La narrativa infantil de Oscar Holguín-Veras

Por las amenas liras
por el Dr. Bruno Rosario Candelier

Dr.en Filología Bruno Rosario Candelier, Premio Nacional de Literatura, Director de la Academia Dominicana de la Lengua crítico, ensayista, novelista y promotor cultural, Fundador y director del Movimiento Interiorista. 
(3 de 3)

En el cuento titulado "El primer Jupido", Oscar Holguín intenta rescatar la temática aborigen, planteando una propuesta de interpretación sobre el origen de las ciguapas, el personaje de la mitología insular dominicana. El cuento como tal llama la atención, lo mismo por lo que cuenta que por la forma como lo cuenta, pero lo que quiero subrayar en esta parte es el alcance y la significación de este replanteamiento temático y artístico.
Quiero subrayar, en primer lugar, la motivación que inspira la factura de este cuento. Su escritura fue el producto de una plan de trabajo que se propuso el Grupo de Literatura Infantil y juvenil "Pedro Henríquez Ureña", del Ateneo Insular en Santo Domingo, bajo la coordinación de Oscar Holguín-Veras. El grupo literario decidió retomar el tema indígena de la ciguapa para elaborar un libro de cuentos destinados a los niños.
Desde luego, mucha gente podría preguntarse en este tiempo sobre la motivación que inspiró al citado grupo para acudir a la veta temática aborigen en la etapa de la historia que estamos viviendo. La pregunta no deja de ser pertinente, si recordamos que la literatura indigenista, que floreció en la América hispánica durante el siglo XIX, tenía una motivación política y una intención patriótica, y con ambas actitudes asumió el tema del indio como medio de protesta contra el régimen español de la Colonia y como una forma de identificación con los patriotas independentistas y los valores autóctonos que su proclama conllevaba, por lo cual la literatura indigenista proclama su adhesión al movimiento independentistas latinoamericano.

¿Cuál es, pues, la posible motivación de los actuales cultores dela literatura infantil en la República Dominicana? ¿Qué buscan los creadores de literatura infantil al acudir al tema de la ciguapa, criatura vinculada al mundo de los aborígenes? La motivación de dicha temática en los escritores de esta etapa histórica finisecular del siglo XX, es de naturaleza política  ni de intención patriótica, sino de naturaleza artística y de carácter trascendente.

Los miembros del Grupo de Literatura Infantil y Juvenil  "Pedro Henríquez Ureña" forman parte del Ateneo Insular y en consecuencia esa vinculación orgánica con una institución estéticamente definida, los hace solidarios del ideario estético de la organización literaria, que es justamente la Poética Interior; y entre sus propósitos el Interiorismo resalta el cultivo delos valores interiores, que son  los valores trascendentes, como la verdad, la ternura cósmica, la armonía,el bien y el amor, entre los valores del espíritu.

El cuento que puse de ejemplo, pone de manifiesto en el clímax de la narración, el desagrado de la Divinidad ante el desviado comportamiento de una de sus criaturas, y se queja de que habiéndoles advertido "que les había dado lo mejor de mí, ustedes en cambio han utilizado lo peor de sus almas" ("El primer Jupido"), puesto que la finalidad de la vida es ser para el bien y no para el mal. se trata, pues, de una exaltación de los valores interiores, que son los bienes del espíritu, aspecto que, según el cuento, al no ser cumplimentado cabalmente fue causa de la degeneración de esta criatura singular conocida en Santo Domingo como ciguapa.

Lo que quiero destacar; no es el aspecto anecdótico de la propuesta de Holguín, sino el sentido de esta propuesta, que es el ponderar los valores interiores, y en consecuencia, con la incorporación de dichos valores en el tema de la ciguapa, abre un espacio para cultivar un aspecto esencial al Interiorismo, razón por la cual el autor, al retomar el tema aborigen de la ciguapa, lo hace al mismo tiempo para potenciar los valores de la literatura trascendente y con ello cultivar un aspecto de lo real trascendente, el ámbito  de ficción que viene proponiendo desde su fundación el Movimiento Interiorista, al que se vinculó el autor de cuentos de literatura infantil.

Oscar Holguin-Veras encauza de esta manera su forma de asumir y practicar los postulados estéticos del ideario interiorista, con el cual se identifica en su propia escritura al tiempo que lo promueve y respalda como miembro del Ateneo Insular.

Con La doncella encantada de las aguas blancas, Oscar Holguin-Veras, ratifica su vocación por la literatura infantil, abre una brecha hacia el ámbito remozante de la literatura interiorista y encauza su talento y su sensibilidad hacia la potenciación de las artes y las letras orientadas al más preciado tesoro de los niños y los jóvenes en el área estimulante de la creación y la imaginación.

Comentarios