía y fantasía en cada acto cotidiano de la vida. De manera concluyente, un buen lector transmite a sus hijos el don, por eso tenemos que mencionar a la madre de Carol como guía y ejemplo para formar hijos creativos, sobrinos, ahora nietos y hasta vecinitos, por lo que a mis hijas toca.

Carol Rosalía, ya lo pueden ver, irradia ternura y timidez y sin embargo, uno intuye que dentro de ella hay una recia personalidad normada por la firmeza. Una firmeza que nace de su anhelo de llegar a los demás a través del manejo de las palabras con todas las consecuencias. La enfermedad de los escritores la corroe y se ve condenada a expresarse para rehacer el mundo en cada narración, en cada cuento, en cada cuartilla embadurnada frente a sí porque si no, se le muere algo por dentro.

Sólo quien sabe de timideces y humildades puede captar cabalmente lo que significa esta noche para Carol Rosalía.

Dirigido a los seres con quienes mejor se entiende, aquí está su primer libro. El primero en lo que esperamos sea una fructífera carrera, como le ha augurado nuestro más insigne escritor, el profesor Juan Bosch. Carol sabe que esto es un compromiso que le hace a la infancia y esto sí que es un asunto de envergadura.

Digamos que Carol Rosalía Cárdenes ha nacido esta noche. Que al mismo tiempo ha parido su primer libro asistida por sus compañeros, especialmente Lucía Amelia Cabral; que su "bebé" ha sido bautizado, en una clara alusión a los Derechos de los Niños con el nombre: Bajo un Mismo Sol y que este no es más que una pequeña muestra del enorme potencial de literata que guarda en su alma de hada y que promete desplegarse página por página de ahora en adelante, no sólo para los niños y los jóvenes, sino para todos los que llevamos la fantasía en nuestras vida, sin importar nuestras edades.

Yo pido que Dios bendiga a Carol Rosalía Cárdenes esta noche especialmente y de aquí en adelante por siempre para bien de nuestra literatura infantil.

Leibi Ng
30 de octubre de 1995

Mi querida Carol, ahora de Grimaldi, se ha casado y tiene dos hermosos niños, una pareja. Hace años vive en los Estados Unidos de Norteamérica y sé que tiene cuentos y poesías guardados en alguna gaveta que un día abriremos juntas. Así lo espero. ¡Bendiciones, amiga!

La Estrellita Perdida

Por Carol Rosalía Cárdenes Rubiera
Diciembre, 1995

En el cielo se ha armado un gran revuelo y no ha de ser para menos, pues se ha perdido una estrella.
-¡No sé dónde pudo haberse metido! -lamentaba quejumbrosa Porción Brillante, -si yo misma la coloqué allá junto a Cerco Luminoso.
-Por descuidada ha de haberte pasado -reprochó Siempre Alerta -las estrellas pequeñas nunca, nunca, nunca se dejan solas.
-Seguro que cayó en uno de los grandes hoyos negros -sollozaba Tierna Luz -y sus lágrimas eran como grandes gotas de cristal que al caer al espacio se convertían en polvo cósmico color rosa, verde, violeta...
Pues ante todo, debemos encontrarla -indicó Siempre Alerta. Fue así como las estrellas hermanas se pusieron de acuerdo.
La vida allá arriba es muy ordenada así que no se podía perder mucho tiempo formando comités, ni programando estrategias. Tomaron acción y formaron una gran ronda exploratoria. Se movían al compás del gran Universo que emitía sonidos musicales en armoniosa danza.
Muchas luces después, Porción Brillante recorría la Vía Láctea, luego de deslizarse por los anillos de hielo, tropezar con algunos meteoritos y patinar entre los satélites que bailaban alrededor de los planetas.
Al fin la vio. ¡Estaba allí! Pero.. ¡Qué extraordinaria sorpresa! No era la misma estrella. Es decir, estaba toda transformada.
Porción Brillante apenas reconoció a Estrellita Perdida. Le hubiera pasado por el lado, de no haber sido porque ésta conservaba el mismo brillo, calidez y hermosura.
Pero, ¿quién la había colocado allí? ¡Era increíble! Estaba totalmente desintegrada. ¿Sería acaso obra misteriosa del Gran Creador? Seguramente lo había hecho para llenar de luz, calor y alegría el corazón de la gente.
Estaba en todas partes y en cualquier lugar, en Oriente y en Occidente, al Norte y al Sur... la Estrellita Perdida, con toda su brillantez, se encontraba cuidadosamente repartida y difuminada en la mirada de cada niño que habita el Planeta Tierra.
Posted by Picasa

domingo, 21 de septiembre de 2008

Leopoldo Minaya: Drama de Cupido



Adolescente
-¿Te llaman Cupido?
Cupido
-Y Ensueño y Celaje.
Adolescente
¿De qué son tus alas?
Cupido
-De plumas, de miel...
Adolescente
¿Por qué tienes arco de roble y cordel?
Cupido
No llevo vestido y... me sirve de traje.
Adolescente
-Cupido, Amor, Eros, Celaje y Ensueño,
¿qué cosas hermosas yo siento, si posas
tu dardo en mi pecho, qué tengo, qué cosas
a cambio me entregas si te haces mi dueño?
Cupido
-La lluvia te baña, la flor te perfuma,
el agua del río te ofrece su espuma
y un mundo de nubes aladas te inventas...
Adolescente
-¡Ya veo!
Cupido
-¡No ves! Te cubren los ojos
dos ángeles buenos caídos de hinojos
e, igual que los ciegos, caminas a tientas.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

"Marietta en su mundo de juguetes"


LITERATURA
Luisa Comarazamy presenta sus obras infantiles y juveniles


Maritza Morillo - 3/12/2007


SANTO DOMINGO.- “Marietta en su mundo de juguetes” y “Pepito viajando al Pico Duarte” son los dos nuevos libros de cuentos sobre literatura infantil y juvenil puestos en circulación por Luisa Comarazamy.

La actividad que tuvo lugar en el salón Pedro Mir del Centro Cuesta del Libro, reunió a destacadas personalidades del ámbito social y cultural del país, así como amigos y relacionados de la escritora.

En la obra “Marietta en su mundo de juguetes”, Comarazamy con dibujos de ensueños y colores, muestra al lector a una niña cuya aficción a la televisión, a los vídeojuegos y sus viajes en Internet la llevan a olvidarse de todos los demás entretenimientos, hasta que por razones de salud tiene que ponerle atención a las muñecas, actividad que le dio un giro a su vida llevándola a convertirse en la bailarina más destacada de la academia de ballet. Mientras que “Pepito viajando al Pico Duarte” se remonta sobre las travesuras y malas crianzas del legendario personaje, en un paseo a ésta parte geográfica del país.

Luisa Comarazamy, al encabezar la presentación, resaltó la necesidad de que los padres, maestros, abuelos o encargados de cuidar los menores, retomen el hábito de leerles cuentos y explicarles los valores humanos que contiene cada uno.

Las obras fueron comentadas por la también escritora Eleanor Grimaldi Silié, quien definió la literatura infantil como una producción con cualidades artísticas que responde a la evaluación social, utilizando como instrumento la palabra oral y escrita.

La mesa de honor estuvo compuesta por la autora, Luisa Comarazamy, Francisco Comarazamy, Eleanor Grimaldi y Vérorica Sención.

LUISA COMARAZAMY


Hablar con doña Luisa Comarazamy es como abrir un buen libro, cada página, cada línea nos deja un aprendizaje que nos queda para toda la vida, en este caso, sus palabras llenas de alegría, de una vitalidad que convoca a la risa, al entusiasmo, pero que, sobre todas las cosas, nos invitan a detenernos y reflexionar.

Toda una vida como maestra, más la satisfacción de haber criado a sus hijos, Dario Eduardo y Luis, dos brillantes que, orgullosa, puede colgar de sus orejas y exhibir como bellas joyas, todo ese cúmulo de vivencias y éxito, en el hogar y en el aula, la han llevado regar a través de hermosas historias los valores humanos fundamentales tan necesarios para levantar hombres y mujeres de bien con amor y en paz con su propio ser.

Así nace la serie de cuentos “Dunga y La Hormiguita”, "Marieta y su Mundo de Juguetes" y "Pepito Viaja al Pico Duarte", una colección de historias sencillas en la que llama a los padres a dedicar más tiempo a sus hijos y elevar la calidad de vida de sus familias a través de la enseñanza de los valores.

“Cuando me interesé en escribir me di cuenta de que muchas madres no eran como yo, que me preocupaba por mis hijos. Conocí a muchos padres que no eran como mi esposo, que es una joya también. El se dedicó a nuestros hijos, nosotros le dimos todo en la vida, todo, pero también les exigíamos” nos dice esta abogada, primera mujer juez de paz en el país.

Ese deseo de aportar, esta sensibilidad y amor por la literatura, le corre por las venas, se traslada hasta la India lejana, cuna de sus abuelos. Los Comarazamy, Eduardo, su padre, y Francisco, su tío, son pilares del periodismo criollo, ampliamente reconocidos no solo por sus compañeros de oficio sino por toda la clase intelectual dominicana.

Pero los cuentos que le hacia la abuela a su padre y sus tíos, no eran los de Pepito, ella les hablaba de Los Miserables, de Los Hermanos Karamasov, La Divina Comedia, Los Tres Mosqueteros, clásicos de la literatura universal. Por eso, asegura Luisa, “esos hombres llegaron donde llegaron”.

Con esta estirpe y trayectoria de vida es natural que la literatura le sirva para propagar su mensaje, escrito con el lenguaje sencillo de los niños. Doña Luisa tiene maestría en psicología y administración de empresa, durante 15 años se desempeñó como docente en la Universidad Católica Madre y Maestra, imparte talleres sobre desarrollo integral y valores humanos, es también pintora, ensayista, articulista, pero se define sobre todas las cosas como una mujer comprometida con el medio ambiente y la niñez de su país.

Con ella tuvimos un interesante encuentro: la educación, como base del desarrollo, personal y colectivo, los valores y la búsqueda de la verdad, lo esencial, en la familia y en el individuo fueron los temas centrales de nuestra charla. Lejos de la rigidez y el dedo autoritario para señalar los errores de nuestro tiempo, doña Luisa nos dejó impregnados con el dulce perfume de la sencillez y el amor que la mueve a actuar, a comprometerse, a darse para impulsar a otros y otras a ser mejores ciudadanos, mejores padres, mejores seres humanos.

Una Joya de familia

Casada hace 36 años con el ingeniero agrónomo Darío Vásquez, ha construido su hogar sobre la base del respeto y la reciprocidad.

“La pareja es la base de la familia, por eso entre esposo y esposa tiene que haber un respeto mutuo, lo hijos ven eso y lo proyectan, yo le agradezco a Dios por los hijos que tengo son dos brillantes que me puedo colgar en cada una de mi orejas y mi marido que es un diamante, es como mi anillo, ellos son las joyas de mi vida”, nos dice doña Luisa.

¿Usted le da mucha importancia al amor: al amor a Dios, a los hijos, al esposo, a la familia, cree usted que esta sociedad se ha olvidado del amor?

A propósito del día de las madres yo le mande una carta a uno de mis hijos que vive en Estados Unidos, hablándole del amor en el corazón, porque al vivir en Estados Unidos la gente se materializa, consigue perdiz y codorniz, come bien, puede vestir bien y cree que eso le llena, pero no, necesitan un corazón lleno de amor. Mis hijos son dos adultos, con sus caminos y sus vidas hechas. El menor vive aquí, es médico y trabaja en Corazones Unidos, y todavía, a estas alturas del juego, en esta casa les hablamos de amor. Mientras uno este vivo debe vivir lleno de amor y si tu no bebes de la fuente inagotable del amor que es Dios no tienes paz y no puedes transmitirla.

¿Por que escogió el tema de los valores para escribirles a los niños?

Porque a los niños les hacen falta valores. Las madres, o más bien, muchas madres, solo estamos preocupadas por lo superfluo, el lujo, la vanidad y estamos conduciendo a nuestros hijos por ese camino. Si un niño crece con valores, aunque haya hambre, miseria, problemas, aunque hayan malas situaciones, sabrá lo que tiene que hacer y como debe actuar, siempre buscará la verdad. Donde hay una verdad hay una acción correcta, cuando hay cosas bien hechas hay amor, hay paz. Basándome en esos valores yo escribí mis cuentos. Cada libro al final tiene una lista de los valores y subvalores que se estan trabajando en esa historia. Mis cuentos son didácticos, son cuentos para ayudar, porque mi deseo es que los niños aprendan. No me voy a cansar de enseñar valores donde sea.

¿Cómo puede una madre, que tiene que trabajar ocho ó diez horas al día, a veces no da tiempo para esas cosas, formar a sus hijos en valoré, que recomienda usted.

Que le dediquen más tiempo a sus hijos, el tiempo es importante. Hoy en día ya se ha vuelto un slogan “no cantidad de tiempo sino calidad”, pero yo no creo en eso, al menos de palabra no. Vamos a trabajar por darle a nuestros hijos más tiempo, que el padre y la madre inviertan más tiempo en su casa. Ahora hay tantas madres solteras que tienen que trabajar para sobrevivir y no les queda espacio, pero hay que hacer de eso un proyecto permanente. Para las mujeres tener una buena formación es lo que nos garantiza esta libertad, no permite ser dueñas de nuestro tiempo. Yo estudié derecho, hice una maestría en administración, estudie psicología en la Universidad Central de Caracas, en Venezuela, esa preparación me permitió no tener que trabajar como una esclava en un banco o un sitio similar. Yo pude dar 15 años de clases en la Madre y Maestra y dedicar tiempo a mis hijos, tenia medio tiempo, pero mi esposo trabajaba. Al tener profesiones que me permiten trabajar sin tener un horario yo he podido darles tiempo. Una persona que viva al ritmo del tiempo que los otros han decidido no tiene espacio para valorar los pequeños detalles, para, por ejemplo, pasarle un pañito con cerveza a una plantita, chiquita e insignificante, pero que llena tu casa de brillo cuando la embelleces. Uno tiene que tener un equilibro en la vida, saber lo que uno quiero hoy, lo que uno quiere para mañana y por lo que hizo atrás que no era correcto, pedir perdón, enmendar y seguir adelante.

Antes se le atribuía a las maestras un rol de madre en las aulas, hoy en día la formación académica de los docentes es más elevada pero de alguna manera se ha pedido esta condición-vocación tan hermosa, usted que cree de eso, como usted cree que esto afecta la educación y la educación en valores.

Esa preparación de la que tu hablas se debe a la amplitud cultural del neoliberalismo. Yo te puedo decir como esta la India hoy día, como están los negocios en China, te puedo hablar de Lula Da Silva, del divorcio de La Bolocco y Menenn, te puedo hablar de cualquier cosa, porque hay nuevos medios que me permiten estar enterada, eso es una cosa, pero la educación no, la educación no ha avanzado. Las maestras no pueden limitarse a enseñar el contenido de su clase, ellas también son responsables de que prevalezca el respeto, los modales, la consideración. Pero, si ellas no saben que donde hay amor hay una acción correcta y donde hay una acción correcta hay paz, qué le pueden enseñar a los niños. Esa enseñanza tan valioso, aunque se salga del curriculun, del programa de clases, si se tiene vocación, se busca la manera de regalarsela a los niños, como valioso legado que le sirve para toda la vida.

LA VERDADERA HISTORIA DE ALADINO

Excelente nota de la colega Eleanor Grimaldi para un indiscutible maestro de nuestras letras. No he leído el libro, pero lo voy a buscar "juyendo". Los felicito a ambos. LNG


Eleonor Grimaldi Silié (escritora que hizo la presentación) - 9/16/2008

LAS FORMAS LÚDICAS Y FANTASIOSAS INCITAN AL LECTOR A VISITAR ESAS LEJANAS TIERRAS

SANTO DOMINGO.- La Secretaría de Estado de Cultura y la Editora Alfaguara pusieron en circulación el libro de Marcio Veloz Maggiolo “La verdadera historia de Aladino” y para mí fue un honor hacer la presentación y comentario de la obra que me parece importante compartir con ustedes.

La trama es original y el autor muestra gran dominio del tema, claridad y buen manejo de los personajes. La narración está realizada en tercera persona con una secuencia importante, que hace que el lector se sienta atrapado.

Está organizada en párrafos integrados por oraciones no muy extensas y capítulos breves.

El autor tiene la habilidad de ubicar de manera coherente a los personajes e introducir elementos históricos, los cuales sabiamente combina con la fantasía y logra entremezclar elementos maravillosos con la realidad, para dar a luz una narración cargada de emociones. El personaje central, Aladino, posee un padre rico cuya riqueza obtuvo de manera ilícita a través del robo. Muestra el lujo y la riqueza ostentada por su hijo Aladino y las paradojas que se presentan en las costumbres y usos de la sociedad oriental, en comparación con la sociedad occidental.

El botín, la envidia fruto de deseo de adquirir dinero, poder y posesiones materiales, la competencia que se genera entre las riquezas de unos y otros personajes, frente a la antítesis de la pobreza y miseria de la mayoría, son aspectos que reflejan una condición constante en estos cuentos maravillosos.

Hace notar la antítesis entre el poder de los sultanes y de la vida sencilla de los campesinos, y la gente del pueblo. La actuación de brujos, y otros personajes hace que se despierte el interés de manera constante.

Refleja la forma de vida de los habitantes comunes: la incursión de los habitantes en la actividad comercial: comercio de pieles, viajantes, ventas en bazares, caravanas, puestos de venta de dátiles, higos, alfombras llegadas de Irán y los “temibles asaltantes” (como los llama el autor), que asolaban el comercio.

La ambición por el trono, el amor y el dinero son temas que permiten al autor armar una historia capaz de atrapar a cualquier lector. La presencia del beduino morador del desierto, el harem y toda esa combinación que ofrece el autor, completan toda una gama que nos lleva a viajar al mundo de los reyes, princesas, tronos, superstición, magia, y adivinadores o brujos, que trabajaban en los grandes palacios.

Predomina la aventura maravillosa y algo muy valioso es que pocos autores dominicanos se han atrevido a utilizar este contexto para ambientar su narrativa.

El ambiente se hace cada vez más atractivo a medida que avanza la trama. La actuación de los personajes que interactúan, y las formas lúdicas y fantas iosas , pueden muy bien incitar a que el joven o niño lector se sienta interesado por visitar esas lejanas tierras.

El autor no niega su experiencia arqueológica cuando describe cavernas, “objetos de piedras preciosas, esqueletos plateados, grillos y cadenas con restos de carne seca y de cabellos retorcidos” y otros lugares que aparecen en algunos momentos de la obra. Con frecuencia alude al Dios Alá cuando trata de relacionar el poder superior que rige al ser humano.

En una de sus páginas finales expresa la voluntad de Alá cuando dice: “La historia corre de boca en boca y de arenal en arenal. Los niños la recitan y afirman que Aladino terminó siendo por decisión de Alá, Sultán.”

Entre una y otra descripción actúan los personajes: Aladino, su madre, el gran Sultán, los campesinos, el genio de la lámpara, la hermana del sultán; todos nos hacen viajar hacia esos mundos exóticos de la vida del oriente, donde no podía faltar la alfombra mágica que fue medio de transporte maravilloso y que usaron Aladino y Halima, su esposa, al partir.

Estos personajes, hacen convivencia con el temperamento de algunas personas de la vida real, cuando a través de ellos, el autor muestra las debilidades o cualidades del ser humano.

La narración envuelve además alegría, tristeza, intriga, amor, codicia, temor, avaricia, lujo, derroche, propio de las sociedades feudales y del ambiente en que se ubica la narración.

El autor agrada a los niños a través de la emoción que imprime a sus escritos, factor importante para motivar a los pequeños lectores.

Las obras de arte son fruto de emociones, entusiasmo… Aludiendo la frase de los chinos que dice: “Solo es grande, aquel que aún conserva un corazón de niño”, nos atrevemos a afirmar que Don Marcio dio muestras de poseerlo y por eso el resultado fue delicioso.

www.listindiario.com

ENTRE VERSOS Y DIBUJOS, EL ARCO IRIS



MARY COLLINS DE COLADO:
ENTUSIASTA PROMOTORA DE LA CREATIVIDAD INFANTIL 

Por Leibi NG

Alta y delgada, con porte de prima donna, pero minimalista, Mary Collíns, petromacorisana, (sangre cocola que esmerada educación anuncia), reparte su vida entre España, Italia y nuestro país en vuelos que no le impiden tocar los siete colores del arco iris.

Porque la vocación le surgió temprano, a los 14 años ya tenía sus “Cantos de Pajaritos”, álbum de poemas que firma como “Xandra”. 

Y tan fuerte como los versos fue la prosa ya que finalmente es periodista  y lo confirman sus  trabajos en la desaparecida Revista “Ahora” y luego en el diario El Caribe. Como le corrían los versos por las venas, sazonó la educación de sus cuatros hijas con métodos de la literatura vía magisterio e inventó un juego con sillitas de colores, fue guardando sus creaciones, bien dobladitas, entre encajes y conitos de hilo, costuras, compromisos, y viajes (el marido es ingeniero de aviones), por los países del mundo.

Sorprende saber que  Mary Collíns se llamó “Guribe” para bromear, en un programa de radio llamado “Amalgama de Colores”, producido por Max Reynoso. Guribe escribía coplas en la sección “Predicciones Astrológicas de Horóscopos personales para los nacidos bajo los signos de Leo, Tigres, paquidermos y Aguiluchos. Su humor y amor, por el deporte de vez en cuando se cuelan en sus poemas.

Pero lo que a mí me motiva, es destacar que Mary Collíns, sin ningún escándalo, tiene, si los sumamos todos, cuarenta y ocho años trabajando artísticamente con los niños y niñas de nuestro país y  es sin dudas, artífice de un método original que ha probado en las dos bibliotecas del Círculo de Bibliófilas: Ozama y Manganagua.

Me refirió  a Pinta-Ilustra. Una colección que va por cuatro libros. (Se obtienen a 35 pesos cada uno).  A primera vista, un Pinta-Ilustra es un cuaderno con poesías infantiles que se pueden dibujar.

En sucesivas miradas, es una vía excelente para educar la sensibilidad de los pequeños tal vez, armonizado con el método Montessori de permitir que los menores de 6 años alcancen su propio conocimiento a través de ciertas herramientas.

Mary Collíns ha explicado que escribe una poesía inspirada en temas muy variados de acuerdo al universo de los niños(as) a los cuales se dirige. Al lado, se coloca un objeto ilustrado, hecho por ella misma, que está destinado a ser iluminado o coloreado. El dibujo y el poema no tienen necesariamente conexión. Pero a través de ambos se cumplen funciones didácticas, estéticas y psicológicas.

Ahora bien, el reto está en que el niño(a) cree su propio dibujo (y si quiere lo colorea) a partir del poema que le insinúa o indica el camino. Después se puede elegir el que más le guste y posteriormente formaría parte de un nuevo libro de la serie con lo que se les da la oportunidad de participar activamente. Aquí padres, tíos maestros tienen la misión de estimular, de manera que los niños(as) sin más referencias que los versos, plasmen trazos que “digan” lo que sienten.

Recuerdo haber leído que el dibujo de un niño es su “Escritura” personal, que igual que su voz, tienen una forma de dibujar propia, singular.

Por esto hago un llamado a los padres particularmente para que no utilicen los Pinta-Ilustra como un simple entretenimiento para tranquilizar a los pequeños por un rato.

Lo ideal es que se sienten a su lado, escuchen sus lecturas de los poemas y participen de esa escritura personal que se irá desarrollando de acuerdo a su madurez.

Si juzgo a la autora como poeta, pienso que si de mi dependiera, le concedería el Premio Nacional de Calidad Literaria para la Infancia, porque esta dama que llena cada año las paredes de la casita de las Bibliófilas en la Feria del Libro con los dibujos y las pinturas de cientos de niños y niñas estimulados por su fuerzas bienhechora; que va de la Biblioteca Piloto Infantil Ozama a la de Manganagua dejando un rastro de arco iris; que tiene 48 años de trabajo consistente y voluntario, con escasisma ayuda, y que muy pacientemente guarda libros para ser publicados cuando el dinerito aparezca: ilustrados y listos para ir a imprenta los tienen que esperar niñas y niños dpminicanos que necesitan ese estímulo para su desarrollo.

Mary Collins de Colado es una verdadera poeta, autora de Literatura Infantil y Juvenil que nos hace sentir muy orgullosos de ser dominicanos.

Publicado en La Nación, DOMINGO 20 DE JUNIO DE 1999.
ilustración: http://rainbown2spain.spaces.live.com/blog/cns!D1E0DD159363E28F!2031.entry

GRUPO LIJ PEDRO HENRÍQUEZ UREÑA

El Dr. Oscar Holguín-Veras Tabar, la Licda. Brunilda Contreras y el Catedrático Rafael Peralta Romero
escritores pioneros en la literatura dirigida a niños y jóvenes.

"UN GRUPO CON INQUIETUDES LITERARIAS"

Preocupados por la creación literaria de la niñez y la juventud dominicana, un grupo de literatos dominicanos se unió el 6 de octubre de 1992 y formó el grupo de literatura infantil “Pedro Henríquez Ureña”.

La agrupación la forman 11 miembros:
Oscar Holguín-Veras, quien se encarga de la coordinación;
Brunilda Contreras,
Rafael Peralta Romero.
Lucía Amelia Cabral,
Eleanor Grimaldi,
Margarita Luciano,
Leiby NG,
Carol Rosalía Cárdenes,
Aidita Selman,
Doña Aída Bonelly de Díaz y
Nelly García de Pión.

Cada uno ha publicado algún texto. Unos tienen libros de narrativa y otros libros de poesías.
Desde su fundación, el grupo de literatura infantil se ha trazado metas, como la de recoger materiales folklóricos de otros autores dados a conocer, así como también de preparar textos que reúnan el trabajo colectivo de los mismos. Además se ha realizado conferencias, talleres sobre todo, se ha incursionado en el desarrollo creativo de narrativas de cuentos y poesías.

El grupo tiene preparado el primer libro colectivo, que trata sobre un personaje mitológico dominicano que es “la ciguapa” y en el mismo habrá un cuento de cada unos de estos integrantes, “lo importante es desarrollar este trabajo experimental partiendo de una misma base y una misma fuente nutricia.

“Lo interesante de este proyecto es ver el producto, como logran once cuentos diferentes a partir de ese personaje sin que ninguno tenga parecido, aunque por supuesto hay coincidencias de los rasgos del personaje”
expresó su coordinador.

Uno de los elementos que el grupo entiende que podría ayudar al desarrollo de la literatura infantil es que la Secretaría de Educación cree el Premio Nacional de Literatura Infantil. El grupo hace esa solicitud formal a la licenciada Jacquelín Malagón, para incentivar y valorar el trabajo literario dirigido a niños y jóvenes.

El pasado 6 de octubre, el grupo “Pedro Henríquez Ureña” cumplió el segundo aniversario de su fundación y para la ocasión elaboró una serie de conferencias con importantes invitados con temas relacionados con la literatura en sentido general y otras con aspecto realizado a la literatura infantil.

Estas serán realizadas en la Biblioteca República Dominicana, en el salón Máximo Avilés Blonda a partir de la 7:30 de la noche.

La primera conferencia se inició el pasado lunes 10, donde tuvo como invitado a Virgilio Díaz Grullón, quien realizó un interesante trabajo sobre vivencias y narrativas. Para el próximo miércoles 19 estará la doctora Laura Gil, con los Símbolos Jungianos en los cuentos de Hadas. El lunes 24 la conferencia será con el doctor Manuel Matos Moquete, con el tema Lenguaje Literario, y el lunes 31 estará el doctor Mariano Lebrón Saviñón, con el tema Literatura y Realidad.

Todas las personas que estén realizando trabajos de literatura infantil-juvenil e interesadas en formar parte de este grupo de literatura pueden dirigirse a (omitimos la dirección y teléfonos dado que es una noticia del sábado 15 de octubre de 1994).


Nota publicada en el periódico HOY, bajo la firma de Mery Acosta, en la Revista y bajo la sección "Iniciativas". Ojalá se pudieran conseguir las conferencias citadas y publicarlas.
Posted by Picasa

viernes, 12 de septiembre de 2008

JACINTO GIMBERNARD PELLERANO

La niñez es una capacidad imaginativa y una formidable apertura al asombro.
Nuestros vertiginosos tiempos, cargados de descubrimientos que, de un modo u otro, alcanzan a los humanos de todas las edades, atentan contra el asombro y la imaginación.
Así clamamos ¡que no nos quiten la fantasía! ¡que no nos despojen del asombro!
Este tomo de Cuentos dominicanos para niños, formado por narraciones de 19 autores nacionales, es el resultado de nuestro interés en fortalecer la capacidad imaginativa y el vuelo libre de las sensaciones de nuestros niños.
Con esta publicación estamos siendo consecuentes con los propósitos que motivaron a nuestro inolvidable Manuel Rueda, Director-fundador del Suplemento Isla Abierta del periódico Hoy y Director Ejecutivo de la Fundación Corripio, Inc. que patrocina esta edición.
Rueda, el humanista sin límites, entendía que los niños han sido los grandes olvidados de nuestra literatura, y se propuso mostrar la persistente verdad de que Isla Abierta es efectivamente una isla abierta hacia lo constructivo, hacia lo que requiere nuestro país para levantarse, ascender y triunfar como nación.
Así, en marzo y abril de 1985, dedicó tres ediciones de Isla Abierta a estos cuentos infantiles.
¿Qué mejor que ocuparse de la infancia? Con mayor o menor sinceridad se repite que en la niñez está el futuro. Y es cierto.
Anatole France escribía en El libro de Susana que "Los niños viven en perpetuo prodigio; todo es prodigioso para ellos; la divina ignorancia los envuelve".
Con esta publicación, la Fundación Corripio, Inc. desea contribuir a nutrir la fuerza imaginativa de la niñez dominicana, invitando al viaje por sensaciones, ensueños y fantasías, que son, al fin de cuentas, valiosas herramientas para evitar quedar presos en esquemas cerrados y mustios.
Posted by Picasa

martes, 9 de septiembre de 2008

¡APARECIÓ CHUIC!


Dibujo de mi sobrino, Wolfrang Michael Eberle Ng (Loby), cuando tenía 5 años. Ahora tiene 23 y se fue a estudiar chino mandarín. Te extañamos Loby.
Posted by PicasaLa Alegría de Vivir

Chuic era un murciélago chiquito de San Cristóbal.
Claro que no era bonito, pero su mamá le dio tantos
besitos cuando lo amamantaba, como mosquitos le puso en
el hocico para enseñarlo a cazar, y nunca tuvo tiempo de
pensar en el asunto de la belleza.
Feo o bonito, era fuerte, saludable y, por supuesto, un
gran cazador de insectos y mejor fructívoro, o lo que es lo
mismo, comelón de frutas.
Chuic pensó en los amigos de la cueva. Ese día habían
apostado: quien comiera primero trescientos mosquitos,
ganaría los sabrosos mangos de la finca de doña Rosa, la
más grande de la provincia.
Lanzó un agudo chillido. El sonido avanzó en ondas,
evitando que chocara con los árboles, edificios o palos de
luz. Simplemente, las vibraciones avanzaban sin obstáculos,
indicando vía libre o chocaban con algo y se devolvían por
donde Chuic no podía pasar.
La noche estaba oscurísima. Capturó una mariposita,
¡ummm!; otra, ¡aaaah!, después un mosquito y... ¡tran!
¡Tremendo choque con el tronco obeso de una mata de
almendra!
Todo adolorido e inconsciente, fue encontrado horas
más tarde por Plin, Llin y Long, sus mejores amigos.
-¡Ay, Chuic, se te dañó el radar! -se lamentó Long,
compasivo.
-Llevémoslo donde Galena*, la lechuza. Ella sabrá qué
hacer -sentenció Plin, demostrando su sentido práctico.
-¡Rápido, vamos! -resolvió Llin.
Cada uno lo tomó por donde pudo y emprendieron el
vuelo. Así lo llevaron donde Galena, completamente
desmayado.
-Manténganlo en observación. -recomendó ésta
mientras le aplicaba hojas medicinales sobre los
magullones.
¡Pobre Chuic! Cuando despertó, sintió su hociquito
deformado y se puso muy triste. Se deprimió, es decir,
agregó a sus golpes físicos un problema del espíritu. Sufrió
temblores, perdió sus reflejos y como estaba fatigado o
cansado, casi ni se movía.
Chuic se sentía fracasado, perdido en la terrible
claridad del día.
-¡Ay de mí! -lloraba. -Ahora no soy más que un simple
ratón. Me pondrán un lazarillo. Perderé mi preciosa
libertad. No podré comer mangos, ni guanábanas, ni
manzanas de oro... ¡y ni hablar de la emoción de capturar
mosquitos en el aire! ¡Buaaah! ¡Estoy sordo! ¡Buuaah!
Tres días y tres noches lloró Chuic. No comió, no
bebió, no habló.
Todos estaban desesperados, porque no hay peor
ciego que el que no quiere ver. Chuic estaba negativo,
quejoso, pesimista... había que abandonarlo, ¿verdad?...
-¡No! -gritó Long. -Ahora es que Chuic nos necesita.
Vamos a convencerlo de que su problema tiene solución.
Así, idearon un plan. Se turnaron para leerle,
conversar, ponerle una musiquita y así no dejarlo solo ni un
momento. Le llevaron frutas en delicioso coctel. Le pasaban
las alitas por el cuerpo. Sin Chuic en el grupo, la diversión
no existía. Tenían que hacerlo reaccionar.
Sin embargo, Chuic seguía ausente de todo, con la
mirada perdida y completamente inmóvil.
Fue entonces que los tres amigos decidieron algo
extraordinario.


Una noche de luna llena, iluminados por su mágica luz,
tomaron a Chuic por dos de sus cuatro patas, extendiéndole
cuanto pudieron el patagio, la membrana que une los dedos,
patas y cola de los murciélagos. Volaron a toda velocidad,
alto, muy alto, y cerca de la mata de mango más olorosa
que encontraron, lo soltaron.
Chuic cayó al vacío con los ojos muy abiertos. Sintió
que iba a morir. Caía pesadamente en el abismo oscuro con
las alas plegadas... Entonces, lanzó un tremendo chillido,
despidiéndose de las frutas maduras y la amistad sincera.
¡La noche le devolvió en eco todos los tonos de su grito!
Abrió sus patas. Planeó como siempre lo hizo. Subió,
bajó, mordió las CBfrutas... Se enfrentó a la oscuridad
buscando a sus amigos, que victoriosos, volaban a su
encuentro.178

Cuando regresaron a la cueva, el quiróptero herido
había desaparecido. En su lugar estaba de nuevo el más
valiente y bullanguero Chuic, con toda la alegría de vivir
apostando a que se comería todos los mangos de la finca de
doña Rosa.%^


* Galena, como Galeno, el médico de la antigüedad que le dio su nombre a los doctores de hoy.

viernes, 5 de septiembre de 2008

CRISTIE

ESCRIBÍ este cuento para María, la madre de esta niña hermosa que se fue a danzar con la luz. No sé dar pésames. Me anulo totalmente cuando sé que alguien está de duelo. Cuando yo me muera, espero irme tan discretamente como nací: sólo lo sabrán mis hermanas y hermanos.

Cristie

(¿Habrá forma de explicar la muerte?)

In memorian, 20-12-96.

Ella no lo sabía, pero por sus ojos asomaba un paisaje de

luna. María sintió que aquel paisaje le pertenecía y nadie se lo

podría quitar. Desde que la miró, sintió deseos de viajar a la

noche. Por eso la cargó y se la llevó a casa, sin oír las protestas

de la gente sensata. No había más que una necesidad de amor

entre madre e hija, entre mujer y niña. La bautizó con nombre

divino. ¿Qué otro nombre serviría a una niña que llegaba cual

Moisés en medio de su esterilidad? Creció tomando el biberón,

pero contrario a otros bebés, adoraba los cítricos como el

limón. No se sabe si adquirió ese gusto de chuparlos por imitar a

su papá o si es que de donde venía, lo agrio resultaba tan

irresistible como a nosotros lo dulce.

Cristie y María se hicieron inseparables. Día a día, Cristie

demostraba singular personalidad. Quería sus propias cosas,

suyas, de más nadie. Compartirlas sólo a veces con la hermanita

que cual milagro llegó más tarde. Añoraba el retorno de María,

para exigirle que la llevara a pasear, con un deseo insaciable de

abarcar en sus ojos cuanto podía mirar.

En uno de esos paseos, Cristie encontró un rayo de luna.

Bailoteaba como reflejo sobre un espejo y no se estaba quieto

para que ella lo pudiera tocar. Subía, bajaba, se escondía en la

oscuridad para luego renacer, haciéndole mil guiños, llamándola

para que fueran juntos a algún lugar. Cristie se quedaba

encantada y María, al no ver nada, pensaba que estaba

contemplando un ángel y no estaba muy equivocada, porque era

un ser de luz. Prendada de aquel reflejo, Cristie empezó a

cambiar, porque sin darse cuenta, se había encontrado con parte

de su ser y sus pocas palabras no le permitían decirlo, ni ella

misma lo podía entender.

Al regresar, María se sentía confundida, porque su niña se

quedaba mirando el firmamento sin comer ni hablar. Su corazón

de madre le decía que las estrellas le estaban recitando versos,

contando cuentos y cantando nanas imposibles de imitar. Su

preocupación aumentaba a medida que Cristie se alejaba. En

realidad, había destellos de estrellas en sus pupilas y el paisaje

lunar se hacía cada día más grande.

Una noche, Cristie le pidió a María que salieran de nuevo a

pasear. Algo le decía que tuviera cautela, pero ya se había

enfrentado antes con la línea invisible que divide nuestro mundo

de la dimensión de luz. Su amor le infundía coraje. Agarró

fuertemente la manita de la niña y salieron a encontrar la suave

brisa nocturna. Era invierno, tiempo de navidad. Los bombillitos

multicolores adornaban los jardines y un eco de alegría se

colaba por entre sus cabellos. Fue entonces cuando Cristie

volvió a ver al rayito de luz de luna. Se puso tensa y concentró

todo su interés en alcanzarlo. María pudo verlo también y supo

que nada podía hacer. Soltó despacio la pequeña mano y se

dispuso a aceptar la eterna voluntad del Gran Ser. Cristie corrió

hacia la luz. María dio algunos pasos tras ella, pero la niña se

volvió para detenerla.

-Llegó el momento. Piensa en Heidi y no sufras más.

Las lágrimas llegaron como siempre, haciendo un nudo en la

garganta. María se llevó las manos hasta el cuello para no gritar,

al ver que su pequeña se encontraba con el travieso rayo en un

abrazo infinito. De un salto, desaparecieron reflejo y niña. María

cerró los ojos para quedarse con la imagen de su Cristie en la

memoria, eterna bailarina de luz.

OBRA COLECTIVA PARA NIÑOS Y JÓVENES

Eleanor Grimaldi, Margarita Luciano, Carol Rosalía Cárdenes y Aída Bonnelly...
Rafael Peralta Romero, Brunilda Contreras, Marianne de Tolentino, Leibi Ng y Lucía Amelia Cabral.

Santo Domingo, 1999. Banreservas pone a circular libros “Presencia y Huellas de la Leyenda”

El Banco de Reservas de la República Dominicana puso en circulación los libros “Presencia” de María del Carmen Prosdocimi de Rivera y “Huellas de la Leyenda”, del Círculo Dominicano de Escritores para Niños y Jóvenes en el marco de la II Feria Internacional del Libro Santo Domingo 1999.
El director general de la entidad financiera Roberto Saladín Selin, quien tuvo a su cargo el discurso central del acto llevado a cabo en el Auditorio Juan Francisco García del Conservatorio nacional de Música, expresó que ambas obras corresponden a los volúmenes VI y VII de la Colección Bibliográfica Banreservas.
Dicha colección, la cual consta con 20 libros publicados, resaltó Paladín que constituye un ejemplo singular de constancia y entusiasmo por un proyecto relevante y hermoso, que ha contado siempre con el apoyo del Consejo de Directores de la entidad.
Indicó que por los temas que tratan los libros y por la maestría con que fueron escritos, tienen una decisiva importancia para la bibliografía dominicana.
El doctor Paladín refirió además que “Presencias”, autoría de la señora Prosdocimi de Rivera consta de una magnífica selección de artículos publicados en el suplemento sabatino del periódico El Caribe. El libro que aborda críticamente la obra de otros autores, está dividido en dos secciones, una sobre narrativa y la otra sobre poesía, la primera parte se inicia con un estudio de la novela “El Oro y la Paz” del profesor Juan Bosch.
Posted by Picasa

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...