JACINTO GIMBERNARD PELLERANO

La niñez es una capacidad imaginativa y una formidable apertura al asombro.
Nuestros vertiginosos tiempos, cargados de descubrimientos que, de un modo u otro, alcanzan a los humanos de todas las edades, atentan contra el asombro y la imaginación.
Así clamamos ¡que no nos quiten la fantasía! ¡que no nos despojen del asombro!
Este tomo de Cuentos dominicanos para niños, formado por narraciones de 19 autores nacionales, es el resultado de nuestro interés en fortalecer la capacidad imaginativa y el vuelo libre de las sensaciones de nuestros niños.
Con esta publicación estamos siendo consecuentes con los propósitos que motivaron a nuestro inolvidable Manuel Rueda, Director-fundador del Suplemento Isla Abierta del periódico Hoy y Director Ejecutivo de la Fundación Corripio, Inc. que patrocina esta edición.
Rueda, el humanista sin límites, entendía que los niños han sido los grandes olvidados de nuestra literatura, y se propuso mostrar la persistente verdad de que Isla Abierta es efectivamente una isla abierta hacia lo constructivo, hacia lo que requiere nuestro país para levantarse, ascender y triunfar como nación.
Así, en marzo y abril de 1985, dedicó tres ediciones de Isla Abierta a estos cuentos infantiles.
¿Qué mejor que ocuparse de la infancia? Con mayor o menor sinceridad se repite que en la niñez está el futuro. Y es cierto.
Anatole France escribía en El libro de Susana que "Los niños viven en perpetuo prodigio; todo es prodigioso para ellos; la divina ignorancia los envuelve".
Con esta publicación, la Fundación Corripio, Inc. desea contribuir a nutrir la fuerza imaginativa de la niñez dominicana, invitando al viaje por sensaciones, ensueños y fantasías, que son, al fin de cuentas, valiosas herramientas para evitar quedar presos en esquemas cerrados y mustios.
Posted by Picasa

Comentarios