miércoles, 29 de julio de 2009

LEER ES DE VIDA O MUERTE para la imaginación

EDITORA SANTUARIO EN CUESTA CENTRO DEL LIBRO

"Yo pensaba que escribir un libro era difícil.
Lo difícil es publicarlo".
Nison A. Lebrón





La presentadora, Liza Mallot. Encantadora. Perfecta transmitiendo bondades sobre el libro que presentaba y las personas que protagonizaban la puesta en circulación. A finalizar, condujo a los niños a una lectura del cuento.
El autor, NISON A. LEBRÓN mientras se dirigía al público de manera muy espontánea. Estaba lleno el lugar, aún fuese de los amigos y compañeros catecúmenos del creador de literatura infantil y juvenil dominicana, quien por cierto, cursa la licenciatura en Protección del Medio Ambiente.
El sonríente editor, presidente de la Editora Santuario, poeta y educador Isaél Pérez, junto al joven escritor Nison A. Lebrón.
Editor y autor se abrazan en un fraterno acuerdo de publicación y distribución. La gestora cultural, doña Verónica Sención, encargada de asuntos culturales del Foro Pedro Mir, de la Librería Cuesta, quien los observa sonríendo, dijo que el libro de Editora Santuario no tenía nada que envidiarle a los extranjeros, ni en la impresión ni en su contenido. Agregó que en lo que llega el apoyo nacional del Estado a los autores y editores, Centro Cuesta cumple el papel de facilitar su difusión y acción. Por su parte, Isaél Pérez anunció que el libro participaría en la Bienal del Cuento de San Cristóbal.
Esta es la portada del libro "El día que las vocales no fueron a la escuela".
NISON A. LEBRÓN, quien escribe libretos para programas de televisión dirigidos a la infancia, trabaja en CDN y El Caribe.

Este joven autor tiene dos obras anteriores: "Objeto Maravilloso" sobre la protección del ambiente (yo digo que tiene que dejar de ser medio, para que lo protejamos entero); el mismo fue publicado por el periódico El Siglo. En 1998, el Sr. Lebrón publicó "El Acusado", el pasado 13 de julio, en Centro Cuesta, vio la luz "El día que las vocales no fueron a la escuela".
Posted by Picasa

La metáfora del estanque

A propósito de “Bredo, el pez”, de José M. Fernández Pequeño Por: Bismar Galán Aquí está Bredo, uno de los tantos peces que han inten...