domingo, 6 de octubre de 2013

Nos reorganizamos...

Amigos, colegas: Pedimos excusas por los inconvenientes que podamos causar. Estamos pasando todos los links de sitios amigos a nuestro otro blog:

http://cacaitomentaychiclet.blogspot.com

La razón es que algunos estudiosos nos explicaron que era mejor dejar la producción nacional, tal como anuncia el título del blog, sin mezclar con los excelentes sitios de los amigos de todo el mundo que nos inspiran y acompañan.

Mi admiración y agradecimiento ¡siempre!

Leibi Ng

Fundación "Han Christian Andersen" convoca concurso de cuentos

SANTO DOMINGO. La fundación "Hans Christian Andersen", dedicada al fomento de la lectura entre los niños y jóvenes dominicanos y el Consulado de Dinamarca discutieron un programa de actividades que incluye un concurso de reelaboración de narraciones breves basadas en algunos cuentos clásicos del famoso escritor danés Hans Christian Andersen.

Julio Sierra Gómez y Stephannie Bernabé, directivos de la fundación y los señores
Sven Holmbom, Cónsul General de Dinamarca en el país y Marie-Louise Maaloe, Cónsul de la Embajada de Dinamarca en México.

 
Ilustración para EL RUISEÑOR de Hans Christian Andersen
El certamen está dirigido a estudiantes del bachillerato de colegios y escuelas de la República Dominicana. En las bases se establece que el objeto será "la reconstrucción de unos de estos cuentos de Hans Christian Andersen: "El patito feo", "El soldadito de plomo" o "La sirenita". La extensión de las narraciones y demás características del concurso aparecerán en las bases que serán publicadas en el próximo mes de octubre.

La fundación se auxiliará de diversos instructores para impartir talleres de lectura, en coordinación con las autoridades del Ministerio de Educación y de los distintos planteles escolares. También se ha editado un folleto con los tres cuentos seleccionados para ser obsequiado a los estudiantes.

De igual forma, la fundación dará a conocer mensualmente la lista de los diez libros más leídos en la República Dominicana, en coordinación de las distintas librerías y bibliotecas del país.

Otro programa que desarrollará la fundación Hans Crhistian Andersen es "Conozca nuestros autores", por medio del cual se invitará a cuentistas, novelistas, poetas y escritores en general a participar en tertulias desarrolladas en las escuelas y colegios de toda la República Dominicana.



La fundación Hans Christian Andersen, rinde tributo al gran autor danés y tiene por objeto fomentar la lectura en la República Dominicana al forjar lectores que adquieran el amor y compromiso por la lectura de la literatura infantil y juvenil, el conocimiento de los autores, los ilustradores, los libros y sus valores para que a su vez puedan transmitirlos.

El encuentro tuvo lugar en la sede del consulado de Dinamarca en el edificio Diamond Mall y en el mismo participaron los jóvenes Julio Sierra Gómez y Stephannie Bernabé, directivos de la fundación y los señores Sven Holmbom, Cónsul General de Dinamarca en el país y Marie-Louise Maaloe, Cónsul de la Embajada de Dinamarca en México.

La Fundación Hans Christian Andersen tiene su local en la calle Jardines de Versalles, esquina Romero, los Jardines del Norte, en Santo Domingo, Distrito Nacional.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Elizabeth Balaguer gran escritora y promotora, hace un taller en la VII Feria del Libro en Nueva York con AGUA DE SAL, la historia de la niña que no sabía llorar.

Mi gratitud para Elizabeth Balaguer ¡Siempre!




Después de leer el cuento, Elizabeth pidió a los pequeños que eligieran colores para ilustrar las lágrimas y...


Hubo lágrimas amarillas o doradas...

Lágrimas moradas, azules, naranjas, verdes...



Las lágrimas, esa agua de sal que brota de los ojos, puede tener el color de la alegría o la tristeza, de la esperanza o de la timidez, del miedo o de la rabia, de la nostalgia o de la fe. Conociendo nuestras emociones, nos conocemos a nosotros mismos.




Ahora estoy triste...
¡Ahora estoy contenta!





domingo, 15 de septiembre de 2013

MI BURRITO SALTARÍN




Por GABRIEL MOQUETE

Mi burrito saltarín,
saltarín y cariñoso,
recuerdo cuando gozosos
íbamos a Magarín.
te colocaba el cojín
sobre tu lomo sangrado
(Dios me lo haya perdonado
y tú, burrito, también),
¡quién tiene la culpa, quién...,
el ignorante pasado.

La jáquima colocaba
sobre tu hocico soplón,
luego, un aparejo anchón
sobre tu lomo colgaba.
Y con la cincha apretaba
tu barriguita plomiza,
y bajo de la rabiza
en confianza y sin cautela
te ponía la gurrupela
que al aparejo agarraba.

Y tú, mi burrito, y tú,
resignado soportabas,
solamente resoplabas
henchido de juventud.
Pero, añadida a tu cruz
unas árganas ponía
que llevaban mercancía
a un punto determinado,
me duele aquél vil pasado,
esa carga la hago mía.

Y partíamos tú y yo
como mansos peregrinos
precipitando caminos
que el destino nos cargó.
Yo no te olvido, ¡no, no!
tu recuerdo me aletarga
y si tu vida fue amarga
la muerte venció tu cruz,
por siempre descansas tú
yo prosigo con mi carga.

Recuerdo al cruzar el río
un sublime atardecer,
tú te inclinaste a beber
y miraste el rostro mío.
Recibí como un envío
de tu ternura sin fin;
cuando voy a Magarín
y el Soco voy a cruzar
veo tu imagen asomar
mi burrito saltarín.


©Gabriel Moquete

sábado, 14 de septiembre de 2013

Vicepresidencia lanza programa “La mochila andariega”

Consiste en que la BIJRD prestará por 15 días a una familia diferente una mochila que contiene material para estimular la lectura y la imaginación de cada uno de sus integrantes.


Dulce Elvira de los Santos, directora de la BIJRD.

Santo Domingo.- La Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD) lanzó el programa “La Mochila Andariega”, con el que busca promover el hábito de lectura entre las familias dominicanas, propiciando su integración al tiempo que se involucran en la animación de la lectura.

La mochila contiene un material destinado a estimular la lectura y la imaginación de cada uno de los miembros de la familia. Incluye un libro para los padres, libros para los hijos,  revistas, paquitos, el ideario del patricio Juan Pablo Duarte, los decálogos “Una familia comprometida con la lectura” y “Pequeño gran lector”, una libreta para reseñar la experiencia con los libros leídos, así como un estuche con lápices y bolígrafos.

La directora de la biblioteca, la escritora Dulce Elvira de los Santos, indicó que disfrutar en familia de un cuento, de una poesía, de una leyenda confiere a la palabra poderes mágicos y asocia la lectura con el placer, “porque lo que un niño ve en el hogar, sencillamente lo replica cuando adulto”.



“La Mochila Andariega inicia su travesía en esta BIJRD y no sabemos cuándo ni dónde se detendrá. Lo que sí sabemos es que cada hogar que la reciba, compartirá conocimientos, educación y cultura”, señaló la también titiritera.

La directora del centro cultural agregó que la primera escuela del niño es el hogar, porque es donde aprende  valores, el modo de sentir, de ser, de pensar.  “Por eso hablar de lectura en el hogar es fundamental, porque la familia es una fuente de experiencias y aprendizaje constante. Por eso lanzamos este programa de fomento a la lectura con el que procuramos que el hábito lector se desarrolle en familia.




En nombre de las primeras familias que participan en el proyecto habló Severino de los Santos Viñas, quien agradeció a la vicepresidenta, doctora Margarita Cedeño de Fernández por iniciar este proyecto. “Gracias a este centro cultural por darnos siempre la oportunidad de participar en estos proyectos de formación, estoy convencido que por medio de la lectura podemos tener mejores condiciones de vida. Con esta mochila estoy seguro que juntos seguiremos avanzando”, señaló.
El acto contó con la presencia de la licenciada Ceneida Mosquea, subdirectora de Eventos y Actividades de la biblioteca; Rosa Francia Esquea, editora de la revista infantil Tinmarín y de los escritores Rafael Peralta Romero, Leibi Ng y Lucía Amelia Cabral.





 Detalles del proyecto

“La Mochila Andariega” funcionará como un préstamo de la biblioteca durante 15 días, donde cada familia podrá  disfrutar e intercambiar el contenido que lleva dentro. Los materiales que contiene la mochila están adecuados a las edades de cada miembro del núcleo familiar. 



En esta primera etapa, el programa impactará a 21 familias pertenecientes a los grupos de lectura del centro cultural, hasta completar las 89 que integran el grupo.
En el programa también podrán participar las personas que visitan regularmente la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana, ubicada en la calle doctor Delgado esquina avenida Francia, donde se realizó el acto de lanzamiento.

Dirección de Comunicación

12 de septiembre de 2013

Farah Hallal, la magia detrás de la literatura infantil

Farah Hallal, la magia detrás de la literatura infantil

viernes, 13 de septiembre de 2013

Palabras de Máxima Hernández sobre la puesta en circulación de AGUA DE SAL

Máxima Hernández junto a Leibi Ng
¡De coco!
¡Mira: de guayaba!
¡Wao, la mía es de menta!
¡Son mentitas chinas!

¡Y es que no es para menos! Así, escuché exclamar a muchos de los invitados que degustaron de las variedades de exquisitos dulces, que de entrada nos abrazara, cuando llegadas las siete de la noche, del martes 10 de septiembre del 2013, nos aprestamos a vivir en Centro Cuesta del Libro, un momento en verdad único e irrepetible, donde LEIBI NG nos hiciera partícipes de su nuevo alumbramiento literario infantil: “AGUA DE SAL”.

Presentado bajo la magistral conducción del Director de La Feria del Libro, Valentín Amaro; quien luego de las breves palabras de bienvenida, acto seguido dio a conocer a los integrantes de la mesa de honor, en la cual, y en adición a nuestra Escritora, se encontraban, la señora Minerva Coco; Henry Cid, quien tuvo en sus manos la diagramación y diseño de las imágenes y portada del ameno libro de cuentos que nos ocupa; los también escritores, Lucia Amelia Cabral, Brunilda Contreras y Rafael Peralta Romero; quienes a su vez resaltaron las cualidades tanto de la trama del mismo, así como las del espíritu de la autora que nos convocara. Peralta Romero, resaltaba reflexiones sobre la importancia y el fortalecimiento de la literatura exclusiva para niños


Y LEIBI NG, impregnada de esa dulzura natural que la adorna, acunada al porte de una reina tras su impecable atuendo, con su rostro de ángel, candidez en sus labios, los que en complicidad de sus ojitos achinaditos lo transmitían todo!  Una historia diferente para contar a nuestros chicos, cargada de magia, belleza y esperanzas. Posteriormente, el Poeta y Escritor Ramón Saba, leyó las apreciaciones plasmadas por el también escritor, Cesar Sánchez Beras, y mientras leía dichas líneas, de manera combinada con el cuento, algo mágico aconteció “se fue la luz, y al volver esta, duró justo UN MINUTO”, el mismo, que casualmente, le bastara a Rocío, protagonista de la trama, para tras el conjuro de la abuela, pudiera llorar y ver cuán hermosa y sana puede ser la vida.

LEIBI NG, aun cautiva de una alegría sin igual, hizo uso de unas breves, delicadas, pero muy sabias palabras, dentro de las cuales nos contó: “Yo estaba con mi familia en Cantón, lugar donde paseamos por distintos puntos históricos del mismo, de repente, llegamos a uno que era un templo, donde habita la Madre del Dragón, y allí había una inscripción que rezaba, “pide un deseo”, a lo cual de manera ingenua accedí, y pedí: “Por favor, quiero publicar un libro”, y ya ven, juzguen ustedes! Con estas palabras concluye su exposición.


Sin embargo, cuando ya pensábamos que nos marcharíamos, el conductor de la noche nos anunció que nuestra anfitriona, LEIBI NG, nos tenía una sorpresa, y así, tras el performance realizado por Clara Luz Lozano, quien de un modo extraordinario, escenificara el papel de la abuela de Rocío, y en suma, cada uno de los detalles de la magnífica obra infantil, haciéndonos vivir de modo apoteósico el esplendor que irradia la misma, donde sin darnos cuenta, nos convertimos en los personajes de “AGUA DE SAL, y al unísono, todos nos adherimos al conjuro de la abuela, parte esta, que dio un toque de distinción y diversión a tan dignificante presentación.

Y ¡AHORA! Como dijo la abuela de Rocío, ahora nos toca a nosotros dejar que las puertas del amplio mar y del universo se abran! ¡Enhorabuena!


Por: Máxima Hernández.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

PARA LEIBI, CON LAGRIMAS DE CONTENTURA

PARA LEIBI, CON LAGRIMAS DE CONTENTURA: Eladia, la Abuela Chica. “Cloruro de sodio, células primarias, … polvos de la luna, … origen y génesis, amor en mitad”, al conjuro de a...

viernes, 30 de agosto de 2013

LLEVA UN LIBRO EN LA MALETA de Virginia Read Escobal y Lucía Sforza



LLEVA UN LIBRO EN LA MALETA de Virginia Read Escobal, bellamente ilustrado por Lucía Sforza narra una historia que se sale del montón por muchas razones.
Se nos pide que llevemos un libro. Todos tenemos libros, cierto, pero ¿maleta? Bueno, de acuerdo; en todas las casas por lo menos una maleta habrá, ¿verdad? Ya tenemos libro y maleta... Enseguida surge la siguiente pregunta: ¿Para dónde vamos? Y caemos en la cuenta de que siempre estamos en movimiento y con muchísima frecuencia viajamos. Por lo tanto, esta historia habla de libros, de maletas, de viajes y de generosidad.

Distinto entre todos los libros, contiene una idea sencilla pero grandiosa, pues las cosas sencillas y elementales son las más extraordinarias.
Una idea. Una simple y pequeñita idea nació en el cerebro de una joven arquitecto y empieza a rodar como una bola, como una rueda, como un vehículo... movido por el cariño. Sí, un combustible insustituible y potente. ¡Cuántas veces hemos escuchado “la fuerza del amor”… Suena tan manido, pero resulta que es auténtico y es magnífico. La fuerza del cariño nos hace poderosos, creadores, dadores.
Si tenemos la nevera repleta y nuestro vecino apenas tiene agua ¿qué hacemos? Compartimos nuestros alimentos sin lugar a dudas.
Y si tuviéramos muchos libros en un estante, que ya hemos leído y están aletargados debajo del polvo ¿qué hacemos? ¡Los metemos en maletas o cajas y los donamos!
Virginia Read Escobal junto a los niños lectores.
  Virginia a través de Yaniris y su familia, emigrantes en España, dominicanos en donde quiera que estén, nos pide una acción revolucionaria. Si vas de viaje, lleva un libro con el fin de regalarlo.
No dulces, no adornos, nos} ropas, no cosméticos… Libros revolucionario.  ¿Y por qué son revolucionarios los libros?¡Porque llenan las cabezas de ideas! Expanden el conocimiento y enseñan a vivir.
Virginia creció viendo a sus padres y abuelos leer. Los veía con libros, con periódicos, con revistas; interesados por saber lo que decían los impresos que llegaban a su hogar.
Por eso ella desarrolló el placer por la lectura y al leer era transportista porque empezó a poner en una maleta mental sus sueños, y aprendió a llevarlos a todas partes a saliendo ya de la imaginación y la fantasía.
Un autor saca experiencias de todo lo que le han rodeado en el pasado y de todo lo que le rodea en el presente; lo incorpora como propio y es entonces cuando puede convertirlo en mensajes para el mundo.

Aparte de este caudal de emociones y vivencias que son tesoro en el alma de nuestra escritora, su amor por la tierra natal, sabemos que Yaniris, la protagonista de esta historia se pasea por las letras de una manera mesiánica porque su propósito es hacer llegar adonde quiera que haga falta el interés por la lectura y la formación de bibliotecas y sin dudas, ella va multiplicando el mismo amor de Virginia por los libros.
Amor auténtico y generoso. Un amor que en lugar de atesorar, regala. Un amor que ofrece ideas y sólo retiene el libro el tiempo necesario para provocar una sorpresa.
Estamos hablando de una acción que se escapó de las 40 páginas del cuento. De un hecho que corre y corre hasta atraparme a mí, a ti, a todos en esta biblioteca, en las salas de lecturas de sus escuelas, en las de los municipios y provincias de la República Dominicana.
Como si fuera poco, la idea viene en avión desde Europa, atravesó los mares y va y viene, viene y va desde el mundo más desarrollado hacia donde estamos nosotros llenos de carencias.
Esta Yaniris que conserva en su memoria la antigua escuela en el campo con sus árboles y frutos, con las sonrisas de sus compañeros, con el sabor a rico mango y el rojo fulgor de los flamboyanes está ahora en mi cabeza y ya no se marchará nunca. Y vivirá en la tuya y en la de ella, en la de él, en todas nuestras cabezas, porque llega desde la mente de Virginia Read Escobal donde su idea se convirtió en plan y luego en iniciativa, en Asociación y en muchas bibliotecas, siempre motivada por el anhelo de que los demás sientan lo mismo que ella siente disfrutando la lectura.
Virginia ha dicho: “Me siento cómo un enlace mágico porque al hacer feliz a muchos niños también me siento como una transportista emocionada”.
María Rosa Serdio y Virginia Read Escobal
Porque todo el mundo posee un libro, todo el mundo lee, todo el mundo se mueve o viaja y todo el mundo LLEVA UN LIBRO EN LA MALETAy hace que la iniciativa de Virginia Read Escobal y su Asociación Cultural Lleva un Libro en la Maleta sigan cumpliendo con su cometido de crear bibliotecas donde no hay y surtir de libros a las que ya existen.
Es por eso que esta historia se salió del libro y se ha convertido en una iniciativa destinada a canalizar los libros que vienen en maletas de todas partes del mundo.
Virginia ha escrito este libro para transmitirnos su conocimiento, para mostrarnos:
•         Que se debe leer por placer y compartir con generosidad.
•         El libro, una vez leído se atesora en nuestros cerebros, en nuestros corazones y ya cumplió su cometido con nosotros, no hace nada en un estante.
•         Al regalar el libro leído, logramos que otros niños despierten sus ideas y emociones, que crezcan y se desarrollen.
Y finalmente, la manera en que una buena idea prende en cada uno de nosotros es única. Nadie puede pensar exactamente como nosotros pensamos. Nadie puede sentir como nosotros sentimos y de ahí es que nacen miles de posibilidades de que a cada uno de ustedes les surjan en sus cerebros otras ideas andariegas, amantes de las maletas, transportistas, aventureras y sobre todo generosas para que otros tengan lo que a nosotros nos sobra.
Muchas gracias.

Leibi Ng (presentación).





Cuando leí El pacto de Guani me sentí sumamente orgullosa y quise escribir sobre él. Felicito de corazón a Virginia por haber obtenido el premio Anual de Literatura Infantil y Juvenil Aurora Tavárez Belliard y pronto hablaremos de esta maravillosa obra.

viernes, 2 de agosto de 2013

Omar Messón y su ANIMALARIUM

Portada


Un jurado compuesto por las queridas y admiradas Lucía Amelia Cabral, Emelda Ramos y Eleanor Grimaldi otorgó el 10 de abril de 2012, el Premio Delia Quesada a la obra Animalarium del escritor Omar Messón. Sus argumentos son más que suficientes para no tener que agregar palabras:

"Animalarium es una propuesta impecable, de evidente maestría sus versos sencillos, con la adicional novedad del apunte científico. Es un encanto de viaje ilustrador, por aire, tierra y mar, que cumple su propósito comunicativo de entretener y educar. Su lenguaje inteligente y cuidado es una invitación amable a respetar y amar al universo de fauna y geografía".

Lo único que uno puede decir es: ¡Adquiéralo ya!





Omar Messón muchas gracias por regalar a nuestros niños y maestros un álbum tan hermoso y sustancioso :-)

¿Quién era Delia Quesada de Puerto Plata?

GESTORA CULTURAL

Una puertoplateña con sabor a teatro
VALOR HISTÓRICO. LA SOCIEDAD CULTURAL RENOVACIÓN PATROCINÓ ESTE IMPORTANTE TEXTO BIOGRÁFICO SOBRE LA VIDA DE DELIA QUESADA


Edición conmemorativa. Portada de la obra de Emelda Ramos.


Arlene Reyes Sánchez

Santo Domingo.- Para nadie es extraño que la Costa de Ámbar haya dado a luz a grandes talentos de la literatura. Puerto Plata es, sin duda, cuna de intelectuales, de relevantes figuras del mundo de las letras y, en particular, del teatro. En efecto, de aquí es una mujer que podríamos llamar la precursora del teatro en esta ciudad, pues su vocación de enseñar le abrió las puertas a muchos niños con inclinaciones actorales.
Con esto nos referimos a la dramaturga Delia Quesada, de quien la escritora Emelda Ramos, de la provincia Salcedo, se inspira para narrar la historia de su incansable labor en la obra: “Delia Quesada, pionera de la dramaturgia infantil.”
En un texto redactado minuciosamente “aparentemente” con el corazón, Ramos desnuda la vida de Delia, de quien manifiesta que es “hija legítima y segunda de Pedro Wenceslao Quesada y Agustina de Jesús Peralta.” Estos dos seres humanos manifestaron su amor hacia la educación por el futuro de sus seis hijas, motivo por el cual la escritora afirma: “Lo más notable es que esta niña (Delia Quesada), no sólo naciera en un entorno propicio para el pleno desarrollo de sus potencialidades, sino que además encontró la perfecta guía para su formación...”

Cualidades

Wenceslao Quesada  fue un gran abogado y también escritor de relevantes textos de la época como “Ley civil, ateísmo y religión” y “Cacique de Haití”, así como un significativo número de artículos publicados en un periódico del siglo XIX, de renombre nacional: “El Porvenir”. Sin embargo, las cualidades de Agustina de Jesús Peralta describen a la tradicional mujer dominicana: abnegación e intenso amor filial.
Delia recibió su primera enseñanza en la Academia de las Niñas Santa Rosa, la cual dirigía por la educadora puertorriqueña Demetria Betances, quien, según la autora, “descubrió y guió la vocación magisterial de Antera y Mercedes Mota.”
La sabiduría inculcada en esta institución, basada también en los principios educativos del pedagogo Eugenio María de Hostos, permitió a Delia descubrir su vocación para ser maestra, formadora de infantes.
Ya consagrada como docente en la provincia y haciéndose eco de una frase de Norma Lía Forman, especialista en literatura infantil-juvenil de la Universidad Nacional de Buenos Aires, la cual afirma: “A la par que los divierte, el teatro va desarrollando en los niños una formación humanística que los torna seres más nobles y sensibles.” Estas Palabras se encuentran en la redacción de Ramos, quien también destaca lo siguiente: “Capta la señal de los tiempos, y escribió, no un poema sino una obra dramática, de la cual no se conserva el manuscrito impreso, pero tenemos en cambio claras noticias del eco que produjo, y su puesta en escena que deducimos aconteció ya para inicios del año 1917.”

Su vida

Delia estuvo casada con Juan Ramón Román Jiménez, con quien procreó cinco hijos: Francia, Elsa, Judit, Fabio y Rhina. Esta última casi le cuesta la vida, al caer por unas escaleras, por lo que, nace deforme. Sin embargo, con su dulzura y cariño le disipó el miedo y, en su regazo, la hizo feliz.
El retrato de la maestra y dramaturga parece hablar. En la obra de Ramos, sus hijas describen a su madre como “una mujer trigueña y alta, ataviada en sencillos y pulcros vestidos, sin abalorios ni lujos, pero muy elegante.”
La vida de Delia no fue del todo color de rosas. Involucrada en unos de sus trabajos de teatro y promoción cultural, con niños presentes, la presión del público y el peso de los actores derrumbaron aquel escenario. Por suerte, nadie falleció. Anterior a este hecho, habían muerto su padre y madre, momentos que marcaron su vida para siempre, pues para Quesada, el amor hacia sus padres era como una balada de amor, que más tarde tuvo que cambiar por el ritmo nada melodioso de la resignación.
Tal como reza una frase popular: “Después de la tormenta siempre llega la calma.” El 10 de octubre finaliza la impresión en la capital, en ese entonces Ciudad Trujillo, de su libro Teatro Infantil, lo cual provocó, según el texto de Emelda Ramos que “sus cuarenta años de labor magisterial fueran reconocidos por el Estado dominicano, en 1945, condecorándola con la Orden de Duarte, Sánchez y Mella en el Grado Gran Cruz de Plata.”
Más tarde, tras enterarse de que tendrían que extirparle un pedazo de intestino, rehúsa operarse, razón por la cual decide regresar a la Novia del Atlántico, justo a Imbert, un municipio de Puerto Plata. Quizá porque el olor a lo propio llama, seduce y embriaga. Allí es internada de emergencia y bajo la radiante luz del sol dice definitivamente adiós, el 13 de abril de 1949.

INVESTIGACIÓN EMELDA RAMOS

Ramos destaca un artículo del poeta Ramón Emilio Jiménez, quien escribió una nota necrológica por la celebración de una solemne misa de réquiem por su alma, en la Iglesia Parroquial San Felipe Apóstol de Puerto Plata, publicado en el Diario de la Mañana. Esta iglesia fue la plataforma de su bautizo y matrimonio, donde asistieron numerosas personas conmovidas.
“Delia Quesada Guardemos silencio: En una tumba hay paz Y el intenso batallar Ha terminado.
Nos queda la imagen de la mujer De gran espíritu, Quien tuvo la gracia de asomarse para mirar Los anchos horizontes, Bañarse en la luz de los ensueños Y convertir su diminuto paisaje azul En un cielo estrellado.
Exquisitamente generosa Como madre y como maestra Deja un legado De nobles recuerdos.

¿Quién ha logrado definir el valor exacto de un recuerdo? Guardemos silencio: Ha pasado por la tierra una vida.” Emelda Ramos agrega en su relato: “Delia Quesada, un libro viviente. Autora de sus propios cuadros dramáticos, diseñadora de su decorado y tramoya, escogía el elenco infantil y dedicaba todo el tiempo que disponía para dirigir los ensayos, corrigiendo con afecto pero con energía los errores, en la búsqueda de la perfección expresiva, léxica y gestual.”

domingo, 19 de mayo de 2013

Juan Bosch en la literatura infantil por Miguel Collado


Esa profunda sensibilidad social y humana que toda la vida, y de manera ejemplar, caracterizó la personalidad de ese extraordinario ser llamado Juan Bosch (1909-2001), fue puesta de manifiesto por este gran hombre no tan sólo en su actitud ante los desgarradores problemas sociales y políticos de su pueblo y de todos los pueblos hermanos de América Latina, sino también en su justa valoración de la niñez. Y es que Don Juan sintió un amor especial hacia los niños, amor del que pueden dar testimonio aquellos que lo conocieron de cerca y que tuvieron cierta aproximación a su entorno familiar. Su capacidad para comprender el mundo de los infantes era admirable. En Simón Bolívar, biografía para escolares (Caracas, Editora Escolar, 1960, p. 16) él nos dice: “Cuando un niño nace, nadie sabe lo que hará en la vida. Por eso cada vez que un hogar se enriquece con uno, es como si naciera una esperanza para el mundo”.




Bosch y el primer libro de cuento infantil

El título de esta breve reflexión sobre la presencia del insigne escritor Juan Bosch en la literatura infantil dominicana nos trae a la memoria una extensa y hermosa historia infantil, ambientada en esa mágica época del año que es la Navidad, publicada por el maestro del cuento hispanoamericano en 1956. Nos referimos a Cuento de Navidad, obra editada en Santiago de Chile por la editorial Ercilla y con la que Bosch se convierte en el primer escritor dominicano en publicar un libro dentro del género denominado cuento infantil.
Dos años después, en 1958, la Editorial Cordillera de Caracas (Venezuela) es la responsable de la segunda edición de Cuento de Navidad. En una breve nota de los editores que aparece en la cubierta ilustrada de la tapa se dice lo que a continuación citamos:
“Este encantador Cuento de Navidad está llamado a causar una inolvidable impresión en sus lectores, sean niños o adultos. Se cuenta en él, con el más exquisito buen humor, la historia de los Reyes Magos y de San Nicolás, la misma leyenda milenaria que los pueblos católicos han venido oyendo desde tiempo inmemorial; pero en este libro esa leyenda, sin perder nada de su conmovedora ternura, tiene una atmósfera nueva. Gracias a ella nuestros antiguos conocidos –Dios, San Gabriel, San José, Gaspar, Melchor, Baltasar, el anciano San Nicolás- se convierten en amigos, se tornan en personajes de nuestro mundo emocional; cada uno de ellos tiene características que lo hacen familiar y lo humanizan”.
Con Cuento de navidad inicia Juan Bosch la publicación de libros de cuentos infantiles en la literatura dominicana, pues aunque de 1923 son los Cuentos de la nana Lupe, del gran humanista dominicano Pedro Henríquez Ureña, dichos textos vieron la luz pública de manera dispersa, no en volumen, en el periódico El Mundo, de México, país donde Henríquez Ureña vivió durante varios años, realizando allí una fecunda labor educativa y cultural. Bosch y Henríquez Ureña mantuvieron, desde 1932, una relación de amistad basada en la admiración y en el respeto mutuo.

Bosch y sus primeros textos infantiles

Constituyó para nosotros una indescriptible y agradable sorpresa el hallazgo, en 1999, de tres cuentecitos infantiles, más bien fábulas, de la autoría de don Juan : “El General Don Gallo” y “Don Gato y Don Ratón” fueron publicados por él, con el seudónimo de “Juan Niní”, en el número de la revista Alma Dominicana correspondiente al bimestre septiembre-octubre de 1934, específicamente en la sección titulada “Por el niño y para el niño”; y “El negocio de doña Hormiga” apareció, firmado con el seudónimo de “Juanito Niní”, en el mismo órgano, pero en agosto del citado año. Ninguno de esos textos narrativos ha sido recogido en volumen, lo cual consideramos injusto.
De los tres cuentos, “El General Don Gallo” nos parece el más interesante por su contenido reflexivo y su valor didáctico. El cambio de actitud de Don Gallo al tomar conciencia de lo negativa que es la vanidad, transmite una hermosa enseñanza válida para los infantes, pero también para los adultos. Leamos la parte final del cuento:
“Cuando volvió al pueblo, era ya tan viejo que no podía con el machete y casi no veía, a pesar de haberse comprado unos espejuelos muy buenos en la tienda de Doña Pata. Entonces se quedó asombrado, al comprobar que ya la señorita Polla era una madre de familia, con once pollitos de los más graciosos, que ni siquiera quiso oírle.
“Don Gallo, pues ya no quería ser General, colgó su viejo machete de un clavo, en un palo del patio, y decidió hacerse maestro de escuela. Y lo que enseñaba, sobre todo a sus discípulos, que eran jóvenes gallitos muy emperifollados, era esto:
—Si no dejan de ser vanidosos, pueden fácilmente perder la cola cuando menos: La vanidad, amiguitos, conduce infaliblemente, a la olla o al ridículo”.




Bosch y su último cuento infantil

En 1983, específicamente el 16 de julio, el suplemento cultural Isla Abierta, del diario Hoy, publica el cuento “El culpable”, último texto infantil escrito por Juan Bosch a solicitud del ilustre escritor Manuel Rueda, quien era el editor de dicho suplemento. Ese cuento fue recogido, luego, en la antología Cuentos dominicanos para niños, editada por Jacinto Gimbernard Pichardo en el año 2000 bajo el auspicio de la Fundación Corripio.
En su valiosa obra Juan Bosch: Imagen, Trayectoria y Escritura. Tomo I: Imágenes de una vida (Santo Domingo: Comisión Permanente de la Feria del Libro, 2000), Guillermo Piña Contreras se refiere a ese cuento en los siguientes términos:

«"El Culpable", escrito a petición del poeta Manuel Rueda para incluirlo en una antología para niños, representa una suerte de construcción en abismo de las razones por las que abandonó la literatura: se trata de un viejo que había ganado fama entre sus familiares como creador de historias que fascinaban a los niños, hasta el día en que contó a uno de sus sobrinos la última historia que había inventado, la de un brujo capaz de transformarse en lo que quisiera. Al notar que a su sobrino no le llamaba la atención la habilidad del personaje y que, además, le replicaba con insolencia que lo que hacía el brujo no tenía nada de extraordinario porque Supermán lo hubiera hecho mejor... El viejo narrador se enfada.
¿Qué nos quiere decir Bosch con esta historia 19 años después de haber escrito "La Mancha indeleble"? –se pregunta Piña Contreras, y él mismo contesta-: Las interpretaciones son múltiples, aunque nos quiere hacer comprender que la literatura actual había evolucionado tanto que no era posible hoy una literatura como la que él hacia cuando interrumpió su obra de ficción. Ahora había otra mentalidad, otra literatura latinoamericana, la que hacían Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, entre otros. "El Culpable" es en realidad una picada de ojo, a buen entendedor... »



Bosch y la leyenda

La leyenda es una narración fabulosa, mezcla de ficción y realidad, a veces de superstición y verdad histórica, que se transmite de manera oral y que, luego, los narradores la recrean y transmiten en forma escrita, constituyendo valioso y entretenido material de lectura que despierta el interés de los niños, de los jóvenes y también de los adultos.
Con Indios: apuntes históricos y leyendas (Ciudad Trujillo: Editorial La Nación, 1935), el insigne maestro Juan Bosch se convierte, hasta donde sabemos, en el primer escritor en escribir, y dar a conocer en volumen, leyendas con las que, al decir de Manuel Antonio García Arévalo,
“Enriqueció el acervo histórico y literario dominicano en una época en que el Indigenismo representó la búsqueda de nuestra identidad cultural, a través del rescate de las tradiciones, costumbres y leyendas de Quisqueya” (“Presentación” de la segunda edición de dicha obra: Santo Domingo, Ediciones Fundación García-Arévalo, 1985, pág. 10).

Son tres las leyendas contenidas en la obra de Bosch: “La ciguapa”, “El destino de la tierra” y “Atariba”. De esta última, quien luego habría de convertirse en uno de los máximos exponentes del cuento hispanoamericano, publicó una versión para niños bajo el título de “Cómo nació la Luna”, aparecida, en 1935, en la revista Alma Dominicana. Leamos un breve fragmento de la versión original de la leyenda “Atariba”:

“Niguayona lloraba de alegría.
—¡Oh padre río, padre río! —dijo—: déjame pasar, que debo encontrar caimoní para la niña Atariba.
—¡No! —dijo el río con un vozarrón que asustaba—. Con esta luz podemos encontrarle en mis orillas. Súbete en mi lomo; yo te llevaré.
El niño pensó que estaba soñando. Pero subió en el lomo del río y vio cómo los árboles de las orillas se quedaban atrás, atrás, atrás. Iba sobre las aguas, como una hojita seca, y cruzada chorreras, charcos hondos, recodos y revueltas. Siempre estaba a su lado la anona, como si hubiera caído en el río sin dejar de estar en el turey.
A mucho andar habló el río.
—Voy a detenerme aquí para que busques caimoní —dijo—.
Niguayona se impresionaba con aquella voz tan potente, que llenaba de rumores todo el bosque, hacía mover las hojas de los árboles y despertaba a los buenos pajaritos. Pero correteó sobre el río, medio loco de contento. Buscó entre arbustos, entre troncos, entre raíces. Encontró al fin fruta. Su contento era tan grande que desramó el arbolito para arrancarle los racimos del rojo caimoní.
—Padre río: los dioses te bendigan. Yo vuelvo a curar a Atariba.
—¡No! —rugió el Río—. Ven sobre mí, que te dejaré cerca del poblado.
De nuevo subió al lomo de las aguas el indiecito Niguayona. El padre río iba de rodeo en rodeo, camino del lugar”. (En: Indios: apuntes históricos y leyendas. 2 ed. Santo Domingo: Ediciones Fundación García-Arévalo, 1985, págs. 77-78).

Conclusión

Con la publicación, en 1934, de los tres breves cuentos infantiles en la revista Alma Dominicana; la publicación, en 1935, de su leyenda “Cómo nació la Luna” en esa misma revista; y la aparición, en 1956, en volumen, de su Cuento de Navidad, Juan Bosch ocupa un lugar pionero en la literatura infantil dominicana desde el punto de vista histórico-bibliográfico.


Miguel Collado
MIGUEL COLLADO es uno de los principales bibliógrafos de República Dominicana. Preside el Centro Dominicano de Investigaciones Bibliográficas (CEDIBIL) y es asesor de la Biblioteca Pedro Henríquez Ureña, además de ser autor de varios libros.

http://www.hoy.com.do/areito/2008/8/29/245427/print

http://editorialsantuario.blogspot.com/

viernes, 17 de mayo de 2013

María Taquitos, por Giovanny Cruz (Presentación)

Portada de la obra. Clara Luz Lozano, autora.
El gran contador de cuentos dominicano Juan Bosch, solía decir que contar es llevar cuentas…. y, específicamente, llevar cuentas ajenas. Ciertamente que cuando los escritores relatamos lo que en realidad estamos haciendo es llevando las cuentas de otro.
Hay características generales sobre el cuento que están harto citadas, por lo que no juzgo necesario recordarlas.
Sin embargo, en el caso particular del cuento infantil, estas características son muy especiales, porque a quienes van dirigidos, fundamentalmente, estos tipos de relatos, es a lectores que aún están desarrollando sus gustos literarios, cambia por tanto, la manera de captar los símbolos, de seguir las historias y de llegar a través de ellas a conclusiones muy especificas.
Esto de escribir cuentos para infantes no es algo que podemos hacer a la ligera. Es algo muy serio que requiere de mucha honestidad, conocimientos literarios y de la sicología infantil.
Es necesario dominar, al menos, las características generales antes de iniciar la hermosa aventura de escribir cuentos para nuestros niños.

Veamos algunos aspectos de las características que he aludido:

—En el cuento infantil la historia no debe dar muchas vueltas. Tampoco debe alargarse. Es decir, como ya han escrito expertos en la materia: este tipo de cuentos debe tener continuidad y rapidez.

—La repetición de las acciones es mandatorio. Nunca debemos olvidar que el lector a quien dirigimos estos cuentos, aún no desarrolla todo el potencial de la concentración. Así las cosas, este requiere que le vayan, en el cuento, refrescando los acontecimientos importantes.

—La secuencia debe ser clara y directa.

—El protagonista debe ser identificado inmediatamente. El lector no debe tener ninguna duda de con cuál persona, animal o cosa se va a identificar.

—La estructura del cuento infantil, y esto es trascendental, preferiblemente debe ser llana y con pocos misterios. Cuando colocamos estos últimos no debe haber mucha dificultad para descifrarlos.

Los clásicos, y más conocidos, autores de cuentos infantiles son:

Hans Christian Andersen, autor, entre otros muchos cuentos, de: Abuelita”, “El abecedario”, "Siete cabritos", “El abeto”, “Almendrita”, “El ángel”... obras que no requieren especiales conocimientos literarios para disfrutarlos y captar la sicología de su lectura.

Los hermanos Grimm, que escribieron:“Hansel y Gretel”, “El lobo y los siete cabritos”,“Blancanieves y los siete enanitos”; etcétera.

Charles Perrault,que escribió “La Cenicienta” y “La Bella Durmiente", entre otros.

Pero hay otros escritores emblemáticos que han escrito cuentos para infantes:

Andrei Gorbovsky, Adolfo Bioy Casares, Alejo Carpentier, Alexander Beliaev, Alfredo Julio Grassi, Allen Kim Lang, Ana María Matute, Ana Rosseti; entre otros y otras.

En “María Taquitos”, el cuento de la actriz, dramaturga y narradora Clara Luz Lozano, concurren las características del buen cuento literario infantil.

“María Taquitos” es un relato lleno de imágenes y símbolos, que al leerlo nos queda la sensación de que lo estamos viendo como en redondas pinturas sucesivas. Nos habla de las ilusiones y de los recuerdos compartidos, de la asombrosa manera de cómo una niña, María, logra rescatar, primero, y preservar luego, sus mejores recuerdos. También nos cuenta de las ilusiones y quereres, de los viajes interiores que puede realizar cualquier niño para construir su particular y singular universo de fantasías, formas, colores, recuerdos, medios y leyendas.
En el mundo mágico que construye la María Taquitos, de Clara Luz Lozano, no hay lágrimas ni tristezas. Añoranzas, sí, por la madre amada y nunca olvidada.
Desde luego que María Taquitos, el personaje protagónico del cuento, no se queda, escapada, viviendo entre las nubes. ¡No! Solo va a ellas procurando lo mejor de sus emociones. Por aquello de que en el presente no podemos proyectarnos convenientemente hacia el futuro si no construimos la estratégica base en el pasado.
Nuestra María Taquitos viaja al espacio, ciertamente; pero regresará a nosotros para reír a carcajadas, para cantar y contar las alegrías conquistadas en su viaje; absolutamente reconciliada con el sencillo, pueblerino y particular universo que le rodea. Eso sí, ya nadie le podrá arrebatar esas ilusiones e imágenes que en sus nubes interiores ha conseguido. Estas, se quedarán dentro de ella como tesoro bien guardado en su cofre interior.
Por supuesto que en el cuento de Clara Luz Lozano se aprecia una cuidadosa y vasta cultura de literatura infantil, que como ya dije es la que requiere de mayores y delicados cuidados.
Con estos parámetros, Clara Luz construye cada palabra, cada imagen, cada símbolo y toda la historia de ese venturoso mundo mágico del que nos habla la ya para mí inolvidable María Taquitos.
Cabe destacar las delicadas y justas ilustraciones de “María Taquitos”, realizadas magistralmente por Adela Dore. Estas ilustraciones proporcionan, indudablemente, un atractivo adicional al relato que, por supuesto, celebro. Más celebrarán los lectores infantiles a quienes en verdad está dirigida esta joya de literatura infantil, escrita por una artista dominicana. No obstante, en lo que podemos llamar la “arquitectura interior” del cuento, encontramos imágenes encantadoras que la artista gráfica Adela Dore inteligentemente descubrió y colocó en la superficie material del relato impreso.
Hace un tiempo que dejé de ser niño, pero con “María Taquitos” regresé, de repente, a las ilusiones y fantasías de la infancia. Clara Luz, por breves momentos, me obligó a ser nuevamente niño. Estén seguros que les pasará lo mismo.
Cuando crecemos, adquirimos una nueva familia; pero, sin dudas, algo perdemos durante todo el trayecto hacia la adultez. Entre los tantos valores que descubro en “María Taquitos” está, precisamente, el del reencuentro con lo más puro del pasado. Por eso, aún como adulto, disfruté de la lectura de este cuento de Clara Luz Lozano.
Empero, debo admitir que, definitivamente, este cuento no fue escrito especialmente para mí; sin embargo, cuánto he disfrutado al leerlo. El gozo que me ha producido esta muy valiosa joya de la literatura infantil, me obliga a agradecer a Clara Luz Lozano la hermosa aventura que resultó ser adentrarme en este especial relato. Tanto, que no he podido evitar, desde que concluí la última lectura que hice del cuento, repetir en mi cerebro su hermoso colofón:

María Taquitos
María Tacón,
subió a las nubes
sin ser avión

Pegó un brinquito
que la elevó.
Con su mamita
cantó y bailó.
Zapataquín, zapatacón,
que ya este cuento

se zapateó.



GIOVANNY CRUZ es actor, director y dramaturgo.

Links o enlaces:

La metáfora del estanque

A propósito de “Bredo, el pez”, de José M. Fernández Pequeño Por: Bismar Galán Aquí está Bredo, uno de los tantos peces que han inten...