jueves, 28 de agosto de 2014

Zapatero



Zapatero, zapatero,
arregla mi zapatito
que roto y débil está,
ponle una suelita nueva,
que mis pobres piececitos
las piedras no aguantan más.
A la escuela he de faltar,
si no complaces mi ruego,
¡Pronto! ¡Pronto, zapatero!
Arregla mi zapatito
y sabrás cuánto te quiero.

 por Aída Rodríguez de Fernández

Publicar un comentario

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...