Buenos consejos

¿Qué actitudes como padres evitan criar un hijo prepotente?
Lo que ayuda a los padres a permanecer en el camino correcto es la propia confianza que tienen en las relaciones humanas afectivas. La confianza de un padre en la bondad de su hijo lo ayudará a superar los muchos momentos difíciles que siempre afectan a toda familia. La preocupación por los miles de detalles de cada día, la empatía de los padres hacia las necesidades de los hijos, son la base desde donde nacerá la empatía de los hijos hacia otras personas.

¿Quieres criar un prepotente?

Prométale cosas a su hijo y no las cumpla.

No realice actividades de familia los fines de semana, aísle a su hijo en la casa.

Tome a su hijo desde los cinco años por el hombro y dígale: "Tú tienes que ser el mejor".

Una vez en el colegio pregúntele: ¿Alguien se sacó mejor nota que tú?

Compárelo con los hijos de sus amigos y dígale que los demás niños son mejores.
 

Cuando tenga 8 años, ignórelo por completo.
 

No lo salude cuando llega a la casa ni lo abrace nunca.

Cómprele algo bien caro de regalo de cumpleaños, pero ese día llene su agenda de compromisos laborales.

Adviértale que sólo le pagará la carrera universitaria que usted elija.

Cuando se gradúe, explíquele lo mucho que ha invertido en él y déjele bien claro que no le puede fallar.
 

Síntomas inequívocos de prepotencia infantil:

Cuando el niño dice sentir "lástima" por sus compañeros o hermanos.
 

Cuando se burla de alguna condición o aspecto de los demás.

Cuando dice que las reglas que se aplican al resto no se aplican a él porque es superior.

Cuando adolece de un sentimiento de lealtad o de compromiso hacia el resto.

Cuando es incapaz de empatizar con los sufrimientos y necesidades de quienes lo rodean.
 

La indiferencia es a la prepotencia como el niño al payaso. El niño se ríe del payaso, porque este lo hace reír. Pablosky

*Educadora y directora del Pre-escolar Piolín.
nuestros hijos.com.do

De *Karen Heinsein de Martínez

Comentarios