Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 15, 2009

TRICHE, EL MANATÍ

En recuerdo de Amaury Villalba
Cada zambullida hacía reventar el agua en torbellinos deespumas. Triche lloraba. Sus lágrimas se unían a la gran salazóndel mar. Aunque trataba de razonar en medio de su tristeza, las lágrimas corrían sin control por entre los pliegues de su cara. Hizo ''bembita" con el labio superior y se vio muy gracioso. Como lo tenía dividido en dos, podía mover una parte dejando la otra completamente quieta. Recordó las palabras de su madre: -"No te alejes de aquí. Las aguas están muy sucias y tengo que encontrar el camino de las algas y los lirios.” Allí en la desembocadura del río, las lluvias arrastraban gran cantidad de lodo y basura: llantas, latas oxidadas, ramas, fundas y galones plásticos, corrían mar adentro afeando el paisaje y poniendo en peligro la vida de los habitantes de las aguas.La mamá de Triche, una señora manatí, grande como un minibús, (pesaba mil doscientas libras y tenía casi tres metros de largo), necesitaba ir río arriba par…