viernes, 5 de marzo de 2010

¡BUEN FIN DE SEMANA!

 


Conocí este libro a través de Lucía Amelia Cabral. Todavía andará la fotocopia por ahí. Es delicioso su contenido y un día de estos, cuando tenga tiempo, haré un precioso blog con obras semejantes.
Publicar un comentario

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...