viernes, 12 de junio de 2009

Delfín Vs Murciélago

Fábula de Leibi Ng


El murciélago y el delfín


Un murciélago curioso


al mar se fue un día a buscar


al delfín que le aceptara


un reto para pelear.


Después de volar la noche


se posó en un arrecife


y divisó a los delfines


que retozando vinieron.


-!Eh, tú, el más brilloso!


Te reto a un duelo ultrasónico


para probar que a nosotros


ningún pez nos quita el sueño.


El delfín no se inmutó,


pero emitió tal silbido


que como todos sabemos,


casi perfecto, invaluable


es la envidia de un radal.


¿Sabes que después del hombre,


es que va nuestro cerebro?


-Lo sé -repuso el murciélago


y a seguidas continuó:


-Y tú no podrás negar


que es virtud en la raza mía,


adaptarnos sin melindres


ante cualquier situación.


-No lo discuto y comprendo


que probablemente tú,


hayas venido hasta aquí,


impedido de encontrar


amor en comunidad.


Para lanzarme este reto


seguro que haz de extrañar


juego, calor familiar...


El murciélago calló


pues comprendió


en un instante su porfía y temeridad.


Prueba grande de un entorno
falto de seguridad
es que seres inferiores salen siempre a provocar


a quien con tan buena estrella


vive feliz en el mar.