viernes, 26 de septiembre de 2008

una fabulilla sobre una cucarachina


La Cucaracha vecina

Asustando a una vecina

Que se bañaba tranquila

Una inquieta cucaracha

Se ha metido en una esquina.

Yo, que acostada me encuentro,

Siento su aleteo de aposento

Y es que la histeria de al lado

Me confirma en el momento

Que por una cucaracha

Pueda armarse tal evento.

Me levanto, la luz prendo

Y me pongo a escribir esto,

Mirando con precaución

No vaya a venir, lo siento.

Bostezo, escucho un sonido

¡Y está aquí! ¡Esto no es cuento!

La veo venir ¡Pobrecita!

Llega estropeada y maltrecha;

-“Me han bateado un chancletazo.

Muy mal parada me encuentro”.

Por un momento lo pienso:

“Mátala es un bicho malo”,

Pero luego me convenzo:

Ni en su mundo ni en el mío,

Ninguno así desflecado

Podrá al fin sobrevivir.

No irá lejos. Uno más fuerte

Muy pronto la cazará;

Cómo continuar sabrá

la maltrecha cucaracha

cuando con alas marrones,

de lagartos y hormigueros,

escapen rauda y sagaz.


Leibi Ng.

No hay comentarios:

La metáfora del estanque

A propósito de “Bredo, el pez”, de José M. Fernández Pequeño Por: Bismar Galán Aquí está Bredo, uno de los tantos peces que han inten...