“Si no permite el vuelo de la Imaginación, no sirve”

"La doctora Cedeño de Fernández dijo que la biblioteca surgió por la necesidad de crear un espacio propicio que permita a los que la dirijan integrar la lectura como principal elemento de aprendizaje, conjuntamente con las tecnologías modernas para generar en los niños y jóvenes un pensamiento crítico". El Nuevo Diario. 8/5/9

Literatura Infantil y Juvenil,
“Si no permite el vuelo de la Imaginación, no sirve”
Gian Calvi

http://www.imprentamanual.com/index.php?option=content&task=view&id=54&Itemid=44
Anoche asistí, invitada por Aidita Selman, a la inauguración de la Biblioteca Infantil y Juvenil de la República Dominicana, que nace de la remodelación de la antigua biblioteca que dirigía Juan Freddy Armando, en la calle Dr. Delgado. Me complace saber que ya podemos contar con una moderna casa de libros que incorpora las nuevas tecnologías y que, a juzgar por las palabras de la primera dama, tiene vocación de ocio y entretención, para aprender sin el pesado lastre de los métodos tradicionales.
Como ejercicio, vierto un escrito mío del 1998?... Me invitó entonces Lorelay Carrón a una ponencia dictada por Gian Calvi, a los cursantes de un post-grado en Literatura Infantil de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. El Consultor de las Naciones Unidas, era un invitado de la Secretaría de Educación y me dejó impactada por su rotunda afirmación de que si la literatura infantil no echaba a volar a la imaginación, sencillamente no servía. Coincidí entonces y coincido ahora, así que al ciberespacio va lo que entonces escribí. Siento que me reafirma en conceptos que sostienen la vigente búsqueda de la actualización, evitando toda rigidez y adocenamiento del pensamiento.

Cuando se habla de literatura infantil y juvenil, no todos entendemos lo mismo. Mi punto de partida es Juan Cervera. En su libro: Teoría de la Literatura Infantil, el doctor Juan Cervera, plantea la dificultad existente para englobar en un concepto la L.I.J. Escribe que en ella “se integran todas las manifestaciones y actividades que tienen como base la palabra con finalidad artística o lúdica que interesen al niño”.
Y además pone: “L.I. es toda producción que tiene como vehículo la palabra con un toque artístico o creativo y como destinatario al niño”. Parece obvio afirmar que no toda producción destinada a los niños es literatura infantil, lo que deja fuera los libros de textos escolares, los paquitos (tebeos), revistas, etc.
Remata Juan Cervera con esta aseveración: “La literatura infantil es básicamente una respuesta a las necesidades íntimas del niño”.
Estas precisiones hacen justicia, no sólo a textos, pues engloban al teatro y todo tipo de obra artística donde se emplee la palabra y coloquen al niño como recepto más que como destinatario.
Está claro que la literatura infantil y juvenil no es un subproducto de la Pedagogía ni de la Didáctica.
En todo caso, lo que me queda clarito es que sin un manejo literario o artístico del lenguaje, no hay literatura infantil.
Creadores profesionales
Regreso a Gian Calvi, Consultor de Naciones Unidas, ilustrador, diseñador gráfico y especialista en creatividad en literatura infantil. Señaló la necesidad de “profesionalizar” a los escritores dedicados a la literatura infantil y juvenil.
Calvi aclaraba que no hay que considerar escritor de L. I. y J. a quien tentado ocasionalmente, produce un cuento, retahíla, poesía, adivinanza, etc., dirigido a los niños. En todo caso, el creador de L. I. y J. es un buscador, cuya formación y quehacer artístico han convertido a la literatura infantil y juvenil en un proyecto de vida.
Hacer L. I. y J. es una gran responsabilidad. Se trata de ayudar a niñas y niños a "encontrar respuestas a sus necesidades".
Nuestros destinatarios no son "adultos chiquitos". Tampoco son "inteligencias reducidas". Son seres en formación y justamente por ello, deben recibir una vida llena de significados, cargada de valores humanos.
Lamentablemente, los adultos nos empeñamos en no ver a la infancia con naturalidad.
En lugar de comprender que es una etapa transitoria importantísima para la formación futura, nos preocupamos por el hombre o la mujer que habrá en ese cuerpo menudo en un futuro. Cuando pensamos en sus libros y entretenciones, caemos casi din darnos cuenta, en la búsqueda de lo útil, práctico, formativo, educativo... olvidamos lo divertido, emocionante, estimulante y placentero que puede llegar a ser la lectura para ellos.
El gran dilema de la literatura infantil y juvenil contrapone goce, placer o entretenimiento contra educación y formación.
Entonces, la panacea se ha convertido en lograr la alquimia perfecta entre dos verbos: educar y divertir.
Continuando con el Dr. Cervera, éste dedica todo un capítulo al tema "¿Literatura o Pedagogía?". En él explica que aunque la escuela es el centro donde se promueven los libros infantiles, termina usándolos como instrumentos para lograr los fines de la educación, sacrificando el goce estético de la obra de arte.
"Si a partir de un determinado cuento, pretendemos enseñar unas cuantas nociones de lengua, seguidas de otras tantas de cálculo, más otras del área social, para completar el muestrario con otras de moral o religión, lo que estamos haciendo es desprestigiar el propio cuento que indudablemente no contiene nada de eso más que de forma secundaria". (Cervera. J. : La literatura infantil en la educación básica. p. 38).

¿Puede la Literatura Infantil
hacer mejores seres humanos?

Recordemos que la L.I. y J. está dirigida a seres en formación. A través de este disfrute o goce estético se influye sobre los sentimientos y el desarrollo moral de la humanidad.
Niños y niñas están obligados a vivir en completa dependencia de los adultos. Sus distintas etapas de crecimiento conllevan crisis, dificultades y también alegrías, las cuales van proporcionando la necesaria madures.
En todo el proceso se expresan emociones, se toma conciencia de los derechos y deberes, se aprende la autoestima y se reafirma la personalidad.
La L.I. y J. se encarga de transmitir la condición humana, proporciona héroes o villanos en los cuales proyectas emociones; sostiene ideales, esperanzas, sueños... en fin, inocula en cada historia la fuerza emocional que queda grabada en las mentes infantiles con singularidad, permaneciendo como "material de archivo" en la memoria e influyendo en la formación de las criaturas.
El papel de la literatura infantil y juvenil es tan importante que si todos los padres, creadores, pedagogos y autoridades educativas (esas que trazan pautas) nos uniéramos, lograríamos en un futuro próximo, dominicanas y dominicanos más sensibles, participativos, creativos y asertivos.
Muchos subvaloran y menosprecian la Literatura infantil igual que le faltan el respeto a los niños y a las niñas. Desconocerle su derecho a disponer de obras artísticas constantes durante toda su infancia, les mutilan y condenan.
Frente a los altos índices de analfabetismo, los adultos que entran en la categoría, precisan complementar su aprendizaje con libros hechos a propósito para el buen entedimiento de los conceptos, creados con todas las características de la buena literatura infantil, de manera que ahí encontramos una nueva utilidad.
Hay un sinnúmero de padres que no pueden llevar a sus hijos al maternal y empujados por las carencias económicas pueden argumentar que éstos todavía están pequeños y lo que es peor, no los estimulan dentro de la casa, dejándolos que absorban como esponjas e indiscriminadamente, lo que ven en la televisión, en la calle y las conversaciones, gastos y actitudes de los adultos que les rodean.
Reiteramos que se equivocan quienes afirman que los niños "no entienden", "no saben todavía", o "sólo son niños".
Para mí, hermana mayor de cuatro hermanos y madre de dos hijas, tía de catorce... la formación de un niño lector comienza desde el vientre de su madre. Corresponde al padre, a la madre, a quien los ame... cantarle, contarle, narrarle... Algunos menos exagerados que yo, indican los dos años para ponerle libros en las manos. Yo me arriesgo a hacerlo antes; también rompiéndolos se aprende a amar a un libro, si no estamos para impedirlo.

Los niños hacen lo que ven
Esa tremenda capacidad de aprender a través del ejemplo es una fuerza positiva y negativa a la vez. Tienen mucha razón algunos padres al sentirse avergonzados si los hijos se comportan mal, tomándolo como un indicativo de cómo andan las cosas en la familia. Matrimonios rotos, neurosis, desamor, angustias... y encima: no cultivamos el hábito de la lectura. Es decir, no dejamos abierta ni la puerta de la autoayuda.
Si un niño crece en un ambiente donde hay amor a la lectura, ¡será lector!
Willi Färhrmann, autor alemán con más de 30 libros publicados, entre ellos: Sucedió en la casa vecina y El largo camino de Lukas B., galardonado en 1978 con el "Premio de la Academia para Literatura Infantil y Juvenil", nos aconseja lo siguiente:
"-Yo les digo a los padres que no se olviden del arte de la narración, la madre de todas las alegrías. Pero nadie puede obligar a una persona al amor, a la pasión por los libros; uno sólo puede tentar hacia la lectura. Y, dirigiéndome a los jóvenes, les doy un motivo racional para que consideren lo valioso que es este hábito: nuestra sociedad se va a dividir en una parte que lee y en otra que no lo hace. Y esta última se verá en desventaja frente a aquella. A mi juicio, sólo a través de la literatura se puede comprender y aceptar a las personas otras culturas. Lo más probable es que uno no inicie una guerra contra aquel que ama y entiende".

¿Cómo se vuela a través de un texto literario?
Ian Calvi nos recuera que poseemos la capacidad de reproducir con la imaginación hechos y sujetos, recreándolos en cuadros mentales usando la fantasía.
La fantasía es la azotea del edificio de nuestra imaginación. Allí inventamos y reproducimos la materia preciosa que son las imágenes, nuestros pensamientos transformados.
Decir liteatura infantil es hacer buen empleo de la imagiación responsable.
Michael Ende, tambión alemán, merecedor del "Premio Janusz Korczak", el "Lorenzo Il Magnifico" y el "Premio al Mejor Libro Juvenil Alemán", escribió La Historia Interminable, basándose en que los niños y jovencitos, nuestra sociedad, han perdido la capacidad de imaginar, de soñar... Los adultos irremediablemente olvidamos cultivar una parte del espíritu si no soñamos.
En esta novela juvenil, llevada al cine con mucho éxito, FANTASíA es un mundo hermoso surgido del ánimo de cada lector pero está desapariendo, junto a la Emperatriz Infantil, devorados por la NADA.
Para nuestra realidad, la NADA es el vacío. La ausencia de vivencias e iniciativas. El desgano y la indolencia. la nada es que nuestros niños no saben leer y los que leen no tienen incentivos para hacerlo. La nada es la necesidad de crear los libros a nivel de obras literaria que los jóvenes dominicanos se merecen. La nada es la incapacidad de mostrarnos y aceptarnos con nuestros autónticos valores nacionales o insistir en hacer didáctica, instruir y llevar moraleja sacrificando el goce estético.
Tenemos fe en que muchos niños y adolescentes, desde la íntima relación que se produce cuando leen, están a punto de entrar dentro del libro con la más grandiosa explosión de futuro que nace de la Literatura Infantil y Juvenil.

Leibi Ng
Ex-Directora de la Revista Tobogán
Fundadora del Grupo de Literatura Infantil y Juvenil Pedro Henríquez Ureña.
Fundadora del Círculo Dominicano de Escritores para Niños y Jóvenes.

Comentarios

LACIAGUAPALMERA ha dicho que…
BUENAS TARDES
MEHABIAN COMENTADO SOBRE ESTA PAGINA PERO NO HABIA TENIDO LA OPORTUNIDAD DE LEER SU CONTENIDO.
MUY INTERESANTE!!!
APROVECHO PARA INVITARTE A TI Y TUS LECTORES A LA CONFERENCIA "DESARROLLO HISTORICO DE LA LITERATURA INFANTIL EN LA REPUBLIA DOMINICANA" QUE DICTARA EL SR. MIGUEL COLLADO.
LUGAR: BIBLIOTECA INFANTIL Y JUVENIL REPUBLICA DOMINICANA

DIA MIERCOLES 17 DE JUNIO, 2009

HORA: 6:30 P.M.

LOS ESPERAMOS A TODOS Y TODAS

TERESA PERALTA
Leibi Ng Báez ha dicho que…
¡Uuuuy! Pido excusas. Hoy 18 de julio es que veo este comentario. Espero que no me vuelva a pasar. Miguel Collado es "mi primo". Muchas gracias por su comentario.