Amigos, colegas y colaboradores

jueves, 26 de noviembre de 2015

NUEVA NOVELA HISTÓRICA DIRIGIDA A LA JUVENTUD: "EL FALDÓN DE PÓLVORA" DE EMILIA PEREYRA









Agradecimiento de la autora:

"El acto de lanzamiento público de El faldón de la pólvora no hubiese sido posible sin la colaboración de valiosas personas a las que quiero agradecer, especialmente. A Ruth Herrera, de Santillana, editorial que hace la publicación, al historiador Juan Daniel Balcácer, presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias y el escritor Manuel Salvador Gautier.
Durante el acto realizado anoche en el Archivo General de la Nación, Balcácer y Gautier hablaron sobre la novela inspirada en la heroína María Trinidad Sánchez. Para ambos mi profunda gratitud por sus talentos y generosidad.
También agradezco a todas las personas que asistieron al acto y a las que quisieron estar presentes y que por una u otra razón no pudieron llegar".


miércoles, 25 de noviembre de 2015

V Entrega de Premios TE REGALO UN SUEÑO 2015

V entrega de premios del concurso Te regalo un sueño 2015, organizado por Vicepresidencia de la República, Biblioteca Infantil y Juvenil y el PIALI.
En un precioso acto fue realizada la entrega de premios de la quinta edición del concurso de cuentos Te regalo un sueño. 15 niños y niñas recibieron juguetes, libros de cuentos, entradas para el cine y cuentas de ahorrro por los bonitos cuentos que escribieron.
846 cuentos de alrededor de 60 centros educativos llegaron a la biblioteca. Es importante que la escuela, acoja estas actividades y las implemente de manera constante. Se puede jugar con las palabras, todo es cuestión de la creatividad y de la pasión del maestro como facilitador entre los libros y los alumnos.
Gracias a las escritoras Lucía Amelia Cabral, Leibi Ng y Karina Ubiñas, quienes formaron parte del jurado.
Felicitamos a todos los pequeños escritores. Nos toca guiarles para que desarrollen esas capacidades. Les invitamos a seguir escribiendo cada día. En estos concursos que realiza la BIJRD nadie pierde. Aquí es ganar ganar.
Agradecemos a los patrocinadores Juguetes Playmobil, Tienda St. Jacks La Asociación La Nacional de Ahorros y Préstamos, Editorial Alfaguara, Plan LEA de Listín Diario, Alborada y Colonial Gate.










sábado, 21 de noviembre de 2015

¿EXISTE LA LITERATURA INFANTIL?

¿EXISTE LA LITERATURA INFANTIL?

Daniel Mathews
U. del Centro del Perú –Huancayo.
El tema de la literatura infantil es polémico. ¿Existe algo que podamos llamar efectivamente "literatura infantil"? Si se trata de llamar así a lo que escriben los niños habría que llamar senil a lo escrito por el último Borges o juvenil a lo de María Emilia Cornejo. Es simple y llanamente literatura y cualquier adjetivo adicional sobra.

Normalmente lo que se escribe para los niños efectivamente puede recibir el título de "infantil" pero más bien no el de literatura. Son textos educativos -pueden haber sido redactados en prosa o en verso, es otro tema- más que literarios. A veces ni llegan a ser textos educativos. Suelen ser bodrios que sirven para torturar a los niños en la escuela. Vendidos como si fueran literatura son, en muchos casos, la causa de que estos niños no quieran volver a coger un libro. En realidad, si resultan particularmente antipáticos estos textos es por las relaciones de poder que establecen entre emisor y receptor. La mal llamada literatura infantil supone una relación autoritaria en la que el emisor (profesor, "autor infantil", o como quiera llamársele) está en condición de superioridad frente al receptor (niño) por un privilegio de edad que, se supone, le otorga un saber. Por eso siempre tienen una moraleja, una enseñanza. 

El texto literario en cambio supone una relación comunicativa, un contacto, entre lector y autor, en el que resulta siendo el lector quien realmente crea el poema, el que le da sentido. Es una forma de contacto entre iguales, en la que es el saber del receptor el que podrá llenar el texto. El escritor puede tener un "lector ideal" al momento de escribir o puede estar escribiendo simplemente como quien tira botellas al mar. Lo que no puede es creer que el lector es un minusválido a quien hay que guiar. Es más bien un interlocutor con quien conversar. Y esto es lo que hace tan difícil escribir teniendo al niño como "lector ideal". Hay que comenzar reconociéndolo como un semejante.
En la relación entre literatura e infancia ha habido varias formas de superar el carácter autoritario que supone la "literatura infantil". Una es escribir reconociendo en la infancia una "edad de oro" y por tanto respetando, cuando no exaltando, sus propias posibilidades, como una forma de ir más allá de la razón adulta. No sólo se acepta al niño como un ser distinto. Es más que eso la posibilidad de levantar al niño como alternativa frente a una racionalidad que a cada paso muestra sus límites.
Daniel Mathews
trigoso@geo.igp.gob.pe
U. del Centro del Perú -Huancayo

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Santillana y la Comisión de Efemérides Patrias organizan coloquio sobre novela “El faldón de la pólvora”, basada en la vida de María Trinidad Sánchez



Editorial Santillana y la Comisión Permanente de Efemérides Patrian invitan al panel sobre la novela de la escritora Emilia Pereyra titulada “El faldón de la pólvora”. La actividad se realizará el miércoles 25 de noviembre a las 7:30 de la noche, en el salón de conferencias del Archivo General de la Nación. Los expositores serán el historiador Juan Daniel Balcácer, el escritor Manuel Salvador Gautier y la propia autora.

Publicada en la colección juvenil de Santillana, la narración trata la vida de la heroína María Trinidad Sánchez y especialmente en los momentos álgidos en que se enfrentó a la sentencia de muerte dispuesta por el gobierno del dictador Pedro Santana, un año después de proclamada la independencia nacional.

“El fusilamiento de la heroína María Trinidad Sánchez despertó en mí un gran interés por reconstruir el drama –comenta Pereyra-, desafío que enfrenté indagando en la escasa bibliografía, recreando el ambiente y la cultura de la época y supliendo con imaginación los vacíos que no puede llenar la historia en casos como éste”.

Por su lado el historiador Balcácer celebró la publicación entendiendo que ha venido a llenar un vacío en la producción de narrativa histórica y más aún, al  enfocarse en una heroína que contribuyó a fundar un país libre y un gobierno digno.  En su segunda experiencia en este género –después de “El grito del tambor” sobre la invasión de Francis Drake–, Pereyra logra hacerlo de manera original y apegada a la verdad histórica.

El Archivo General de la  Nación se encuentra en la calle Modesto Díaz No. 2, Zona Universitaria.

martes, 3 de noviembre de 2015

Consideración sobre Literatura Infantil de Luis Carvajal


Se equivocan quienes minimizan y estigmatizan la literatura para niños e infantes.
Es cierto que se produce mucha basura, pero eso ocurre en casi todas las actividades humanas. La paja es siempre más abundante que el grano.
Escribir para los más pequeños requiere de un esfuerzo creativo e intelectual igual o mayor que en los ensayos más complejos, en las reflexiones poéticas más profundas o en las historias con argumentos y tramas más intrincados.
Para lograr la aparente sencillez, para conmover y motivar a los más pequeños, para penetrar en su mundo y conquistar sus fantasías se requiere de auténtica calidad y verdadero trabajo.
Admiro, respeto y valoro a quienes producen literatura para pequeñines.
¡Gracias por existir creadores de mundos y de magia!
¡Gracias por sembrar en terreno fértil!

Luis Carvajal Núñez

miércoles, 28 de octubre de 2015

JUANA LA IGUANA HARAGANA por Luis Carvajal Núñez



(A mis hijas Nexcy Carolina Carvajal, Etzely Baez y Laypa Bloom quienes me preguntaron -¿Para qué sirven las iguanas si siempre están de haraganas? -Para ser iguanas-, respondí entonces.)

Ella no sabía
de lunes o agostos.
Siempre descansada
y siempre en reposo
miraba hacia el agua
con el sol al lomo.
Juana le llamaban
el sapo y el loro.
"La iguana haragana"
le bautizó un tordo.
Sobre alguna piedra
su pesado torso
pasaba los días
de mayo lluvioso,
las tardes de octubre,
las noches de agosto.
Un Chiví travieso
le mira envidioso.
Un cangrejo verde
pasa presuroso;
los ojos atentos,
la muela pequeña cerca de la boca
y la muela grande delante de un ojo
La iguana haragana
abre su bocaza,
su lengua se estira
y rápidamente vuelve y se retracta.
Ya tiene comida:
una mariposa que iba descuidada
se quedó pegada
a la larga lengua de Juana la iguana.
Y pasan las horas,
los días, semanas:
frutos de Saona, hojillas de Abrojo,
cactus y guasábaras
un poco de hierbas, una joven rama
muy tierna y muy verde le llenan la panza
sin que afane mucho
la haragana Juana.
Les diré un secreto:
la iguana trabaja,
como casi nadie:
trabaja comiendo,
defeca y trabaja.
Ella abona y siembra de verde su casa
Riega las semillas ya fertilizadas.
Quien no entiende piensa que siempre descansa.
La verdad que siempre trabaja la iguana
y el jardín de espinas que adorna su mundo
debe sus colores a la iguana Juana.
Pero un día llega
un ser en dos patas:
y le ensucia el agua
y encierra a los loros
y su amigo el sapo se va de las charcas.
Se reseca el pasto.
Se queman las ramas.
Ya no hay mariposas, abejas, cigarras.
A afanar empieza la "iguana haragana",
pero ya no hay nada que llene su panza.
Los tordos se han ido.
El Chiví no canta.
el Aura tiñosa
planea en el cielo.
La iguana haragana ya no mira el agua:
no hay cangrejos verdes
y aunque el tiempo pasa, como la ha hecho siempre,
ya Juana la iguana no tiene mañana.
El final del cuento
sería distinto
si el bípedo tonto
no ensuciara el agua,
no secara el pasto, no incendia las ramas.
¡Que hermosa sería la historia que narro
si el amigo sapo se queda en las charcas!
Si Juana, la iguana, sigue de haragana
pasando los días
de mayo lluvioso,
las tardes de octubre,
los días, semanas
y que el tiempo pase
como lo ha hecho siempre,
regando semillas ya fertilizadas
y el jardín de espinas que adorna su mundo
deba sus colores a Juana la iguana.

©Luis Carvajal.

Lago Enriquillo, 11 de mayo de 1991.

sábado, 24 de octubre de 2015

Cuentos sin ningún porqué, de Yuan Fuei Liao, en los ojos de Leibi Ng

Palabras de Leibi Ng en la puesta en circulación de la obra de Yuan Fuei Liao: "Cuentos sin ningún porqué", Alfaguara Infantil, Editora Ruth Herrera Montero


El autor Yuan Fuei Liao junto a la niña Tiziana y al jovencito Axel en un acto de magia donde se metieron los nombres individuales de los 14 relatos y al final salió el libro.

Lo primero que vamos a aclarar es que esto no es una conspiración de chinos. No fue que la editora Ruth Herrera decidió juntar a los chinos. Se trata de un auténtico flechazo de empatía literaria entre Yuan y yo. Sabía que había un chino que hacía origami con José Rafael Sosa, pero nunca lo había visto. No sabía quién era. De manera que cuando nos conocimos en la pasada Feria del Libro, algo me dijo que no era cualquier chino y que no lo iba a llamar “primo”. Era un colega en toda regla. Alguien con el don de la observación y la sed del conocimiento. Alguien capaz de visitar la Feria Infantil varias veces con sus hijos, o sin ellos, con su esposa... y observar, observar y observar… y tomar lo mejor de ella.


Ruth Hererra, Editora Alfaguara Infantil

Cuando Ruth me habló de este libro en gestación, dijo algo que despertó mi interés inmediato: “Son cuentos distintos”. Distintos, distintos… me quedé pensando. Si eran así, lo que sentí es que eso trazaba una raya entre lo que conocemos y lo que teníamos que conocer.
José Rafael Sosa, semblanza de Yuan Fuei Liao. Amigo
No es casual que la literatura infantil dominicana haya surgido de la mano de los maestros. Entonces el concepto de “animación sociocultural” no existía.  La sociedad prepara su relevo y eso está arraigado en las familias como las raíces a la tierra.  Recuerdo que se asociaba el ocio con la delincuencia. Uno escuchaba insultos como “vago”, “sin oficio” y concluíamos que no estar ocupado era malo. De manera que si se iba a leer había que sacarle provecho y de ahí que no hubiese lectura sin moraleja ni narración ajena a la pedagogía.
En su libro “Teoría de la Literatura Infantil”, el doctor Juan Cervera, plantea la dificultad existente para englobar en un concepto la L.I.J. Escribe que en ella “se integran todas las manifestaciones y actividades que tienen como base la palabra con finalidad artística o lúdica que interesen al niño”. Y agrega: “L.I. es toda producción que tiene como vehículo la palabra con un toque artístico o creativo y como destinatario al niño”.  “La literatura infantil es básicamente una respuesta a las necesidades íntimas del niño”, concluye.


Laura Sánchez, cantautora y presidenta de la casa de Yuan, José Rafael Sosa colega y Yuan Fuei Liao







Rendida ante esas precisiones, valido que este aire renovado de “Cuentos sin ningún porqué” nos recuerda a todos los profesionales de la L. I. J. que nuestra misión es crear pensando en las necesidades del niño, no en las del libro de texto, no en la corrección de conductas, no en la formación del adulto del futuro... y sin embargo, en la obra se encuentran múltiples vías para transmitir un mundo lleno de valores, verdades y sabiduría. Yuan, además trae la fórmula interesante que se cifra en su epígrafe: “Narraba cuentos para dormir a los niños y despertaba a los adultos”. No más preguntas, como dicen los abogados. Ahí se concentra gran parte del potencial de este libro.
Tenemos un libro formado por 14 relatos distintos desde sus títulos. Realmente trece. El recolector de palos, no es un cuento en sí mismo, sino la introducción que eligió el autor, en forma narrada, para comunicarnos que él, influenciado por las acciones de un niño, no necesita razones para crear y narrar y de ahí el título de la obra: CUENTOS SIN NINGÚN PORQUÉ y entonces distinguimos algo determinante: La literatura infantil según Yuan está basada en el placer de crear y contar.
Pero tengo una mala noticia para Yuan. Tus razones son tan poderosas que trascienden el mero hecho creativo y uno por uno tus relatos se justifican con muchos argumentos que los validan.
En cada uno de ellos hay, por la misma diferencia que les caracteriza, enseñanzas de vida que los acercan a la fábula y hasta a la leyenda. Sí, a la fábula, porque ese relato  corto, de ficción, transmite de ineludible forma la verdad y los valores. La buena noticia es que el propósito de actuar sin una razón predeterminada está logrado, pues no hay afán de didactismo: lo lúdico está por encima de la moraleja. Y más que nada, lo sugerido, lo complementario, da lugar a historias sobre historias a partir de definiciones, respuestas, preguntas y respuestas. Los ejemplos alargarían esta presentación.


El ladroncillo de sombras muestra de manera luminosa, el bienestar que proporciona la generosidad. Lo brillante que es dar y cuidar a los demás en oposición a la acumulación y al egoísmo que tiznan como la pena de Miguel Hernández. Pero lo que nadie debe pasar inadvertido es ¿por qué Esteban inicia su carrera de acumulador de sombras? ¡Quería ser el centro de atención de todos! Aquí hay un conflicto porque todos los niños quieren serlo y para lograrlo gritan, lloran y manipulan. ¿Solución? ¡Vamos a leer el libro de Yuan!
En La tienda de calzados se reafirma que “Lo que está para uno, nadie se lo despinta”. El uso creativo de los nombres le da, sin duda, un encanto especial a este relato.


En Bla bla bla, Yuan muestra con mucho tino que “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”  tan sólo al contraponer un lugar llamado “Hacen hacen y no dicen” versus otro nombrado: “Dicen dicen y no hacen”, plantea una cuestión que es para despertar a los grandes y dormir a los pequeños.
En Abracadapalabra nos enfrentamos a un problema de conciencia: ¿Debemos intervenir cuando sabemos que un compañero o compañera está cometiendo una falta? Aunque de manera fantasiosa, hay una voluntad muy firme de hacer lo correcto, en este relato.
El árbol que se convirtió en animal es un relato muy curioso porque adquiere el matiz de las leyendas y está hecho de tal forma que plantea muchas interrogantes. Así que prepárense a contestar ¿por qué existe la sequía?, ¿por qué las nubes eran indiferentes? ¿En qué se parece una jirafa a un árbol? Más, muchas más preguntas saldrán, pero les dejo el dato de que la lengua de la jirafa mide 20 pulgadas y queda claro el poder de la persistencia, pues en casos extremos, no hay por qué perder la fe y ser pasivos.
En Brindis para Doña Amanda, reina de Salilú, mi favorito, se describe un reino que sugiere la misión de Yuan: “Ustedes son la sal de este mundo”. “Ustedes son la luz de este mundo”. De manera que se juntan las linternas y los saleros, recipientes de las materias primas que hacen de nosotros luz, pero también seres salaos, con gracia. Brindar por los dones, por la vida, por todo y ese guiño donde se mide el cariño que es lo que me entusiasma, porque sé que va a reproducirse entre nuestros niños:
“—Doña Amanda, yo te quiero como la pasta quiere al clavel…”
Y uno se queda con los ojos desorbitados buscando la relación entre una cosa y otra: pasta/clavel, pasto/clarín; mesa/patín; sancocho/concierto; pantufla/cuaderno; bizcocho/florero; vestido/cangrejo… porque esa es nuestra costumbre y así duramos un rato hasta que recordamos ¡no hay porqué!  Pero encima, hay lluvia de arriba para abajo, pero no de agua porque si no, no tendría chiste; y de abajo para arriba, de algo que yo adoro (chocolates). Por suerte está Doña Amanda para calmarnos, y los súbditos, linternas y saleros, dispuestos a acatar y a seguir brindando en un ágape eterno y haciendo nacer alegrías y abrazos.



En El ventilador que se mareaba, ¡figúrense! Condenado a dar vueltas y no puede ejercer igual que el atleta que se lesiona. ¡Y oh, sorpresa! Se ofrece una solución llena de simpatía y compasión, “medicinas” que debemos tomar cada día para engrandecimiento del alma. Pero hay ñapa, (porque estos cuentos tienen ñapa): No se menciona la palabra “reciclaje” pero se enseña.
Imagina es un relato que sugiere que se pueden hacer bizcochos a pesar de no tener los ingredientes. Y aquí pensé en las miles de acciones que realizamos sin darnos cuenta y las disfrutamos. Creo que es una invitación de Yuan a que posemos la mirada en lo esencial  y en muchas cosas que hacemos sin poner toda la atención y por tanto nos vemos obligados a repetir las acciones, a comenzar de nuevo y a perder tiempo.
Mono Polio y Mono Sílabo pertenecen a otro reino donde hay un rey mono que se deduce quien es por el nombre. Un símil estupendo para transmitir a los niños el concepto, o mejor dicho los conceptos de monopolio y democracia. Por supuesto, la palabra democracia no se pone, pero un monito revolucionario cambia la conducta de todos los hambrientos como suele suceder.
Aquiles, el del pie ligero… ¿pesado? ¡Ligero?,  El libro que se negaba a abrirse de noche, La ventana exige vacaciones y Los soñopolitanos y sus sueños completan este libro fantástico que recomiendo decidida y confiada en que más y más producciones como esta se nos brindarán en lo adelante, no sólo del propio Yuan, quien tiene su originalidad asegurada, sino de todos los que queremos despertar el amor por el conocimiento, el vuelo de la imaginación y el mundo inconmensurable que adquirimos a través de la lectura.
Muchas gracias

Leibi Ng
Escritora
Directora de Relaciones Públicas
Revista Infantil Tobogán

Leibi Ng

jueves, 8 de octubre de 2015

Comienza la Batalla de los Cuentos en su V Edición con el auspicio de la Vicepresidencia de la República y la Biblioteca Infantil y Juvenil de la República Dominicana








Pincha el link para tener los cuentos seleccionados:


Dulce Elvira de los Santos, actriz, titiritera y autora es la Directora
de la Biblioteca Infantil y Juvenil de la República Dominicana.

La directora da apertura al acto.
Leibi Ng pronunció unas palabras motivadoras sobre la lectura.





La dinámica Yaniris Espinal y el compañero encargado de protocolo

Ella quiso saber qué libro estaba yo leyendo: "Método fácil y rápido para ser poeta Volumen I"
del gran poeta colombiano Jaime Jaramillo Escobar ¡divertidísimo!







Profesora y autora Martha Norys Vanderhorts
Mis palabras:

La Batalla de los Cuentos

Lo primero que hice cuando Dulce Elvira, la simpar directora de esta biblioteca me solicitó que viniese hoy a hablarles sobre la importancia de la lectura, fue… ¿Qué ustedes creen? ¡Sí! Ir a Google. Pero, como me salió a la primera, algo que yo ya conozco, me dije a mi misma: ¡Serás tonta! ¿Qué han hecho los libros por ti? ¡De eso se trata! Miré a mí alrededor, medio perdida… (Sí, porque a lo que más miedo le tenemos en la vida es a repetirnos, a no ser originales)… Vi el montón de libros, libritos y libracos, papeles sueltos y encuadernados; revistas, folletos y folletines que habitan mi casa… Pensé en cinco viajes de ida y vuelta a Europa y las maletas llenas de libros de una y otra parte, los libros que he perdido, los libros que me aguardan en Italia, en España… Los hermosos libros que amo y que ya nunca volveré a tener en mis manos… y debo confesarles, amigos, que yo prefiero andar desnuda que quedarme sin libros. O lo que es lo mismo. Quedarme sin libros equivale para mí a andar desnuda.
Desde los 5 años cuando aprendí a balbucear las primeras letras mi hambre de lectura no ha cesado. Me recuerdo escondida en la penumbra leyendo como si rezara los muñequitos de los periódicos.  Me metía, no sé cómo en casas ajenas a leer, sentada en el suelo y sin noción de tiempo. En particular, había un repartidor de periódicos que sólo sonreía cuando llegaba a su casa y me encontraba manoseando los diarios que tenía que devolver en su trabajo, los que quedaban, los que no tenían casa y regresaban a la editora. También la casa de un plomero, un hombre alto y gordo de origen cocolo apellido Robert, que usaba un pequeño maletín y me miraba preocupado sin entender qué hacía una niña de 8 años en un rincón de su casa en el cual sus hijas (Carlota y María Elsa), me dejaban instalar porque había una colección de la revista Selecciones de Reader's Digest que me encantaba.

El placer que yo encontraba en la lectura
no me lo daba jugar a las escondidas,
porque entre libros me sabía encontrar.
El placer de descubrir palabras nuevas
no lo hallaría montando bicicleta
porque nunca me la llegaron a comprar.
El placer de conocer otras familias,
personas, culturas, animales, países,
ciudades, utensilios, tradiciones, festejos,
caracteres, psicología de personajes,
reacciones, historia, humor…
no me lo iba a dar la calle ruidosa
con tránsito desordenado  y música bailable
a muy alto volumen en una algarabía interminable.
El placer de ser paseada curso por curso
como un ejemplo de buena lectora
con una fábula de Esopo,
en mis primeros días de escuela,
no me lo iba a proporcionar jugar
bingo en el patio de doña Isaura.
El placer de entender el mundo
con ojos sabichosos, con claridad mental
y dispuesta a tomar decisiones
no me lo dio mi pobre barrio,
ni mis pobres padres, ni mi pobre escuela…
Me lo dio la lectura y el riquísimo mundo del conocimiento.

Hoy día, el placer de ser llamada escritora, por la capacidad de poner sobre el papel mis ideas, no se debe al esfuerzo deliberado por tener una profesión de prestigio sino a la bendita inclinación que tengo a la lectura y a la capacidad de leer el alma de todos los que con palabras me visten y me abrigan, ropaje que me viste y que sé me van a regalar ustedes en medio de esta batalla de cuentos.

¡Vístanme de palabras y ganen la batalla a la ignorancia!

Leibi Ng
8 de octubre de 2015





"Nada nos enriquece más que la lectura.
Nada abre mejor las puertas del saber 
que un buen libro. Nada nos puede brindar 
la compañía permanente y enriquecedora de un libro".
Margarita Cedeño de Fernández
Vicepresidenta de la República