miércoles, 1 de septiembre de 2010

JAIRO ANÍBAL NIÑO ESTÁ CON NOSOTROS

LA ALEGRÍA DE QUERER
(Original de Jairo Aníbal Niño, poeta colombiano)
(Breve selección)

CUANDO LLEGUE DEL COLEGIO,
me quité los zapatos,
dejé en el suelo la maleta donde cargo útiles y libros
me senté en el viejo sofá que me gusta tanto,
llamé a mi gato para acariciarlo,
no quise almorzar ni hablar con nadie,
y le sostuve la mirada al retrato de Zico
que tengo pegado en la pared.
Más allá de la ventana pasó un color tan rápido
que sólo alcancé a ver un pedazo de pájaro o de mariposa.
Saqué del bolsillo una hoja de cuaderno
donde ella había escrito su nombre.
Es trigueña, de trenzas, se llama Alejandra, se ríe lindo,
y tiene nueve años como yo.
Estudia en tercero A,
y al recordarla
sentí un correntazo por dentro
como si me empezara a doler
el estómago del corazón.

¿ME HACES UN FAVOR?
-¿Qué clase de favor?
-¿Quieres tenerme mis avioncitos durante todo el recreo?
-¿Durante todo el recreo?
-Sí, es que tú eres mi cielo.

AYER POR LA TARDE,
como te lo había prometido,
jugué el mejor partido de futbol de mi vida.
En el primer tiempo
hice un gol a los quince minutos.
A los treinta y siete hice otro.
En el segundo tiempo,
a los siete minutos,
José Villegas,
el que cuando canta dice
que el nacen mariposas en el pensamiento,
fusiló a nuestro arquero
con un taponazo sobre el ángulo izquierdo.
A los diez y nueve minutos y quince segundos,
David, el que quiere ser aviador,
empató el partido con un lindo gol de cabeza.
A los cuarenta y cuatro minutos,
al estilo Castañito,
hice el gol más lindo del mundo.
Mi equipo ganó por el marcador de dos a tres,
pero yo sentí que había perdido
porque tú no viniste.
Me derrotaron los goles que me hizo tu ausencia.

COLOMBIA
limita al norte con el Mar Caribe
al sur con Ecuador y Perú,
al noreste con la República de Panamá,
al oriente con Venezuela y Brasil
y al occidente con el Océano Pacífico.
Yo,
al norte, al sur, al noroeste y al occidente,
limito contigo.

1x1
¿1x1’
-Uno.
¿1x2?
-Todo.
¿Todo?
-Sí, si los dos se tienen cariño.

DESPUES DE NUESTRA VISITA
al jardín botánico,
la maestra nos puso una tarea:
hablar sobre la mata más bella que habíamos visto.
Uno dijo que era el marañón (anacardium occidentale L.)
Otro afirmó que el nacedero (Ruelia gigantea).
Una compañera dijo que el saúco (Sambucus nigra L.).
Otra sostuvo que la aralia (Aralia capitosa Mosq.).
Otro se inclinó por la estrella del Caquetá (E. amazónica Linden).
y hubo quien dijo que era la lila (Barleria strigosa Wild).
Cuando me interrogó a mí no dije nada y no porque no supiera,
ya que estaba seguro que la más linda,
era la sedosa, brillante y perfumada mata de pelo
de mi maestra (Amalia Andrea Mateus L.).
ME CONTARON
que ayer cortaron el árbol
que crecía frente a tu casa
para poner, en cambio,
un aparato de la empresa de teléfonos.
Creo que los alambres se hubieran podido colocar
en las fuertes ramas de tu acacia,
pero parece que no quisieron correr el riesgo
de que alguien, al levantar el auricular,
escuchara la voz de un gorrión triste
que averigua por una flor que desapareció hace tres días
y que vestía pétalos morados, cáliz del color de la luna,
y que se adornaba con un dorado sombrero de polen.
El gorrión ofrece recompensa.

EL DIA DE TU SANTO
te hicieron regalos muy valiosos.
un perfume extranjero, una sortija,
un lapicero de oro, unos patines,
unos tenis Nike y una bicicleta.
Yo solamente te pude traer,
en una caja antigua de color rapé,
un montón de semillas de naranjo,
de pino, de cedro, de araucaria,
de bellísima, de caobo y de amarillo.
Esas semillas son pacientes
y esperan su lugar y su tiempo.
Yo no tenía dinero para comprarte algo lujoso.
Yo simplemente quise regalarte un bosque.

POR TI
me he convertido en delincuente,
en un ratero,
en un amigo de lo ajeno
que será perseguido por todos,
incluyendo al policía de la esquina,
al profesor de moral
y al prefecto de disciplina.
Por ti,
ayer en la tarde,
me convertí en un ladrón de flores.


LECCIÓN DE MUSICA
Do,
re,
mi,
fa,
sol,
la,
si.
¿Sí?
Sí,
mi
sol;
sí.

CUANDO PASAS
se cae un cuaderno,
un pie tropieza,
se escurren unos anteojos,
se oprime una garganta,
se extravía una bufanda.
Lo que ocurre
es que el cuaderno,
el pie,
los anteojos,
la garganta,
el par de manos
y la bufanda
están locos por ti.

¿POR QUÉ NO VINISTE?
Me hiciste comprar dos boletos
para ver esa película de acción
y te estuve esperando todo el tiempo en la puerta del cinema.
¿Por qué no viniste?
Dos chocolatinas con avellanas
se quedaron sin hacer nada en mi bolsillo,
mientras la película me llegaba hecha sonidos,
ulular de sirenas,
estruendo de pistolas,
graznido de misterioso animal mecánico
y una voz que de pronto dice darling.
¿Por qué no viniste?
Mi hiciste comprar inútilmente
una barra de Halls Mentol-Lyptus
para perfumarme el aliento
y estrené el balde la camisa con el dibujo de un dragón
que tenía reservada para el día
en el que el Deportivo Independiente Medellín
ganara el campeonato nacional de futbol.
¿Por qué no viniste?
Me quedé en la puerta del cinema hasta el final de la película
y luego regresé a mi casa
por las calles más oscuras y solitarias
como si fuera un gato ciego
obligado por su condición a comprar un bastón blanco
puesto en venta por una pandilla de ratones
y que para conseguirlo
entregó a cambio dos boletos inútiles,
una barra de Halls Mentol-Lyptus ligeramente usada,
dos chocolatinas derretidas
y unas inmensas ganas de llorar.

CUANDO APOYO MI OÍDO
en el caracol de tu oreja
escucho el mar de tu corazón.

SUPE QUE TE AMABA
-más allá de toda duda-
el día en que estabas clavando un clavo en la pared
y te golpeaste con un martillo
y a mí me empezó a sangrar el dedo pulgar.

- S I MARÍA TIENE TRES MANZANAS
y le da una a Nicolás,
cuántas le quedan?
-En qué está pensando Nicolás?
¿Acaso no sabe la respuesta?
-Si María me da una manzana,
todavía me queda una esperanza.

Y A MI QUE  ME IMPORTA
que ya no me quieras.
¿Es que acaso no oíste cuando hace seis meses,
dos días, cuatro horas, quince minutos y tres segundos, te dije:
-Hágame el favor y me detiene mi cariño y mi bufanda
que dentro de un rato vengo por ellos?
Claro que no estoy negando que hace seis meses,
dos días y cuatro horas, me devolviste la bufanda.

AYER POR PRIMERA VEZ
supe lo que era la Aritmética
cuando, sin que nadie se diera cuenta
me besaste los labios.
Ayer por primera vez
supe que 1 más 1 son 1.

TE REGALÉ UN CARACOL
el día de tu cumpleaños.
Cuando izaste la bandera te obsequié otro de color perla.
Una tarde, cuando me di cuenta de que estabas triste,
te mandé con tu hermana un caracol de las islas.
Hace algunos días, te dejé una pareja de caracoles de río,
en el interior de tu pupitre.
Ayer estuve en tu casa y te llevé un caracol transparente,
tan bello y extraño
que parecía hecho de aire endurecido.
Sin embargo, tu madre se enfureció conmigo
y gritó que jamás quería volver a vernos
-ni a mí ni a los caracoles que te regalo a cada rato-.
Ella no comprende
que yo, simplemente,
estaba haciendo una escalera de caracol
para llegar a ti.

NO BUSQUES MÁS TU CUADERNO DE GEOGRAFÍA.
Yo lo saqué de tu morral.
No quisiste ir a la matinée conmigo
el domingo pasado.
Mis amigos me contaron
que estabas en compañía de Bermúdez,
el grandote que practica la lucha libre.
Me contaron que estabas muy linda,
y que te reías a cada rato.
No busques más tu cuaderno de Geografía.
Ahora que está lloviendo,
asómate a la ventana,
y verás pasar ochenta barquitos de papel.
No busques más tu cuaderno de Geografía.

GRACIAS A

García Pérez, Jorge Antonio
Nació en Progreso, Hidalgo, el 23 de abril de 1956. Poeta y narrador. Estudió en la Escuela Normal Superior. Colaborador de La Canija Lagartija. Becario del CME y del INBA, en poesía, 1987. Premio Nacional de Poesía CREA 1986 por Música de llanto de luna. Premio Genaro Guzmán Mayer 1988 porNostalgia del cayuco. Premio Ópera Prima Miguel N. Lira 1991 por Gente de costumbre. OBRA PUBLICADA: CuentoEscuiatlicoátl–niño–serpiente, CREA, 1986. || Los pájaros duermen en el suelo, CECA-Hidalgo, Tremolina, 1995. || Literatura para niñosLos niños del ingenioso Hidalgo, Gob. del Edo. de Hidalgo, 1990. || Lotería hidalguense (poesía–juego para niños), Gob. del Edo. de Hidalgo, 1990. ||Ayelén y los conejos de colores, Progreso, Rehilete, 2007. || Poesía: Música de llanto de luna, CREA, 1986. || Topos huraños (colectivo), Gob. del Edo. de Hidalgo, 1988.

La metáfora del estanque

A propósito de “Bredo, el pez”, de José M. Fernández Pequeño Por: Bismar Galán Aquí está Bredo, uno de los tantos peces que han inten...