"Chicuí, Corazón de Joya" de Edelys Figueredo Garcés, por Leopoldo Minaya



Una hermosa historia contada con sencillez y elegancia, "Chicuí, Corazón de Joya" llega a nuestras manos para quedarse. La nobleza interior llevada a primer plano como valor esencial del hombre -sin detrimento de la calidad literaria a causa de una apretada justificación utilitaria-, puede ser uno de los principales atributos de esta obra delicada que nos revela acendradas verdades ocultas tras las cortinas de lo cotidiano. ¿Y cuáles son esas verdades que se rozan? La convicción de conformar un mundo unitario en que lo grande y lo pequeño alcanzan la misma dimensión en tanto se complementan y a un mismo tiempo se confirman; el encerramiento del ser en su propio mundo y su indiferencia ante los apremios del semejante; el carácter banal y superfluo de todo cuanto no resulta indispensable, con excepción de lo bello, lo verdadero y lo bueno, para los cuales no existe continente; el ente como substancia de la Vital Inmanencia en la que fluimos consubstanciados, y de la aprehensión de este conocimiento; dicho, como se ha expresado, con el enfoque oblicuo que conviene al Arte y con las palabras que manejamos todos, al margen de la didáctica y de la retórica. Como si fuera poco, la obra destaca por su fuerza emotiva y sus acrisoladas pinceladas poéticas dejadas caer en su estructura narrativa. Escrita por Edelys Figueredo Garcés, Ilustrado por Tania Marmolejos. Edición patrocinada por la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos. Los fondos de la venta de este libro infantil están destinados a darle continuidad a los proyectos de preservación de la Reserva Científica Ébano Verde. A la venta en Fundación Progressio, 809-565-1422.

Comentarios