miércoles, 27 de agosto de 2014

Dulces sueños por Carol Rosalía Cárdenes-Grimaldi


Karla y Brian por Carol Rosalía Cárdenas-Grimaldi

Mientras mis niños duermen
me acerco y los miro.
En mis pensamientos
pinto su futuro
con mis propios sueños.
Los veo cada vez siendo
exitosos y brillantes
mientras oro rogando a Dios
que los proteja.
Los miro y quisiera
formar un escudo
alrededor de ellos.
Quiero mostrarles
cómo sobrevivir en la vida
¡Cuánto deseo
evitarles cualquier dolor,
cualquier sufrimiento o falla!

Mientras mis niños duermen
ambos se ven tan tranquilos
tan vulnerables…
Mientras duermen sus manos están
esparcidas sobre las sábanas
como mariposas mostrando sus alas.
Mis niños tienen sueños,
sueños distintos a los míos.
Me acerco y los toco.
Mi hijo está sudando y da la vuelta,
su cuerpo se mueve impaciente
ocupado y agitado en su sueño,
viviendo aventuras
corriendo libre mientras sueña.
Él se da la vuelta y su carita dulce
está frente a mí.
Sus ojos están cerrados herméticamente
su pelo alborotado
alrededor de su cabeza
acaricio suavemente el cabello,
huelo su frescura.
Siento el confortante calor de su cuerpo
la inocencia
el valor.
La vista angelical de mi niño
creo que incluso puede
sentir que estoy aquí
cerca de él vigilado su sueño.
Él sabe…

Mi niña sonríe en su sueño
sonrisas que no son para mí.
Ella sonríe mientras duerme.
Mi niña ya no es un bebé.
Es tan bonita
madura y dulce
elegante y alta.
Ella suspira mientras sonríe
mientras yo me pregunto
qué o quién está ahora
acompañándola
capturando sus sueños.

Mis hijos son la corona de mi vida
comparten sonrisas y suspiros
en su mundo de música
amor y ensueños

©Carol Cárdenes-Grimaldi

Publicar un comentario

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...