viernes, 26 de septiembre de 2008

ESTE CUENTO SI HA CAMBIADO...

Ilustración para La Sirenita, de Andersen. La muchacha que había sacrificado todo para estar junto a su príncipe, tiene que aceptar que él se case con otra.
Expertos contra “final feliz” de clásicos de la literatura
De acuerdo a especialista, solo Rapunzel podría haber logrado una relación seria con su caballero encantado.
Una Blancanieves que se divorcia de su “príncipe azul” y una Cenicienta con aires de independencia. Este hubiese sido probablemente el desenlace de estos clásicos personajes, si sus historias hubiesen transcurrido en este siglo. Esa es la tesis postulada por el especialista, Wilhelm Solm, ante el congreso internacional de la Sociedad Europea de Cuentos de Hadas (EMG), celebrado en la localidad alemana de Bad Brückenau, que este año aborda el concepto de “final feliz”, según publicó EFE.

“La Bella Durmiente pasó gran parte del relato sumida en un sueño profundo y, tras despertar luego de su primer beso, se casó con un completo desconocido”. A su juicio, algo que solo podría terminar bien en la literatura, puesto que las parejas que inician su relación en esas condiciones tienen pocas probabilidades de perdurar.

Esta idea de desmitificar los finales felices proviene de su convicción de que esas bodas de cuentos de hadas quedan grabadas en el subconsciente de los niños -sobre todo de las niñas- que luego se crean unas expectativas “irreales” de sus parejas “reales”. “Se crea la ilusión de que el otro debe hacerme feliz a mí y no de que yo debo hacer lo mismo por el otro”, explica el crítico, quien afirma haber observado el “desencanto” posterior al enamoramiento en un sinnúmero de ocasiones.

¿Historias malas?

Respecto a si es recomendable o no la lectura de estas “cuestionadas” historias clásicas, la psicóloga clínica especialista en niños, Celeste Báez, afirma que todo depende de la edad y etapa evolutiva en la que se encuentre el niño. “Hasta los 4-5 años los pequeños viven una etapa de fantasía normal, en ese sentido los cuentos de hadas pueden servir para trabajar diferentes tipos de situaciones”.

No obstante, “a partir del primer grado se ingresa a una fase de racionamiento y, por ello, es necesario que, junto con relatar el cuento, se aclare que constituye un escenario ficticio con situaciones que no pasan en nuestras vidas”, apunta.

Asimismo, la especialista indica que actualmente es posible encontrar libros infantiles que tratan temáticas actuales desde un estilo ameno. De esta forma, el mercado editorial ofrece cuentos, cuyos personajes son adoptados, sus padres son separados o bien, su madre es soltera. Es decir, historias ficticias, pero que reflejan escenarios o situaciones posibles presentes en la vida de muchos niños.

Fabio dijo:
Esta forma "real" de encarar las historias es mas adecuada para los tiempos que vivimos. Pero existen cuentos que no pierden su vigencia en el tiempo, por ej. el Pastorcillo Mentiroso. Por otro lado he tenido acceso, a una colección de cuentos clásicos editado en Cuba, donde en vez de los clásicos caramelos y golosinas en las historias, aparecen la sopa y miel como premios a los personajes, induciendo a los niños a esas nutritivas formas de alimentarse.

Publicado el 26.09.08 05:43:00 AM

http://www.lanacion.com.py/noticias.php?not=205103

Publicar un comentario

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...