viernes, 17 de febrero de 2012

Comienza LA BATALLA DE LOS CUENTOS

SOMOS LO QUE NOS AGRADA (León David)

Estoy ante ustedes porque se celebra este certamen, porque soy una apasionada de la lectura quiero dar mi testimonio.

¿Y cómo expresar en pocas palabras toda la emoción que he sentido durante toda mi vida de lectora?

De todo lo que he leído, hay un texto en especial que transmite mi sentir:

“Hay tantas pasiones distintas como hombres distintos hay.

La pasión de Bastian Baltasar Bux eran los libros.

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado…

Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque papá o mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse temprano…

Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido…

Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastian hizo entonces.

Miró fijamente el título del libro y sintió frío y calor a un tiempo. Eso era, exactamente, lo que había soñado tan a menudo y lo que, desde que se había entregado a su pasión, venía deseando. ¡Una historia que no acabase nunca! ¡El libro de todos los libros! ¡Tenía que conseguirlo, costase lo que costase!”

La Historia Interminable, Michael Ende.

Se cuenta que Fédor Dostoiesky, el autor ruso de Crimen y castigo, recluido en una cárcel de Siberia sólo pidió libros para alimentar su alma y es Federico García Lorca quien difunde este hecho poniendo énfasis en que el gran autor ruso tenía frío y no pidió cobijas, tenía hambre y no pidió comida, tenía sed y no pidió de beber… ¡pidió libros! Alimento para su alma.

A través de la lectura nos enriquecemos viviendo hechos y acontecimientos sucedidos a otros en la ficción o en la realidad. Comprender otras culturas, razas, la vida misma, hace que nos ensanchemos mucho más allá de lo imaginable porque los sentimientos que nos unen como humanos son los mismos en cualquier parte del mundo, con mayor o menor ímpetu.

Para vivir muchas vidas, intensamente, hay que leer más y los cuentos en especial son ideales porque comunican un hecho de indudable importancia, impactante, de gran recordación en pocas páginas, normalmente.

Nuestro insigne escritor León David, en una ocasión expresó lo que da título a estas palabras: Somos lo que nos agrada. Y lo dijo porque su padre, Juan Isidro Jiménez Grullón admiraba de tal forma a José Martí, que de tanto citarlo convirtió al Apóstol de Cuba en un miembro más de la familia.

Porque somos lo que nos agrada, los cuentos que leemos, los autores que a través de la palabra entran en nuestro torrente sanguíneo y los hechos que acontecen en ellos se vuelven parte de nosotros. Filtramos según nuestro discernimiento y desestimamos lo feo, lo incorrecto para quedarnos con la belleza, los valores humanos, la poesía...

Siéntanse orgullosos de portar en sus cuerpos a Juan Bosch, a Virgilio Díaz Grullón, a Hilma Contreras, a Marcio Veloz Maggiolo, a Jeannette Miller, a Pedro Peix… Lleven felizmente a Pedro Henríquez Ureña, a Tomás Hernández Franco, a Dulce Elvira de los Santos, a Rafael Peralta Romero, a Reynaldo Disla, a César Sánchez Beras, a Lucía Amelia Cabral, a Brunilda Contreras, a Margarita Luciano, a Leopoldo Minaya, a Mary Collins de Colado, a Elizabeth Balaguer, a todos los autores nacionales y de otras fronteras que nos proporcionan las palabras con las que somos y construimos nuestro carácter.

Los exhorto a caminar llevando a flor de piel sus lecturas porque de ustedes depende la construcción de una mejor República Dominicana.

Muchas gracias.


Leibi Ng
16 de febrero de 2012





La Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana
convocó a los centros educativos para que
sus alumnos participen en
LA BATALLA DE LOS CUENTOS.
SOMOS LO QUE NOS AGRADA…



































Conozcan a Laura Reyes, escritora de 7 años