miércoles, 22 de diciembre de 2010

Una mirada a los padres, bibliotecarios y lectores de los Estados Unidos




La Asociación de Bibliotecarios Estadounidenses (ALA por sus siglas en inglés) registró 460 intentos en 2009 de retirar un libro de una biblioteca o de una clase escolar.
Estados Unidos libra una batalla por los libros para niños en las escuelas. Por una parte, se encuentran los padres de los adolescentes, preocupados por la selección de los libros que son utilizados y leídos en las bibliotecas y las aulas de clase. Por el otro, aquellos padres que defienden la libertad de sus hijos de leer aquella publicación que precisamente se encuentra en esos mismos anaqueles.
El tema lo propuso la ALA en su Semana de los libros vetados, pues se observó un registro de 460 intentos durante 2009 de retirar, al menos un libro, de las bibliotecas de las escuelas. La asociación asegura que gran parte del problema se debe al auge de las novelas de ficción para adolescentes. Informó BBC Mundo.
Stephanie Meyer, la autora de la serie “Crepúsculo”, ha generado millones de dólares por la venta de sus publicaciones. Sin embargo, también coloca sus títulos en la lista de los diez libros clasificados por ser objeto de quejas por parte de los padres, quienes consideran que su contenido es demasiado explícito.

Clásicos a prueba           
Sin embargo, la polémica no sólo se dirige a la nueva ola de novelas de género Thrillers de romance. Los padres también han puesto en tela de juicio clásicos  como El guardián entre el centeno”, “El color púrpurayMatar a un ruiseñor”, algunos con más de 60 años de publicación.
Este último, del autor Harper Lee, figura como un clásico de la literatura estadounidense que explora temas como la violación y la desigualdad racial. No obstante, ha sido propuesto para ser vetado por padres negros pues utiliza la palabra “nigger”, que era la manera despectiva de referirse a la gente de color en la época.
“Me aterró que alguien clasificara estos libros de ofensivos”, exclama Barbara Jones, directora de libertad intelectual de ALA.

El sexo es lo más vetado          
La mayor parte de las acusaciones giran en torno al sexo y a la sexualidad que se describe, aparentemente, explícita e implícitamente en estas novelas.
Libros para lectores más jóvenes, como la obra de Myracle llamada Doce (Twelve), pueden generar una oleada de quejas. Por ejemplo, el texto describe a una niña que está tratando de entender cómo ponerse un tampón, y eso generó emails de enfado.
Con relación a este punto, Myracle, argumenta que para conectarse con los adolescentes hay que escribir de forma honesta sobre ellos.
Muchas de las propuestas para la prohibición de libros están dirigidas a las escuelas, y buscan establecer restricciones de lectura para chicos de entre 14 y 18 años.

Verdad oculta para los niños                
Una de las luchas más controversiales sucedió en la pequeña ciudad de Stockton, Missouri, por el libro de Sherman Alexie El diario absolutamente verídico de un indio de tiempo parcial.
La obra ganó el Premio Nacional del Libro, pero la historia de un adolescente de 14 años de edad, nativo americano en una reserva afectada por la pobreza, tocado por la tragedia, molesta a muchos padres en Stockton quienes se oponen a que se lea en el colegio.
Después de una serie de reuniones, la junta escolar votó a favor de retirar el libro de los programas escolares y la biblioteca de la escuela.
Sin embargo, a pesar de los padres detractores, hay representantes que defienden la obra.
“Es uno de los mejores libros que he leído en mi vida. Los temas son la pobreza generalizada, el alcoholismo, la intimidación, el racismo y absolutamente sin esperanza. Todo esto se aplica al Condado de Cedar (donde queda Stockton)”.

Más sobre el tema:

viernes, 17 de diciembre de 2010

Himno a Juan Pablo Duarte

http://www.artelista.com/obra/9094257136183751-juanpabloduarte.html
En la fragua de la escuela
nuestra patria fue forjada,
y al calor de tu enseñanza
le infundió vida sagrada.
La gloriosa trinitaria
que fundara tu heroísmo
fue la cátedra primera
de moral y de civismo.
Fuerza era que un maestro
preparara la conciencia
donde habría de nacer
la soñada independencia.
Y es así como cantando
tus virtudes haya el estro,
junto al padre de la patria
la figura del maestro.
En la escuela se te honra
por tus hechos sacrosantos
en las letras y las notas
encendidas de sus cantos.
Y al honrarte recordamos
tu patriótico heroísmo,
es al prócer y al maestro
que los dos son uno mismo.
La Bandera dice Patria
y al decirlo se revela
que es el alma de la patria
señalándonos la escuela.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Maricarmen Álvarez de Ginebra / Directora Fundación Proyecto Escuela Hoy

Me permito parafrasear a Maricarmen Álvarez de Ginebra porque al reproducir aquí sus palabras, corroboro cada una de sus afirmaciones y sé que muchos más piensan como yo. Educación es predicar CON EL EJEMPLO. Esos son los padres y maestros que necesitamos.

Educación es cepillarse la boca.
Educación es respetar opiniones.
Educación es pagar nuestros impuestos
Educación es comer con la boca cerrada
Educación es tener tolerancia con los demás
Educación es lavarse las manos frecuentemente.
Educación es no tirar la basura donde nos apetece
Educación es no robarse la luz ni el agua ni el cable
Educación es sentimiento más que conceptualización
Educación es conceder el turno a quien le corresponde.
Educación es un acto de caridad más que de conocimiento.
Educación es convivir entre diferentes culturas, aceptándonos
Educación es limpiar nuestras aceras en residenciales y barrios.
Educación es conceder el paso al peatón y respetar los semáforos.
Educación es pagar salarios justos a quienes no están protegidos por la ley.
Educación es saber que no estamos por encima de la ley y que todo lo podemos.
Educación es dejar de hacer ostentación en un país que se cae de pena y se muere de hambre.
Educación es entender que ser supervisor en una empresa no es ser dueño de nadie, sino responsable de alguien.
Educación es respetar los géneros, las diferentes razas y creencias, entender que el rico y el pobre lo son casi siempre, por accidente de nacimiento.
Educación no es tener muchos títulos universitarios, es conocer desde adentro el dolor del pobre y ayudarlo a salir de su miseria.
Educación es no permitir que los obreros preparen la mezcla de cemento en la calle frente a nuestra bella casa y dañen el asfalto que es de todos.
Educación es saber escribir correctamente, también es expresarse con elegancia y amplio vocabularios…si la vida te dio esa oportunidad de privilegio.
La educación que necesitamos es la que pueden ofrecer nuestros locutores y presentadores de programas de radio y televisión que llegan a todos los lugares y personas, obviando los insultos y malas palabras, dejando de faltar el respeto a quienes llaman por teléfono para expresar sus ideas. Están haciendo un lamentable servicio al pueblo.
La educación que necesitamos es la de la honestidad en nuestra vida diaria, dejar de hacer todo lo contrario a lo que pregonamos, (sí, aquí nos conocemos todos), darle buen ejemplo a los hijos con nuestras correctas acciones ciudadanas y familiares.
La educación que más estamos necesitando es la de la colectividad.
Educación es hacer un compromiso ciudadano de forma que este tema tan de moda no desaparezca de nuestras acciones, aunque por un tiempo desaparezca de los medios, como ya ha sucedido con el desayuno escolar.

El problema de la educación en República Dominicana tiene raíces muy profundas, por lo que felicitamos a quienes dan opciones y alternativas. Nosotros, por nuestra parte, durante casi seis años de investigación de campo nos hemos sentido impotentes y vemos difícil plantear siquiera una iniciativa viable dentro del Sistema Educativo existente para salir de este atolladero, aún si se obtiene el tan imprescindible 4% que establece la ley.
Educación es una hermosa palabra que ha sido utilizada en exceso: dejemos de hablar y eduquémonos.

Maricarmen Álvarez de Ginebra / Directora Fundación Proyecto Escuela Hoy

La metáfora del estanque

A propósito de “Bredo, el pez”, de José M. Fernández Pequeño Por: Bismar Galán Aquí está Bredo, uno de los tantos peces que han inten...