Amigos, colegas y colaboradores

martes, 19 de mayo de 2015

El abuelo Gastón en abril de 1965: una madeja muy bien trenzada

Presentación del libro El abuelo Gastón en abril de 1965  (Serie Roja, Ediciones SM, 2015) de la autoría de Tony Raful, Museo de las Casas Reales, 14 de mayo de 2015.

El abuelo Gastón en abril de 1965: una madeja muy bien trenzada
Por Farah Hallal

Buenas noches. Saludos especiales. Agradecimiento.
Hay catorces de mayo y catorces de mayo. Este que nos abriga y casi se despide es emblemático. Y la razón se encuentra en un fragmento del libro que nos reúne en esta ocasión El abuelo de Gastón en abril de 1965 de la autoría de nuestro Premio Nacional de Literatura (2014) Tony Raful:
El 14 de mayo de 1965, en las primeras horas de la mañana, llegó [Rafael Tomás] Fernández Domínguez[1] a la base de San Isidro e ingresó a la zona constitucionalista. Al recibirlo, el presidente Caamaño se puso de pie y le dijo: “Rafaelito, eres tú el que debe estar aquí y no yo, siéntate como presidente”. Fernández Domínguez no aceptó el ofrecimiento y dijo que no había hecho nada por la revolución, que de ahora en adelante él se ganaría los rangos en el combate. Eran dos gigantes del honor en aquella mañana histórica del día 14.
(p. 65)

Así que hoy se cumplen 50 años de la anhelada llegada al país del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez y su inmediata integración en la línea constitucional para morir con sólo 30 años el día 19 en el asalto al Palacio Nacional.  Esta fecha conmemorativa como otras de este 2015 nos ha servido como nación para reflexionar sobre este hecho histórico que marcó a toda una generación: hace unos días, en la Feria del libro, me encontré con un amigo revolucionario y le vi llorar mientras navegaba en los recuerdos del espíritu patriótico, solidario y cultural que hizo feliz una época de sangre y pesar.
Para estos 50 años de la Guerra de Abril es mucho lo que se ha debatido en los medios. Se han llevado a cabo publicaciones y reediciones. Se han realizado conversatorios. Pero ¿Y de hacerle digerir a los estudiantes estos hechos, quién se acuerda?
Tony Raful se acordó al escribir El abuelo de Gastón en abril de 1965 y hoy lo tenemos en las manos gracias a la arriesgada publicación de SM, que debo agregar siempre se arriesga con temas vivos que tienen el poder de zanjar marcando un antes y un después en el corazón de lectores jóvenes. Y Tony Raful lo hace escribiendo un texto emparentado más con la historia novelada que con la novela histórica. Y esto es importante resaltarlo porque no sólo lo hace y logra, sino que lo hace y logra de la mano de la verdad y la sencillez en el contexto de un relato muy complejo.
La verdad tiene su ciencia. Lo de la ciencia y la verdad hilvanado a un libro de literatura infantil tiene esta noche gran significado: ¿por qué a mi juicio este nuevo título se emparenta más con la historia novelada que con la novela histórica? Sobre la propiedad en el uso de estos términos hay diferencias de criterio. Valdrá la pena entonces, puesto que el sello El Barco de Vapor tiene especial impacto en el entorno escolar, tomarnos el tiempo de andar por una vereda en los campos de las definiciones.
Al analizar las novelas históricas dominicanas, el historiador Frank Moya Pons se detiene en este tema confesando, además, la falta de unicidad de criterio tanto en el debate intelectual nacional como internacional. Luego de una rigurosa reflexión, Moya Pons concluye:[2]
En la novela histórica el lector sabe que la narración que lee es inventada, aunque la época sea más o menos fielmente representada, y sabe que los hechos no ocurrieron de la manera en que dice el autor, quien también lo sabe y quien, además, no espera que el lector crea en que su narración es verdadera.
Con la historia novelada no ocurre necesariamente esto. En ella el autor pretende reconstruir imaginariamente la época, los personajes y los acontecimientos utilizando su imaginación para completar informaciones que la documentación disponible no proporciona o que la técnica historiográfica no permite reconstruir de manera más o menos objetiva. En la historia novelada el autor pretende que el lector crea que está escribiendo Historia, aunque su objetividad no pueda ser garantizada.

Por esto resalto que la verdad tiene su ciencia, su certeza indómita. En esta joya de corte histórico, que transcurre dialogada y no confunde con dos complejas líneas narrativas, el rigor histórico no permite -ni por un momento- que se dude de la veracidad de los hechos, incluyendo los novelados que toman prestada la seriedad de la narración paralela en torno a la guerra. Nombres o apodos que rescatan héroes sin nombre propio, estampas, calles, hechos de transcendencia que incluyen un valiosísimo ‘por qué de su trascendencia’ hacen de esta obra un imprescindible acompañante en la mochila y corazón del estudiante. No solo porque transmite una verdad objetiva, también porque lo hace respondiendo a inquietudes no sólo del adolescente, sino de cualquier persona sin la más mínima información que quiera realmente comprender qué sucedió de abril a septiembre del año 65. Y eso, que incluye datos referenciales de más allá y más acá.  
Adentrarse en esta lectura, de la mano del curioso Gastón y su abuelo, hará posible la comprensión de una madeja de hechos que explicarán el presente e inducirá a lectores jóvenes en el pensamiento científico y el pensamiento político.
¿Qué falta en El abuelo de Gastón… que me inclina hacia la historia novelada y no hacia la novela histórica? Falta fabulación. Sobreestimación de las partes. Manipulación histórica. Imprecisión. Pues porque sobra el rigor, la justicia, la precisión y una narración que −pese a transparentar los claros principios del narrador y su identificación “de bando”− no se contamina caricaturizando a los contrarios.  
Lo podemos apreciar, por ejemplo, en estos fragmentos desde la voz de un narrador que estaba claramente en contra de la invasión norteamericana:
(…) Cuando el presidente Johnson se enteró de que habían matado al coronel Fernández Domínguez, exclamó: “¡Oh Dios, que no me digan que lo mataron balas nuestras!”.
–¿Cómo Abuelo, cómo así?
–Johnson no durmió la noche del 19 de mayo de 1965. Eso lo escribió su mujer en un diario que llevaba, estaba preocupado porque la muerte de Fernández Domínguez arruinaría la solución o acuerdo de Puerto Rico. Johnson pidió una investigación sobre la muerte de Fernández Domínguez y cuando le dijeron que había atacado a las tropas norteamericanas, Johnson respondió que no era cierto, que Fernández Domínguez había sido ametrallado por la espalda por balas norteamericanas y que las tropas de Estados Unidos no debieron meterse en esa refriega entre dominicanos.
(pp. 68-69)

O más adelante cuando explica:

Si supieras, Gastón, que recién en nuestros días se ha venido a saber que tanto el embajador Tapley Bennett como el teniente general Bruce Palmer le mentían a Johnson.
                                                                              (p. 69)


Aunque confieso que me habría gustado conocer más sobre Gastón y su abuelo, es innegable que una doble línea narrativa intensa podría confundir a los destinatarios de esta obra recomendada para niñas y niños de 12 años en adelante, que bien podría recomendarse abiertamente para niños y niñas de 12 a 99 años, pues El abuelo de Gastón en abril de 1965 es un libro para todas las edades en el cual se narra con pasión patriótica, por medio de la voz del abuelo, la memoria de un adolescente que no participó en las luchas de sangre, pero que sí participó en las luchas de vida: vio llorar a su madre el pesar de la guerra, vio sustituir en el cielo sus chichiguas de colores por aviones de guerra, casi fue fusilado al ser detenido y confundírsele con un diestro constitucionalista en el uso del máuser. E aquí un fragmento de este testimonio que por creíble y sostenido convence en todas sus líneas.
Mis padres tenían un negocio comercial detrás de la línea de seguridad de los norteamericanos. Una tarde, mientras yo caminaba rumbo al negocio, un soldado agazapado en una esquina, con los ojos llenos de odio, me detuvo, me registró y me hizo quitarme la camisa. Ellos obligaban a uno a quitarse la camisa para verificar que no tuvieran algún “colorao” o mancha en el lado derecho del hombro, lo que confirmaba que uno había disparado con el fusil máuser. Porque el máuser, un arma muy popular en la guerra, tenía un gran alcance y un retroceso en la culata, que al disparar, oprimía el hombro y dejaba una marca. Un mes antes de abril de 1965, me caí de mi bicicleta bajando una cuesta y se me había hecho una especie de marca precisamente en la parte derecha del hombro, que todavía no había desaparecido y se notaba el rojo. Cuando el soldado vio eso, me dijo, “camine por ahí”, rumbo a un puesto de soldados donde desaparecían a los detenidos, sobre todo cuando comprobaba que tenían esa marca del fusil máuser.
(p.55)

            Y si no hubiera sido porque el abuelo -aún adolescente- se escapa de la fila de próximos fusilados, no habría contado al pequeño Gastón (ni a nosotros) sus recuerdos de infancia. Una infancia que cambió los juguetes de guerra por la guerra misma. La infancia de quien vivió dentro de la ciudad sitiada, pero invencible, que se ganó en pocos meses el respeto del mundo.
Este es un libro inspirado desde la convicción y no solo desde la convicción patriótica, sino desde la convicción de la pureza: trata con el respeto que merecen los caídos que nadie recuerda y dimensiona con la justicia que sólo ofrece la virtud, los sacrificios que hicieran tantos héroes y heroínas de todas las edades y condición social.
Para quienes nacimos en la década del 70, no fue mucho lo que quedó de abril. Quizá para mis hermanos y para mí, que fuimos acunados con “Francisco Alberto, caramba”, fue una excepción. Mi hermano, Francisco Alberto, nacido justo en el año 1973, rasgaba de niño una guitarra cantando su canción que luego cambió por otros intereses, pero que en lo personal me han marcado de gran manera.
Sin embargo, los libros de texto de la década de los 80 y principios de los 90 no contaban mucho. ¡Qué decir de la literatura! Así que considero que este título que integra la Línea Roja de El Barco de Vapor es un valioso aporte del autor que inicia en los linderos de la Literatura Infantil y lo hace por la puerta grande: la de quien no menosprecia la capacidad de los adolescentes para conocer los hechos históricos de un modo impactante y visceral.
Pero el libro es mucho más: ofrece pasajes de pura poesía, acerca a generaciones que en la realidad social dominicana aparentan estar desconectadas, apela al recurso de la oralidad, ofrece una imagen de un adolescente curioso sin estereotipar un modelo porque la novela nace de la conversación y estimula la conversación fomentando la investigación viva: aquella testimonial y admirable que le da un toque mágico en una etapa tan efervescente: la adolescencia.
Para finalizar recordaré un pasaje del libro que cuenta que Caamaño se dirige a un hospital para verificar el estado de salud de uno de tantos niños heridos por balas norteamericanas. El niño le recibe muy contento y le pregunta a Caamaño: “¿Dígame, coronel, estamos ganando la guerra?”. Pues la puesta en circulación de El abuelo de Gastón en abril de 1965 nos demuestra, y se lo digo a ese pequeño niño esté donde esté, que  sí,  que estamos ganando la guerra. Este libro nos demuestra que seguimos peleando desde la escuela, desde la cultura, desde la memoria y no sólo desde  las balas.
Muchas gracias




[1] “Fernández Domínguez pasó a ser el hombre militar d confianza del profesor Juan Bosch en su gobierno de siete meses, fue sacado diplomáticamente dl país, después del fatídico golpe de estado a Juan Bosch, conspiró a favor de la vuelta a la constitucionalidad sin elecciones, organizó los aprestos para la revolución del año 1965, logró volver al país l 14 de mayo del 1965 y murió en el intento de rescatar el palacio nacional a favor del pueblo el 19 de mayo del 1965, hacen hoy 49 años”. MATOS PEÑA, José Antonio. “Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez”. Publicación digital de www.dominicano.com d/f 20 de mayo de 2014. Consultado en: http://www.dominicanoahora.com/opinion/columnistas/28729-coronel-rafael-tomas-fernandez-dominguez.html el 10 de mayo de 2015.
[2] PONS MOYA, Frank. “Novela histórica e historia novelada”, Sección Lecturas, Diario Libre, 4 de julio de 2009, consultado el 12 de mayo de 2015 en: http://www.diariolibre.com/noticias/2009/07/04/i206150_novela-histrica-historia-novelada.html 

Puesta en circulación libro para niños de Tony Raful

Nota de Prensa

El jueves 14 de mayo a las 7 de la tarde SM y su sello Barco de Vapor puso a circular: El abuelo de Gastón en abril de 1965 del reconocido poeta, ensayista y narrador, Tony Raful en el Museo de las Casas Reales, ubicado en la calle Las Damas Nro. 1 en la Zona Colonial de esta ciudad capital. Esta publicación forma parte de todas las actividades que se estarán realizando en el país con motivo de  cumplirse 50 años de la gesta patriótica constitucionalista. La presentación del texto estuvo a cargo de Farah Hallal reconocida, y varias veces galardonada, autora de literatura infantil.

Tony Raful, en esta su primera obra para lectores jóvenes, cuenta los hechos que vivió de muy de cerca siendo apenas un adolescente de 14 años, pero los cuenta con la precisión del investigador que ha dedicado gran parte de su vida a conocer a profundidad los detalles de este acontecimiento fundamental de la historia contemporánea dominicana. Este relato se enmarca en un enternecedor diálogo entre el abuelo y su nieto Gastón, que desea saber qué paso. A la vez que Gastón comprende los hechos narrados con la inspiración patriótica y poética, tan característica de la pluma de Raful, también va descubriendo la adolescencia de su abuelo, las costumbres de la época, en definitiva descubre que la vida cotidiana nunca se detiene a pesar de la guerra.

SM y su colección Barco de Vapor tiene más de diez años en nuestro país contribuyendo con las letras nacionales a través de su premio de Literatura Infantil y Juvenil el Barco de Vapor Dominicano y la publicación de más de veinte autores nacionales reconocidos, entre los que se encuentran: Avelino Stanley, Marcio Veloz Maggiollo, Fara Hallal, Reynaldo Disla y Pedro Antonio Valdez. 

La publicación de El abuelo de Gastón en abril de 1965 por parte de SM a través de su sello El Barco de Vapor demuestra una vez más la responsabilidad social de este grupo cultural y educativo que siempre ha defendido la verdad en sus libros de textos, así como ha editado novelas infantiles con temas tales como la dictadura, los viajes ilegales y el ideario de Juan Pablo Duarte.

Tony Raful  Es licenciado en Ciencias Políticas y doctor en Derecho. Fue uno de los fundadores del grupo denominado Poetas de posguerra que surgió a raíz de la Revolución de abril de 1965. Ha sido presidente del Partido Revolucionario Dominicano, diputado por Santo Domingo en tres ocasiones, director de la Biblioteca Nacional y secretario de Estado de Cultura. Como escritor ha incursionado en la poesía, el ensayo histórico, la narrativa, y hasta en columnas de opinión en casi todos los medios del país. Es considerado uno de los escritores dominicanos más representativos del siglo XX. En 2014 recibió el Premio Nacional de Literatura que otorgan el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio. Entre sus textos más representativos podemos citar: La poesía y el tiempo (1972), Nacen alas delante de la ciudad y otros poemas (1982), La revolución de abril (1985), 100 años de poesía dominicana (1993) y De Trujillo a Fernández Domínguez y Caamaño (2013).  

jueves, 7 de mayo de 2015

Entrevista a César Sánchez Beras en Tobogán




"Mediadores y libros: un vínculo para el amor a la lectura", 1er. Congreso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil en La BIJRD

http://tainodigital.com.do/
SANTO DOMINGO. Con el lema “Mediadores y libros: un vínculo para el amor a la lectura”, la Vicepresidencia de la República Dominicana, la Fundación SM y la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana realizan desde hoy y hasta el 8 de mayo el 1er Congreso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil, dirigido a docentes, bibliotecarios, escritores, gestores culturales, estudiantes, y todas las personas interesadas en la promoción, creación, publicación y divulgación de literatura infantil y juvenil.
Entre los objetivos está el ofrecer un espacio de expresión y difusión a las acciones en torno de la promoción de la lectura que se llevan a cabo en el país y Latinoamérica.
Entre los autores participantes están la argentina Liliana Cinetto, la puertorriqueña Georgina Lázaro, el profesor de la Universidad de Castilla La Mancha (Cuenca, España) y director del Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil, CEPLI, Pedro Cerillo, Vicky de Molina, de PIALI-Guatemala, el director del PIALI-Puerto Rico Jesuán Texidor y el profesor Ferran Clapés Jorquera, de la Universidad de Barcelona.
También los dominicanos Marcio Veloz Maggiolo, José Rafael Lantigua, Lucía Amelia Cabral, Pedro Antonio Valdez, Elizabeth Balaguer, Avelino Stanley, Bilda Valentín, Farah Hallal, Margarita Luciano, Omar Messón, Eleanor Grimaldi, Rafael Peralta Romero, Rosa Francia Esquea, Rebeca Martínez, Berenice Pacheco, Anya Damirón, Dulce Elvira de los Santos, Karina Ubiñas, Alejandro García, María Socorro del Duque, Clara Lozano, Luz Franco, Rita de los Santos, Lorena Oliva, Elvira Taveras y María Alejandra Ruival. En el área de la ilustración estarán los ilustradores José Alfredo Casterá, de España, Verouschka Freixas y Kilia Llano, entre otros.

http://www.diariolibre.com/lecturas/2015/05/06/i1133831_inicia-congreso-internacional-literatura-infantil.html

lunes, 13 de abril de 2015

Primer Congreso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil


Mediadores y libros: un vínculo para el amor a la lectura



Con el lema “Mediadores y libros: un vínculo para el amor a la lectura”, la Vicepresidencia de la República Dominicana, la Fundación SM y la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana realizarán el Primer Congreso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil, los días 6, 7 y 8 de mayo del este 2015..
Dirigido a docentes, bibliotecarios, escritores, gestores culturales, estudiantes, y todas las personas interesadas en la promoción, creación, publicación y divulgación de literatura infantil y juvenil.
Este Congreso es una oportunidad de adquirir herramientas para el fomento de la lectura y la escritura en niños y jóvenes. Se centrará sobre todo en la importancia del mediador como enlace entre el libro y los primeros lectores.
Entre los objetivos está el ofrecer un espacio de expresión y difusión a las acciones en torno de la promoción de la lectura que se llevan a cabo en el país y Latinoamérica.
Habrá conferencias magistrales, mesas redondas, debates, encuentro con escritores, narraciones, publicaciones, y una gran exposición de ilustraciones de cuentos dominicanos.
Entre los autores participantes en el encuentro están la escritora y tallerista argentina Liliana Cinetto, la escritora Georgina Lázaro, de Puerto Rico, el profesor de la Universidad de Castilla La Mancha (Cuenca, España) y Director del Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil, CEPLI, Pedro Cerillo, Vicky de Molina, de PIALI-Guatemala, el director del PIALI-Puerto Rico Jesuán Texidor y el profesor Ferran Clapés Jorquera, de la Universidad de Barcelona.
Además, del país participarán Marcio Veloz Maggiolo, José Rafael Lantigua, Lucía Amelia Cabral, Pedro Antonio Valdez, Elizabeth Balaguer, Avelino Stanley, Bilda Valentín, Farah Hallal, Margarita Luciano, Omar Messón, Eleanor Grimaldi, Rafael Peralta Romero, Rosa Francia Esquea, Rebeca Martínez, Berenice Pacheco, Anya Damirón, Dulce Elvira de los Santos, Karina Ubiñas, Alejandro García, María Socorro del Duque, Clara Lozano, Luz Franco, Rita de los Santos, Lorena Olivo, Elvira Taveras y María Alejandra Ruival. En el área de la ilustración estarán los ilustradores José Alfredo Casterá, de España, Verouschka Freixas y Kilia Llano.
También los jóvenes Angela Leonardo, Paola Amaro y Pablo Piantini, quienes tendrán a cargo un panel sobre las ventajas y desventajas de la lectura por Internet.
Para analizar el papel de las editoriales en el fomento lector y la selección de libros, estarán Mónica Volonteri de SM, Ruth Herrera, de Santillana e Isael Pérez, de editorial Santuario.
Para analizar el papel de las editoriales en el fomento lector y la selección de libros, estarán Mónica Volonteri de SM, Ruth Herrera, de Santillana e Isael Pérez, de editorial Santuario.
Para comunicarte con nosotros: 809-685-4276 y vía correo, puedes hacerlo a través de bijrdblog@gmail.com.
‪#‎Evento‬: http://on.fb.me/1alaLGf

domingo, 8 de febrero de 2015

«Cólera» décimas por Gabriel Moquete


(Dedicado a mi hermano Rafael Moquete (Gabriel)



Cólera, mi caballito
que me regaló Rafael,
cuando yo montaba en él
me creía un jefecito.
No era largo ni cortito
ni alto ni bajetón,
tenía en la frente un manchón
redondo como un lucero
y en los cuartos delanteros
algo más que un corazón.

Cólera, mi caballito,
orgulloso como yo,
cómo supimos los dos
vencer a los amiguitos.
En simpáticos circuitos
celebrados sin barreras
en un camino cualquiera
echábamos a correr,
nadie nos pudo vencer,
ganamos toda carrera.

Y en las fiestas patronales
en «carreras de sortijas», 
enganchando las hendijas
éramos fenomenales.
Ni los caballotes reales
del señor gobernador
pudieron con tu valor
en el contorno de Guaza,
no respetábamos razas,
fuimos la mutual mejor.

Qué susto, qué susto aquél
delante de tanta gente
dejaste atrás a ‘Latente’,
el potro del coronel.
Nadie ya podía entender
la gracia de tus poderes,
que trabajabas con «seres»,
se pusieron a decir
cuando venciste a «Marfil», 
la yegua de los Lluberes.

Cuando al potrero yo fuí
a ver cómo iban las cosas
un montón de mariposas
fue todo lo que yo ví.
Con mis manos entreabrí 
entre aletear de colores,
y Cólera, ¡mis amores
sonreído allí dormía!
¡única vez que perdía!
¡La muerte le rindió honores!

sábado, 10 de enero de 2015

Aventuras de Bienvenida de Maritza Florentino se encuentra en Centro Cuesta Nacional

Profesora Maritza Florentino y Sra. Vicky Malla
Nota de prensa:

SANTO DOMINGO. El libro "Aventuras de Bienvenida", de la autoría de Maritza Florentino, sale a la luz pública de la mano del Centro Cuesta Nacional.

La autora firmando libros.

Esta puesta en circulación se desarrolla en el marco de Orgullo de mi Tierra, proyecto que en su segunda versión fue dedicado a dos provincias del Sur: Barahona y Pedernales.

El nuevo libro relata el ambiente en que se desenvuelven los pintorescos personajes que viven en la naturaleza. El primero es una invitación a conocer las tierras y los pueblos del Sur; el segundo centra su atención en el conocimiento y valoración de una tradición del carnaval, y el tercero promueve la conservación de los recursos naturales, especialmente de la tortuga verde. El libro es ideal para niños que están entre los seis y diez años, para los que cursan desde el primero hasta el sexto grado de la educación básica, y además puede ser leído por padres y maestros a niños cuya edad esté comprendida entre los tres y cinco años.




"Bienvenida, la Tortuga Verde, en tres interesantes aventuras, nos lleva a un maravilloso viaje por el Sur de la República Dominicana".

Maritza Florentino

Es una educadora dominicana, licenciada en Educación, con postgrado en Lingüística y Literatura. Ha trabajado en proyectos dirigidos a formar niños y jóvenes amantes de la palabra y la lectura. Mantiene una búsqueda continua de todo lo referente a la Pedagogía, la Didáctica y la Sicología. Su trayectoria de maestra abarca todos los niveles. En la actualidad es la Directora del Colegio Triumphare.

Ilustrador: Ariel Sánchez

Ediciones Unidas del Caribe, 2011
Impreso en Colombia por Quad/Graphics
61 páginas

martes, 6 de enero de 2015

Luis Martín Gómez: Mami: Operación elefante (fragmento)

Luis Martín Gómez: Mami: Operación elefante (fragmento): VIII Cuando Carlitos tenía dudas sobre algo, cuando lo atormentaba alguna situación difícil, ordenaba su mente volando una chichigu...

Las mariposas de Rosa Francia Esquea: Aporte al presente y futuro del país



POR LUCÍA AMELIA CABRAL



Noviembre es más que treinta días, es un espacio de una entrañable carga emocional. Dintel de la despedida del año, es el mes de la música y de la familia, de la no violencia contra la mujer, aniversario del nacimiento a la eternidad de las Mirabal.
Conmueve que saludemos el esfuerzo de una mujer de luz, sin derrotas, creativa y laboriosa. Artesana del bien, baluarte ético de lo mejor dominicano, Rosa Francia Esquea.
Rosa Francia lo sabe y yo también. Cuando un artista notable ilustra un libro infantil el cielo bibliográfico se regocija y los niños ganan por partida doble. Es el caso de  Las mariposas. La niña Camila, en el texto de Rosa Francia, se refiere maravillada a la belleza de las mariposas, exclamando que parecen sus alas pintadas por un artista. ¡Anhelo cumplido! Las mariposas de Rosa Francia y Camila son las mariposas de Amaya Salazar, complicidad de amistad capaz de volar más de cuatro mil kilómetros.
Talento y genio el de Amaya. Su maestría del trazo y el color, su sublimidad del pastel en un mundo mágico y verdadero de alas y palmeras, desbordan inteligencia espiritual.
Conocí Las mariposas de Rosa Francia Esquea de cara a uno de los más importantes certámenes literarios nacionales, Por Nuestro País Primero, con domicilio de mar y montaña en Puerto Plata, ocasión cuando  tuve el privilegio de formar parte del jurado. Recuerdo que, al motivar entonces mis palabras de salutación a los primeros ganadores, me referí al trabajo de Rosina, que incluía el texto que nos ocupa junto con otros diecinueve relatos, anotando yo su plataforma amistosa, de horizonte despejado, y aire fresco, varada en la consistencia, insistente en desarrollar el optimismo.
Todo autor es propietario de un imaginario interlocutor, No cuesta adivinar que Rosa Francia ha escrito esta historia impulsada por el deseo de una humanidad feliz. 


 Efectivamente, nos toma de la mano para enseñarnos cómo transformar  un tema lacerante en vuelo triunfante, tema escabroso cuya trabajadora literaria convierte en un texto sin rebuscamiento, sin complejidades, de fácil comprensión.  Para contar, para invitar a los demás a ver con nosotros el otro lado del arco iris, se necesita conocer bien lo que se quiere contar, adentrarse en la historia haciéndola suya, crecer con ella, volver a nacer con ella y en ella, con acta de nacimiento propia la historia ajena. Rosa Francia hace esta metamorfosis. Torna la tragedia, el espanto, el tiempo detenido en heredad de porvenir. De la muerte vuelve a construir el milagro misterioso de la vida.  Habla la verdad y la enrrumba, cual prometido vuelo de mariposas.
La historia de las mariposas, sea la de Rosa Francia, Don Pedro Mir, Julia Álvarez, por mencionar escasamente algunos, es una aseveración portentosa, es un estandarte sin tiempo. Denuncia y proclama, el terror no puede con el temple y la vergüenza. La unión derriba los muros del miedo. La sangre no desangra la conciencia. Y cual mandato místico, la valentía fulmina el infierno.
Es ese el gran valor de la obra de Rosa Francia. Acerca a nuestros chiquitos a la historia, a la lectura, con su bagaje lúdico que también exhibe una flamante mochila educativa. Se trata de un texto idóneo para el aula. Cómo soslayar su exhortación a los valores patrios, a la solidaridad, a la compasión, a la libertad.  Su contenido didáctico obliga a desear que se multiplique su presencia en la escuela, en entregas ora en Cívica, ora en Historia Dominicana, en Ciencias, Medio Ambiente, en Arte.



Se trata, repito, de un texto idóneo, para gozar además en familia, alrededor de su discurso anhelante, por los encargos del bien hacer, motivándonos a insertarnos en el inventario de sueños que tenemos pendiente alcanzar. Gran aporte para el presente y el futuro de un país que hoy se debate entre el fracaso de los ideales y el reino de los desalmados, donde la usura se ha apropiado de la buenhomía y al espanto y al dolor hay que tejerle una red, con la convicción, la fuerza y la unión de las mariposas.
Fue dicho, casi en la Víspera de la Navidad, en esa fecha en que los niños dominicanos recibieron Las Mariposas de Rosa Francia Esquea. Los sueños son más poderosos que los hechos. La esperanza siempre triunfa. Y la fuerza del amor traspasa la muerte.

http://hoy.com.do/las-mariposas-de-rosa-francia-esqueaaporte-al-presente-y-futuro-del-pas/

domingo, 28 de diciembre de 2014

REGALA EL LIBRO MÁS RECIENTE DE LUIS MARTÍN GÓMEZ



REGALA LIBROS DE MARY COLLINS


LIBROS DE MARGARITA LUCIANO PARA REGALAR





LIBROS DE CÉSAR SÁNCHEZ BERAS PARA REGALAR














LIBROS para niños DE RAFAEL PERALTA ROMERO PARA REGALAR EN NAVIDAD













LIBROS DE BRUNILDA CONTRERAS PARA REGALAR EN NAVIDAD: haddabruni@hotmail.com, (809=539-0435












Libros de Lucía Amelia Cabral para regalar en Navidad: Intergrafic (809) 368-3753 y (809) 368-3762







sábado, 20 de diciembre de 2014

Soy un libro, poema de Mary Collins de Colado



Soy un libro pequeñito
calladito en mi anaquel
tengo cosas que contarte
¡mas me tienes que leer!

Soy tu amigo, ven conmigo,
ven conmigo a platicar
cuantas veces me reclames
otras tantas me tendrás.

Si me pides una historia
muchas más te contaré
un poemas, unas memorias
lo que quieras te diré.

Soy un libro para niños
para niños ¡Qué sé yo!
Ven, descubre lo que encierro,
pero no me ignores ¡No!

Soy un mago de ilusiones
soy un mundo ¿quieres ver?
¡Cuántas cosas fabulosas
entre letras y papel!

Aunque soy muy pequeñito
calladito en mi anaquel
hay secretos entre mis páginas...
¡Mas me tienes que leer!

©Mary Collins de Colado