domingo, 2 de agosto de 2009

MARY COLLINS DE COLADO

"Me inspira mucho la naturaleza. En mi literatura vas a encontrar un canto a la creación."
Mary Collins
Alberto Rosario / Clave Digital


DIÁLOGO
Yanina Estévez / Clave Digital
domingo, 03 de mayo de 2009

Mary Collins: “Creo que la literatura infantil mantiene a la gente joven”.


Incansable promotora del libro y de la lectura, esta dominicana residente en España busca con sus escritos cautivar a los más pequeños.

Trabajar de manera directa con los niños le permitió a Mary Collins de Colado adentrarse en ese mundo tan especial y lleno de fantasías como es el de los pequeños. Allí conoció sus inquietudes y preferencias, hasta apasionarse por contarles historias. De ese entusiasmo contagió a su esposo, quien le ayuda en su labor. En sus narraciones nunca falta algún elemento de la naturaleza y asegura que cuando escribe no puede evitar que surja "la maravillosa belleza del entorno".
¿Resulta más difícil escribir para niños?
Escribir no es fácil. Pero para escribir para un público determinado tienes que conocerlo bien, haber tratado mucho con él y sobre todo amar a ese público, como yo, que tengo un gran amor por la infancia.


¿Cómo ve el desarrollo de la literatura infantil en el país?
La literatura infantil por los años 50 fue que empezó a proliferar; hizo una especie de colecta de todo lo que encajaba en el mundo de la infancia, de diferentes autores de la literatura universal. En República Dominicana estábamos un poquito dormidos. Otros países como Argentina, Colombia, México, España, estaban a la vanguardia de la literatura, pero aquí hubo un despertar; han surgido autores. Todavía somos pocos, pero yo tengo la gran esperanza de que de la juventud va a surgir una pléyade de autores nuevos, porque hay muchas vocaciones.


¿Cree que los dominicanos entienden que el amor por la lectura

se siembra desde el hogar?
En eso estamos trabajando y muchos padres están conscientes de esto. No empieza a una edad determinada, comienza desde siempre, cuando los niños ven libros en su casa, ve al padre que lee, que visita las librerías, las bibliotecas. Todavía aquí no hay mucha cultura de bibliotecas, no hay muchas bibliotecas públicas; todavía hace falta crear esa cultura de visitar las bibliotecas.


¿Además de su labor como maestra y catequista,

¿qué la llevó a la literatura infantil?
Precisamente, por estar trabajando tanto tiempo con niños y niñas yo veía como que les hacía falta, que les entusiasmaba un libro ilustrado. De hecho, a mí de pequeña me encantaban los libros y las ilustraciones y aún cuando no sabía leer, me encantaba crear historias a partir de las imágenes que veía en los libros.


¿Cuáles son las claves para que los niños y jóvenes se interesen por la lectura?
Yo creo que no hay un truco; sencillamente es aproximarlos al libro, ponerlos en contacto con el libro y surge esa curiosidad; es algo tan natural. Lo que pasa es que nuestros niños no han crecido en contacto permanente con la literatura infantil y con los libros porque, de hecho, no existía la literatura infantil. Pero aun cuando no había cosas adecuadas para los niños, ahí estaban los libros, los libros siempre han estado ahí.


¿Qué libros de literatura infantil nos recomendaría?

Hay tantos. Tengo la idea de hacer una exposición de los autores de literatura infantil dominicana en España, donde estoy residiendo la mayor parte del tiempo. Y yo le aconsejo a los profesores que recomienden los libros de literatura infantil dominicana, porque ya hay bastante; pero también la universal, los clásicos de la literatura infantil, todos esos autores que han escrito desde siempre para la infancia.

Para formar lectores, ¿cómo debe ser la escuela?
Entiendo que la escuela está en buena disposición de formar lectores. Actualmente en las aulas se está incentivando, y recomendando la lectura. Hay programas de promoción, están los cuenta cuentos y los promotores de lectura de las mismas editoriales; o sea, que la escuela tiene recursos para promocionar la lectura. El asunto está en el entusiasmo que pueda producirse en los niños, las niñas, y los jóvenes también. Los padres y las madres también pueden colaborar; tienen que conocer la literatura que hay para sus hijos, para que ellos también puedan recomendar. Yo les recomiendo que lean literatura infantil, creo que la literatura infantil mantiene a la gente joven. A nosotros los mayores nos mantiene lúcidos, lozanos, porque es una literatura que está llena de fantasía, de imaginación; creo que los mayores también debemos leer literatura infantil.

¿Todos los libros promueven la lectura? Hay unos que son más pesados que otros…
No creo que todos promuevan la lectura. Los libros de texto no son un material adecuado para promocionar la lectura. Por eso yo quiero que mi literatura sea exclusivamente recreativa. Hay mucha literatura recreativa y esa es la que se debe recomendar, que se debe fomentar. Por eso los padres y maestros, para recomendar a sus alumnos, deben leer y conocer lo que hay.

¿Qué papel desempeña el humor en la literatura infantil?
Muy importante y no solamente en la literatura infantil. El humor en todos los órdenes de la vida es algo muy sano; es muy relajante y necesario tener sentido del humor y transmitirlo a la infancia, pero sobre todo los valores y la fantasía. Pero la literatura infantil es válida para todas esas cosas.

¿Qué le pide a un libro infantil o a un cuento para que sea ideal?
Eso es un poquito más complicado. Creo que para que un libro sea ideal para niños y niñas debe reunir ciertas características; debe ser una historia agradable, que esté bien escrita y que no carezca de las normas dentro de la lengua. Un vocabulario adecuado a la infancia, no grosero. Yo he leído un libro por ahí, de literatura infantil, en el que se hablaba de los burdeles y de cosas de esas. Yo creo que eso no es adecuado. Hay cosas maravillosas dentro de la naturaleza que pueden tratarse en la literatura infantil que no son violencia, sexo, ni todo este tipo de cosas.

¿Cómo nace un libro de Mary Collins?
El libro te lo vas imaginando. También está la motivación que te da la lectura de otro libro o una frase de un niño. De un comentario o una situación entre ellos puede surgir la idea de escribir una historia. Me inspira mucho la naturaleza; vas a encontrar en mi literatura un canto a la creación, porque es maravillosa y además estamos en unos tiempos en que tenemos que fomentar el amor al medio ambiente, a la naturaleza, a la belleza. La isla de Santo Domingo es un paraíso, entonces en mi literatura no lo puedo evitar. Estoy escribiendo y surge la maravillosa belleza del entorno.
http://www.clavedigital.com/App_Pages/portada/Titulares.aspx?Id_Articulo=18014

Carta de un viejo trompo al niño que lo abandonó. Por Juan Báez Melo

Para mis hermanos Tatín y Memé. No sé si recuerdas el día que llegaste al taller para hacer sillas. Entre varios chicotes me escogi...