sábado, 30 de agosto de 2008

LA SONRISA PERDIDA (5)



-¡Aaaaaaayyyy! ¡Un ratón, un ratón! -gritó la niña de pelo largo.

Todo el mundo se alborotó menos el niño de la sonrisa perdida, quien siguió al roedor, resguardado ya en una rendija de la tarima del escritorio del profesor.
Posted by Picasa
Publicar un comentario

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...